Compartir
Publicidad

Gamelab 2011. De camino a ser algo grande

Gamelab 2011. De camino a ser algo grande
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El viernes pasado se clausuró la primera entrega del Gamelab que se celebra en Barcelona. Un evento importante para nuestra industria, el más importante diría yo, y que después de tres intensos días ha demostrado cosas buenas y cosas malas.

Leo comentarios de gente decepcionada, gente que esperaba otra cosa, gente que buscaba en el fondo otro tipo de evento. Gamelab no es, nunca ha sido y esperemos que nunca sea un evento destinado al público o, como mínimo, en su totalidad. Para disfrutar de un Gamelab como este hay que saber lo que representa, lo que es y lo que no quiere ser.

Hay que dejar claro que el objetivo del evento es el de potenciar, reunir y crear sinergías entre los distintos estratos de la industria del videojuego en España. Sobre todo de la industria que desarrolla y publica juegos en este país. Dicho de otro modo, se piensa por y para desarrolladores.

Luego tiene una parte lúdica que este año ha sido bastante grande en comparación a la de años anteriores, se nota el cambio de ciudad y la proyección mediática que ha tenido, que sí disfruta de toda la parafernalia que uno podría esperar en este tipo de eventos.

gamelab_2011_2nosologeeks.jpg

Sí, Sony, Nintendo y Microsoft con sus stands, con sus juegos para probar, con sus pequeños displays presentando los últimos lanzamientos… esa parte existe, es pequeña pero también está. Evidentemente, eso no es el Gamelab, viene de regalo.

El Gamelab de verdad es que el que se conforma a partir de las ponencias de destacados miembros del desarrollo y publicación de videojuegos de este país. Y, parte potenciada este año, con la aparición de empresas de servicios para el mundo de los videojuegos que han podido contar con stand presencial allí.

Para el gran público encontrarse con empresas de testeo, de hardware, universidades, planes de ayuda del gobierno o con destacadas personalidades del desarrollo patrio puede no ser interesante. Para los que de algún modo estamos dentro de esta industria o queremos estarlo sí lo es.

Por eso que existan 12 pantallas planas con ‘Uncharted 3’ cortesía de Sony, un stand de Nintendo repleto de Wii’s y 3DS o un stand de Microsoft con sus últimas novedades es algo secundario.

Esta es la GDC Española, poco a poco va creciendo y poco a poco será mejor. Este año ha venido gente de todo el mundo a dar charlas de desarrollo, hemos conocido a Cliff Bleszinski, a Kojima, a Molyneux, al creador de ‘Limbo’ y hemos podido volver a disfrutar de la sabiduría acumulada de Enric Álvarez (Mercury Steam), Xavi Carrillo (Digital Legends) o de Dani Sánchez Crespo (Novarama) entre muchos otros.

monsters-are-eveywhere.jpeg

Cenas de networking, contactos, estudios pequeños hermanados, juegos en fase de desarrollo que están lejos de ser públicos, charlas con los que más saben, consejos, collejas y reuniones de amigos que por desgracia sólo se ven en este tipo de eventos. El Gamelab está hecho por y para la industria del videojuego. La parte del “showtime“ queda relegada a un segundo lugar o aplazada a eventos dedicados a ella por entero como el Gamefest de Madrid.

Si tenéis algún tipo de inquietud por el desarrollo de juegos, por saber cómo se mueve esta industria, cómo respira, por ver de cerca a los que saben de verdad de hacer juegos y no tanto de venderlos… vuestro sitio es el Gamelab.

Si esperabais probar las últimas novedades o encontrar algo parecido al E3 o a la zona Expo de la GDC es lógico que os hayáis llevado una mala sorpresa.

Pero no todo ha sido perfecto, claro que no.

A nivel de éxito pueden estar contentos. El número de asistentes se ha multiplicado, ha contado con relumbrón internacional, presencia de estrellas y encima la proyección de una de las ciudades más cosmopolitas del mundo. El Gamelab y Barcelona parecen estar hechos para entenderse.

68e0e675.jpg

Pero la dudosa elección del emplazamiento y la propia organización se ha visto desbordada ante la avalancha de gente. Colas interminables el primer día, pases de prensa agotados mucho tiempo antes del evento, escasez de entradas, mala sonoridad en las charlas (mala es poco, terrible sería más adecuado, sobre todo teniendo en cuenta que la principal baza del evento son las charlas) y la sensación reinante de que aquello debe mejorar. Mejorará, no cabe duda.

La experiencia es un grado y los organizadores del Gamelab sabrán renovarse de cara al año que viene.

Parte del principal problema lo presenta el mismo recinto en donde se ha celebrado. Un centro comercial, situado en una zona estupenda en plena arteria barcelonesa, pero sin dejar de ser un centro comercial con todo lo que eso conlleva.

Las Arenas, una antigua plaza de toros vaciada, levantada hidráulicamente y restaurada a nivel de fachada en cuyo interior se aposenta el último centro comercial vanguardista de la ciudad. Es bonito, precioso, útil, en un enclave singular delante de la Fira de Barcelona y Montjuic… pero ruidoso, febril y desquiciado como todo centro comercial.

Algunos se quejan de que muchas charlas parecían más publicidad de las compañías que otra cosa, otros ponen las pegas en el ruido ambiente, la mala sonoridad o la desorganización típica de este tipo de eventos.

Yo prefiero quedarme con lo bueno y pensar que esto es sólo el principio. Miles de desarrolladores, charlas, ponencias, apoyo de las compañías, del gobierno, presencia internacional y proyección de una industria que tiene mucha guerra por dar.

Debe mejorar sí, pero lo hará. Crecerá, debe hacerlo, y ojalá se establezca como la conferencia de desarrolladores más importante del sur de Europa. El año que viene más y mucho mejor, estoy seguro de que así será.

Por cierto, tenéis la pregunta de la semana para ir poniendo lo que os ha parecido a vosotros y sobre todo, ¿qué le pediríais a la siguiente edición?

Foto | Nosologeeks

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio