Nunca me había sentido tan solo en un modo por equipos como con DMZ
FPS

Nunca me había sentido tan solo en un modo por equipos como con DMZ

Lo he intentado, de verdad, pero creo que el modo DMZ que incluye Warzone 2 no es para mí. En realidad, dudo que sea un modo ideal para nadie salvo para ese tipo de jugador al que realmente no le gusta divertirse jugando, sólo completar una lista de la compra.

Digamos que de diez partidas jugadas (igual fue alguna más, pero por redondear) sólo pude completar una de forma satisfactoria. Esto es, llevando a cabo una extracción exitosa. Un resumen muy escueto para los que no hayáis probado este modo sería el siguiente:

  • Se juega en equipos de tres.
  • Durante la partida hay varios equipos de jugadores enfrentados, pero también enemigos controlados por la IA. ¡Bien!
  • Hay un tiempo límite por partida, pero lo ideal es finalizarla antes y llevarte las mejores recompensas realizando una extracción con éxito.
  • No se cierra ningún círculo como en el modo Battle Royale. ¡Bien!
  • Tienes que llevar a cabo una serie de misiones.

El problema es que las misiones que tiene que llevar a cabo cada jugador son compartidas: no es necesario que las mías las complete yo, si cualquiera del equipo lleva a cabo alguna de las acciones de mi lista, esta queda completada.

Total, que mi primera partida fue más o menos así:

  • Nos desplegamos tres completos desconocidos, cada uno con su propia lista de misiones... que son compartidas.
  • A los pocos segundos, viendo que nadie parece interesado en hacer nada en concreto, abro el mapa y marco un objetivo. Clic.
  • Me dirijo a dicho punto sonriente y con paso ligero, pero atento a las posibles amenazas que pueden esconderse tras cualquier arbusto.
  • Unos metros después, me doy cuenta de que voy solo: los otros dos han tomado caminos distintos. Gracias.
  • Decido seguir a uno de ellos. Ni que sea por no sentirme demasiado solo. Yo qué sé, diría que si somos tres lo mismo está más guapo si jugamos en equipo. Como idea loca.
  • Todo esto sin hablar por el micrófono. Para qué. Buenas tardes.
  • Por el camino elimino a unos cuantos enemigos controlados por la IA. Incluso a alguno de ellos le meto muy alegremente un balazo en el cráneo, recreándome. BOOM. Al menos dejarán caer armas y equipo, digo yo.
  • Sí, dejan caer cosas. Bien. Buenas tardes, ¿eh? Está bien saludar incluso cuando saqueas cadáveres.
  • Con un fusil de asalto en lugar de la pistolita inicial y un poco más de munición, vuelvo a marcar un punto en el mapa porque los otros dos, al parecer, están recolectando miel. ¿He dicho ya que al marcar algo en el mapa hay pistas sonoras para que los demás se enteren?
  • Me encamino hacia ese otro punto marcado, distinto al primero y cercano a nuestra posición para que nadie se canse mucho andando.
  • Cuando digo “cercano a nuestra posición” me refiero a la del jugador al que he seguido y a mí. El otro está por ahí váyase usted a saber dónde (ya lo miro luego en el mapa).
  • Me cargo a unos cuantos masillas de la IA y veo que el compañero se ha quedado algo rezagado. Hago lo que cualquiera haría a parte de decirle por el micrófono que qué hace: le disparo. Es una señal universal de “ven para acá, ostia, que no tienes nada más que hacer”.
  • Parece que lo pilla y se dirige hacia mi posición, así que vuelvo a lo mío y sigo avanzando.
  • Llego hasta el punto marcado, pero no veo al compañero cerca de mí. Tampoco en el mapa. Miro a la esquina inferior izquierda de la pantalla y veo que sólo aparecen dos nombres y uno de ellos es el mío. Resulta que el fulano que parecía disfrutar de mi compañía ha abandonado la partida. Gracias por tanto.
  • Bueno, quedamos dos. Y visto el plan, o me acerco yo al otro pavo o me veo que vamos a estar jugando a un extraño metajuego que al parecer consiste en ver quién se puede poner más lejos del otro sin salirse del mapa. Cosa que tampoco es que me flipe especialmente.
  • Me ahorro los detalles sin importancia del trayecto por no repetirme demasiado, pero vamos, que mientras me dirijo a ver qué es eso tan importante que está haciendo a varios kilómetros de mí el compañero que me queda, pues voy matando alegremente a los enemigos controlados por la máquina y recogiendo todo lo que pillo. Otra cosa no, pero en DMZ tienes mucha mierda que recoger si quieres.
  • Pero ojo porque en la mochila no cabe todo, no te creas tú que es tan sencillo, así que o te agencias una mochila más grande o vas dejando cosas por el camino. Cosas guapísimas como cinta aislante, destornilladores o videoconsolas.
  • No me cruzo con ningún otro jugador, sólo con la IA. ¿Buenas tardes?
  • Después de haber consultado el mapa varias veces durante el camino, me doy cuenta de que el compañero lleva un buen rato en el mismo sitio.
  • Un momento: creo que lleva ahí desde antes de que se fuera el otro.
  • Vamos, estoy casi seguro de que lleva ahí desde que ha empezado la partida.
  • Mierda: estaba ahí desde que empezó la partida… con la intención de no moverse del sitio mientras el resto, con suerte, le completamos las misiones.
  • Acabáramos, amigo.
  • Me desconecto. Y lo dejo tirado, claro.
Dmz

¿Recordáis que al empezar este artículo os he dicho que de diez partidas sólo llegué a completar una de ellas de forma exitosa? Las otras nueve fueron esta y los clones de esta.

Mi experiencia en DMZ, por tanto, se resume en jugadores que se desconectan y te dejan abandonado y en jugadores que deciden no hacer nada porque para eso ya están los compañeros, si es que aguantan lo suficiente como para hacer alguna misión.

La guinda del pastelito es cuando esos que se quedan en el mismo punto todo el rato se acaban desconectando y dejándote solo porque mira tú qué bien, resulta que mientras te pegabas la pateada para acercarte a ellos has completado sus misiones y para qué iban a quedarse si pueden meterse en otra partida nueva y repetir el proceso.

Buenas tardes.

Temas
Inicio