Análisis de Trek to Yomi, o cómo unos espadazos endebles se interponen frente a una belleza digna de Akira Kurosawa
Análisis

Análisis de Trek to Yomi, o cómo unos espadazos endebles se interponen frente a una belleza digna de Akira Kurosawa

Estoy en plena época de samuráis durante este 2022. Sin comerlo ni beberlo, me he visto completamente absorbido por el Japón más feudal y su misticismo. No solo he jugado a Ghost of Tsushima: Director's Cut, sino que incluso he retomado One Piece en el arco de Wano.

Dos experiencias fabulosas que me han puesto completamente a tono para enfrentarme a Trek to Yomi. La obra de Flying Wild Hog lleva en mi objetivo desde el primer día que la vi y ha llegado el turno de catar el acero de su espada. Todo título avalado por Devolver Digital siempre tiene el visto bueno previo, hasta que me ponga a los mandos y compruebe de primera mano qué es lo que ofrece.

Caminata a Yomi

Ese es el lugar que visitaremos en el juego, pero no por placer, desde luego. Tomamos el control de Hiroki, un joven aprendiz de samurái que desde muy joven debe ponerse al frente de la defensa de su pueblo. Tras perder a su maestro ante él, jura en su lecho de muerte que protegerá bajo cualquier coste aquello que más ama.

Palabras sencillas de decir, tarea difícil de llevar a cabo. Sin entrar en demasiados detalles, lo cierto es que Hiroki termina en Yomi, uno de los reinos espectrales más recurrentes dentro de las religiones japonesas. En un viaje que terminará por definir quién es realmente, nosotros podremos escoger los diferentes pasos a seguir.

Trek to Yomi

¿Somos un ser vengativo que se deja llevar por la sed de sangre, nos ablandamos con la llegada del amor o somos inquebrantables a la hora de mantener nuestra lealtad hacia el deber? Difícil cuestión que se dirime a lo largo de unas tres horas de juego y con un apartado visual que no te puede dejar indiferente.

Y es que no se puede pasar por alto el mayor atractivo de Trek to Yomi. Flyng Wild Hog ha apostado por el uso del blanco y negro, tal y como sucede en las películas del mítico director Akira Kurosawa. Muy reconocible, a la par que bonito, esta apuesta cromática que se complementa con un pequeño filtro granulado y las inconfundibles bandas negras en la parte superior e inferior.

Como pudimos ver en los diferentes avances, todo hacía indicar que estábamos ante un título de scroll lateral, en el que la perspectiva siempre sería desde un mismo punto durante todo el recorrido. Nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que ha sabido sacarle mucho jugo el equipo de desarrollo a los diferentes planos y, sobre todo, jugar con las profundidades.

Trek to Yomi

Recorremos pueblos, bosques, templos y toda clase de lugares, que invitan a explorar más allá de lo que aparece a primera vista. Siempre hay un rincón oculto que nos recompensa la búsqueda con un coleccionable, una mejora de resistencia o la posibilidad de recuperar munición para las armas a distancia.

No solo eso, sino que hay giros de cámara progresivos, que se suceden según desplazamos a Hiroki. Trek to Yomi no tiene ningún problema en salirse del esquema de scroll lateral y nos recompensa debidamente si buscamos cómo hacerlo.

El camino del samurái es pan comido

Katana en mano, Hiroki no hará otra cosa más que despedazar a todo aquel que se le ponga por delante. Estamos hablando de un samurái, un vigilante del deber y una persona curtida en batallas. Conoce todos los movimientos posibles con una espada, por lo que no hay situación que le pille totalmente desprevenido.

Trek to Yomi

¿Y cómo entramos en juego nosotros? Pues rebanando y cercenando utilizando toda clase de combos. Con enemigos por delante y por detrás del héroe, Trek to Yomi nos pone a disposición una extensa variedad de maniobras para aplacar enemigos. Ciertamente hay un abanico muy grande de opciones para escoger cómo atacar en batalla, pero hay que tener en cuenta dos aspectos.

El primero de ellos es que no podremos atacar sin pensar. Contamos con una barra de resistencia que se agota si empezamos a repartir espadazos sin ton ni son y al llegar a cero nos dejará vendidos completamente. El segundo es que no siempre hay que ir a la ofensiva, ya que podemos bloquear las arremetidas con la espada y si calculamos bien, dejar expuesto al rival con un parry.

Sin embargo, la profundidad de posibilidades se derrumba rápidamente. Y es que una vez descubres una serie de combos que terminan con un aturdimiento, Trek to Yomi se convierte en un paseo. Hablo de secuencias de botones muy sencillas de llevar a cabo, en las que no tienes por qué conectar todos los golpes para que resulten efectivas y que dejan al enemigo completamente expuesto. Para redondear la jugada, es en ese momento cuando podemos realizar ejecuciones que restauran la vida.

Trek to Yomi

Así pues, no tardas mucho en darte cuenta que es mejor abusar de tres combos en particular antes que creerte Jin Sakai. No es menos cierto que las armas a distancia están presentes, con un equilibrio entre la velocidad de su disparo y el daño que infligen. Bo shuriken, arco y el rifle Ozutsu estarán siempre esperando su oportunidad.

Sus momentos de gloria son preferibles reservarlos para los jefes finales, los cuales sí que nos ponen en más problemas, pero que se solventan sin demasiadas complicaciones con unas cuantas flechas y balazos. Una pena que los enemigos más comunes no obliguen a cambiar la forma de jugar, ya que aunque hay algunos que usan lanzas, poderes sobrenaturales o teletransportación, la forma de encararlos es la misma.

Sorprendente por parte de los creadores de la saga Shadow Warrior, los cuales siempre se han identificado por ofrecer unas mecánicas de lo más variopintas. Los puzles, aunque aportan un toque de salsa, se sienten muy poco picante para el conjunto del gameplay.

Trek to Yomi

La opinión de VidaExtra

¿Se siente como una oportunidad perdida Trek to Yomi? Seguramente no tanto, pero es posible que las expectativas nos hiciesen colocar a una de los obras más prometedoras de 2022 en un lugar demasiado alto. Flying Wild Hog se ha valido de un apartado artístico reconocible y que entra por los ojos, pero se ha quedado muy corto equilibrando su apartado jugable.

Entre las grandes bazas del título se encuentra su rejugabilidad, ya que no solo tendremos que tomar decisiones una vez, sino que serán varias y con diferentes opciones. Su duración hará que, si te lo propones, en una tarde te lo hayas ventilado, mientras que su banda sonora está lejos de tener la presencia de la que presume el estudio.

Trek to Yomi

Trek to Yomi

Plataformas Xbox Series (versión analizada), Xbox One, PS5, PS4 y PC
Multijugador No
Desarrollador Flying Wild Hog
Compañía Devolver Digital
Lanzamiento 5 de mayo de 2022

Lo mejor

  • Un apartado visual digno del mejor cine de Akira Kurosawa
  • Gran rejugabilidad con muchas decisiones

Lo peor

  • Termina siendo repetitivo al abusar de combos imparables
  • Se echa en falta alguna mecánica con más picante
Temas
Inicio