Compartir
Publicidad

SteamWorld Dig: análisis

SteamWorld Dig: análisis
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Últimamente se está produciendo cierta tendencia: título que triunfa en la eShop de Nintendo 3DS, título que se lleva después a Steam y más tarde a otras consolas. Uno de los casos que siempre tomo como ejemplo es el del recomendable 'Mutant Mudds'. Aunque hay otro que desde hace poco también podemos añadir a la lista, el 'SteamWorld Dig' del pequeño estudio sueco Image and Form Games.

Cuando debutó en Nintendo eShop, el 8 de agosto de 2013, lo compré a ciegas, porque me atraía de antemano su propuesta, mezcla de estilo steampunk, mezcla de mecánica a lo 'Boulder Dash' con varias vueltas de tuerca. Aunque por desgracia acabó por cansarme muy pronto y lo dejé de lado.

Los meses fueron pasando, entre medias se publicó, como ya decimos, en Steam y otros servicios, hasta el pasado mes de marzo, cuando finalmente salió en PS4 y PS Vita. Con lo que apelando a un espíritu un poco tonto de mi parte, me dije: venga, lo compro aquí, que tiene cross-buy y trofeos, y así me motivo a pasarlo, que si han hablado bien de él por algo será. ¡Pero me pasó lo mismo! Lo volví a empezar y lo volví a dejar a medias. Hasta hace unos días en los que me lo tomé más en serio y pude finalizarlo. Y me gustó, aunque con unos cuantos "peros". Toca el análisis de 'SteamWorld Dig'.

SteamWorld Dig: yo cavo (que no quepo) sin parar

SteamWorld Dig

La propuesta de este trabajo de Image and Form Games, para el que no se haya adentrado en ella, es sencilla... y a la vez complicada. En la piel de Rusty, un steambot que ha llegado al pequeño pueblo de Tumbleton, tendremos que cavar a muchos metros de profundidad para escudriñar el misterio que rodea a la desaparición de nuestro tío. Una tarea para la que tendremos que armarnos con nuestro pico y otros artilugios que iremos consiguiendo y mejorando por el camino hasta hacer de Rusty un steambot capaz de hacer más cosas de las que podríamos pensar de inicio.

Al principio Rusty estará muy limitado. Contará con una linterna cuya luz durará muy poco, estará equipado solamente con la citada pica, y poco más. Descender por las profundidades de Tumbleton nos llevará tiempo, ya que el terreno por el que nos moveremos necesitará varios golpes que irán en aumento cuanto más descendamos. ¿Esto quiere decir que la dificultad irá en aumento en los niveles más profundos? Sí y no. Sí, porque el terreno será más duro y los enemigos más fuertes. Y no, porque Rusty ganará más habilidades y mejorará su equipo. ¿Y cómo lo hará? Os preguntaréis.

Rusty (SteamWorld Dig)

Pues mediante la obtención de minerales. Gracias a Dorothy, la primera habitante de Tumbleton con la que nos toparemos en esta aventura, podremos cambiar esos minerales por dinero. Y con ese dinero luego, mediante Cranky y otros habitantes, podremos mejorar nuestro equipo. De esta forma 'SteamWorld Dig' no se convierte solamente en un videojuego sobre la minería, en el sentido de cavar y cavar más hondo, sino de volver a subir a la superficie para canjear nuestros tesoros por dinero. Es, en lo personal, lo que me acabó por cansar de esta obra de Image and Form Games. El hecho de descender, conseguir unos minerales, subir para conseguir dinero, volver a bajar y así una y otra vez. Llega a cansar, lógico.

Pero por fortuna, cuando Rusty consigue ciertas habilidades y mejora su equipo, se empieza a disfrutar mejor y, aunque siga siendo una mecánica muy machacona, la tarea de ir descendiendo no nos parecerá tan difícil ni tediosa como parecía entreverse al comienzo. Y es que no lo hemos dicho, pero Rusty tiene alguna que otra limitación a la hora de descender. Por ejemplo, no puede saltar y picar. Tan solo puede picar sobre el terreno que pisa o al que llega estando quieto (justo el bloque que tiene encima, los que están a su izquierda y derecha, y el que pisa, claro está). O que también sufre daños si cae a demasiada altura, pudiendo hasta morir. Sin olvidar esa linterna con tan poca autonomía o que cuenta con una bolsa para guardar minerales con tan poco espacio. Esto deriva en que al principio estaremos viajando a la superficie demasiadas veces. Y fastidia.

Cuanto más descendemos, más se disfruta


SteamWorld Dig

SteamWorld Dig

Al menos con la aventura de Rusty se cumple una máxima siempre deseada: cuanto más jugamos (descendiendo un montonazo de metros de profundidad), más lo disfrutamos.

Es curioso, porque 'SteamWorld Dig', si se le da una oportunidad, llega a enganchar a medida que se van disipando ciertas barreras. Cuando nuestra bolsa para guardar minerales es lo suficientemente grande, por ejemplo. Esa necesidad por subir a la superficie se disipa durante más tiempo. O por aprovechar mejor los elementos que sueltan los enemigos (a veces vida, otras luz, etc), que igual consiguen que nuestra linterna dure más y no cavemos a ciegas... Porque cuando no hay luz que nos acompañe, no sabremos qué clase de bloques tenemos a nuestro alrededor. Nada seguro así.

Esto de mejorar nuestro equipo, salvo ciertas habilidades u objetos indispensables para llegar hasta el final, es opcional, en cualquier caso. Aunque recomendable si no queremos que se eternice eso de descender picando demasiadas veces. Que no es lo mismo picar cuatro veces sobre un bloque que una nada más... Y esto se puede aplicar perfectamente al resto de objetos para Rusty.

'SteamWorld Dig' cuenta con alicientes, eso sí, para hacer más llevadera la tarea de descender. Como cuevas con más tesoros y unos pequeños puzles por el medio. También tendremos algunos teletransportadores situados en puntos clave del mapa para ahorrarnos la tarea de tener que subir muchos metros. Ahora bien, esto de los teletransportadores es un arma de doble filo, ya que tan solo puede estar uno activo. Podemos tener desperdigados un montón por el mapa (se pueden comprar), pero cuando utilizamos uno para regresar a la superficie y queremos volver después al subsuelo, tan solo viajaremos hasta el último que hemos usado. Aunque por suerte desbloquearemos más accesos.

Lo bueno de 'SteamWorld Dig' es eso, el ir rompiendo barreras a medida que descendemos. Lo malo es que cuando más lo estamos disfrutando, con Rusty mejorado al máximo y sin tantas limitaciones como al inicio, se acaba sin nada más que hacer. Una pena, porque había buen material aquí.

5,5

SteamWorld Dig

SteamWorld Dig

Plataformas eShop (Nintendo 3DS), PSN (PS4 - versión analizada - y PS Vita) y Steam (Linux, Mac, y PC)
Multijugador No
Desarrollador Image and Form Games
Compañía Image & Form Games
Lanzamiento 19 de marzo de 2014
Precio 8,99 euros

Lo mejor

  • Las mejoras de Rusty
  • Su estética steampunk
  • Su simple, pero efectiva, historia

Lo peor

  • Su mecánica tan repetitiva
  • Que sea tan corto
  • La cansina banda sonora

Sitio oficial | SteamWorld Dig

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio