Análisis de The Chant, el Midsommar dimensional donde purificar los chakras es una tortura
Análisis

Análisis de The Chant, el Midsommar dimensional donde purificar los chakras es una tortura

En una época de estrés y preocupaciones como en la que nos encontramos, no hay nada mejor que tumbarse a la bartola y rascarse la barriga. Hay propuestas más comunales como las que proponen Midsommar y The Chant, pero eso no es lo único que tienen en común. Los ríos de sangre y desesperación también reinan en los retiros espirituales.

El sello Prime Matter de Koch Media ya nos ha ofrecido varias obras como Dolmen o Mount & Blade: Bannerlord II y aquí nos lanza otra propuesta bajo la dirección de Brass Token. El estudio indie ha salido a por todas con la Ciencia Prísmica, pero lo cierto es que se han quedado lejos de quedar grabados en el recuerdo.

Bienvenida a Glory

Que The Chant comience con un ritual extrasensorial, más allá de nuestra dimensión y con una secta capaz de robarte el alma si es necesario, ya marca el tono de lo que nos esperan en las próximas cinco horas de partida.

Encarnamos a Jess Briars, una joven que necesita reconciliarse con su pasado, dejarlo atrás y mirar hacia el futuro. ¿La solución? Una remota isla en mitad del Pacífico llamada Glory, lugar en el que el culto de la Ciencia Prísmica limpia mentes y sana espíritus. El reclamo de que su amiga Kim ha mejorado en su tiempo en tan bello paraje termina por darle el último empujón para viajar.

Sin embargo, todo se va sencillamente al carajo debido a que la adoración de la Ciencia Prísmica se dirige hacia seres de otras realidades, en una suerte de terror cósmico que se nutre de la energía negativa. Por supuesto, mentes tan frágiles como las que los invocan hace que Glory se convierta en un festival de posesiones y destrucción. En ese caos comenzaremos a conocer la historia detrás de la isla.

The Chant

Desde los años 70 en adelante, Glory se ha convertido en un punto de reunión para todos aquellos que buscan encontrar una vía de esperanza para sus vidas. Sin embargo, los líderes del culto solo piensan en su propio egoísmo, aprovechándose económica y emocionalmente de los residentes. Así pues, nos encontraremos a Sonny, Hannah o Maya como personajes con conflictos sin resolver.

Debido a las posesiones y tejemanejes, acabaremos explorando los rincones de la isla, los cuales sirven como punto para mostrar las personalidades de cada uno de los residentes. Ya sea en un faro o en las minas, nos toparemos con toda clase de documentos, rollos de película y anotaciones que nos aportarán contexto sobre qué sucedió con anterioridad en estos parajes. Sin embargo, mucho más complicado es sentir empatía hacia nuestros compañeros.

Y es que es difícil saber exactamente por qué Jess está en Glory si no lo explican hasta que ha pasado un buen tramo de aventura. Me cuesta mucho sentir lástima por personajes que apenas he conocido cuerdos y que a las primeras de cambio se convierten en seres abominables dispuestos a cualquier cosa. La trama está demasiado encorsetada por la duración y por la necesidad de leer mucho papel si queremos tener claro qué pasa a nuestro alrededor.

El juego parece tener prisa por lanzarnos a la acción, pero a su vez quiere que conozcamos en profundidad a cada miembro. A pesar de ello, The Chant pretende que sintamos terror al recorrer los caminos, pero no parece invertir verdaderos esfuerzos en llevarlo a cabo. Un par de sustos facilones es todo con lo que nos encontraremos, más allá de los recurrentes cadáveres y la sangre por doquier.

The Chant

Ármate; ataca; huye

Lo cierto es que poco importa lo que suceda en The Chant cuando todo se centra en sobrevivir. Vamos descalzos, vestidos de blanco en mitad de la noche y nos enfrentamos a monstruos de otra dimensión. La suerte no está de nuestro lado, así que tocará encontrar un equilibrio entre Cuerpo, Mente y Alma.

Estas tres estadísticas aparecen representadas en pantalla para indicarnos multitud de estados. Por ejemplo, existen zonas invadidas por flora y fauna espantosa, las cuales tendremos que atravesar, y hacerlo le causará un gran pánico a Jess. En consecuencia, la Mente comenzará a decaer y, si se agota por completo, no podremos hacer nada más que correr hasta recuperarnos.

Eso sí, cabe la posibilidad de meditar para tranquilizarnos, pero será a costa del Alma. A su vez, ésta nos sirve como barrera gracias diferentes prismas de colores, por lo que tendremos que colocarlos en nuestro cuello para acceder estas zonas invadidas, más allá de que otorgan poderes únicos. Ralentizar a los enemigos, invocar pinchos para que salgan del suelo y otras tantas habilidades sobrenaturales muy útiles en combate.

The Chant

El Cuerpo es una representación de la salud y un gran peso de las mecánicas jugables de The Chant orbitan alrededor de dichas estadísticas, lo cual es un acierto. Podemos influir en la mejora de atributos escogiendo diferentes respuestas en los diálogos, leyendo documentos o invirtiendo Cristales Prísmicos en el correspondiente árbol de habilidades.

Ojo, que hay más. Estar en paz con la naturaleza es importante, pero más lo es soltar un buen guantazo a un sectario poseído que se nos acerca. Para ello contamos con lo que te podrías encontrar en una isla cuasi desierta: aceite, ramas, palos y un poco de fuego. Armas tradicionales y artesanales que podremos fabricar nosotros mismos recogiendo recursos por toda la isla.

La variedad es extensa, dividiendo el arsenal en utensilios que golpean con fuerza y aquellos que sirven para aturdir momentáneamente. Además, cada arma cuenta con características únicas, ya sea provocando mayor daño místico, físico o sagrado. No son datos menores, ya que el bestiario de The Chant es relativamente extenso. Sus diseños son prometedores, en consonancia con lo que podemos ver en los escenarios.

The Chant

A lo largo de las zonas nos toparemos con grabados de las criaturas con las que tocará lidiar, pudiendo tener claro qué son y qué forma es la más efectiva para aniquilarlas. De hecho hasta podemos colocar pequeñas trampas, pero todo se desmorona rápidamente.

Y es que a la hora de la verdad combatir es tosco y burdo, lo cual llama poderosamente la atención cuando echamos un vistazo a quién ha dirigido el título. Nada menos que Mike Skupa, el director de diseño de Bully y Sleeping Dogs, dos obras -especialmente la basada en Hong Kong- que brillaban por unas enormes posibilidades a la hora de pelear cuerpo a cuerpo. En The Chant esto no sucede, ya que todo consiste en aporrear el mismo botón para atacar de forma ligera o pesada.

Los esquives son realmente sencillos de ejecutar, la IA de los enemigos está a muchos años luz de ser un problema y es bastante más recomendable realizar un pequeño rodeo para evitarlos. Normalmente no son capaces de abrir puertas, en muchas ocasiones son lentos y eso provoca que algunos enfrentamientos contra jefes finales no brillen en su plenitud.

The Chant

La opinión de VidaExtra

La balanza del AA es realmente compleja. Todo parece depender del hilo entre convertirte en un exitazo como A Plague Tale: Innocence o caer en el infructuoso intento de Dolmen. The Chant quiere mirar con esperanza a lo que logró la aventura de Asobo Studio, pero se acerca más al universo del Souls futurista. Una historia con la que cuesta mucho conectar y un combate insulso lastran por completo las posibilidades de convertirse en un título memorable.

Eso no le exime de buenas ideas, no cuajadas en la ejecución. La elección de diálogos, las posibilidades en los combates y la interrelación entre ambas mecánicas es prometedora, pero sencillamente no satisface. Si bien el juego posee un enfoque lineal, lo cierto es que podemos explorar terreno transportándonos por las secciones de la isla si queremos sacar todavía más jugo.

Aunque la banda sonora ha sido compuesta por Paul Ruskay, autor de la música de Homeworld, lo cierto es que no posee una presencia clave y, en ocasiones, ni adecuada. Eso sí, a nivel gráfico The Chant cumple sobradamente, ofreciéndonos 4K/60FPS absolutamente estables sin un ápice de caída.

cover

The Chant

Plataformas PC, Xbox y PlayStation (versión analizada - PS5)
Multijugador No
Desarrollador Brass Token
Compañía Prime Matter
Lanzamiento 3 de noviembre de 2022

Lo mejor

  • Cómo confluyen las habilidades y los estados
  • El bestiario y los escenarios aportan frescura
  • Sólido como una roca visualmente

Lo peor

  • La ejecución del combate es una oportunidad perdida
  • Está muy lejos de causar terror
  • La historia es muy precipitada

Temas
Inicio