Compartir
Publicidad

Lo que puede ofrecer 'Duke Nukem Forever'

Lo que puede ofrecer 'Duke Nukem Forever'
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es evidente que 'Duke Nukem Forever' no sobrevivirá a su propio hype. Es imposible. Las especulaciones y esperanzas depositadas durante los diez años de desarrollo son una carga muy pesada de llevar.

Asimismo es palpable, tras haber visto el tráiler, que no será puntero en lo que a gráficos se refiere. Cumplirá con el estándar establecido y, para un servidor, eso es más que suficiente. ¿Que no tiene los gráficos de 'Crysis' o 'Bioshock'? Bien, eso salta a la vista, pero no debería ser razón para descartarlo sin más.

'Duke Nukem Forever' supone el retorno de un clásico. Un personaje carismático que revolucionó el mundo de los FPS allá por el año 1996. Un viejo héroe de acción que retorna, de la misma forma que lo hicieron Bruce Willis en 'La Jungla 4.0' o Stallone con 'Rambo 4', solo que aplicado al panorama de los videojuegos.

El juego, que lleva en desarrollo desde 2004, tras descartar la versión anterior, corre sobre una versión muy modificada del engine de Unreal 2. Por lo tanto, no puede competir a nivel visual con los últimos lanzamientos. Sin embargo, cuenta con sus propias bazas que, bien jugadas, podrían darle la victoria.

Dejemos por un lado al margen la innovación gráfica. Duke Nukem nunca ha sido un juego puntero en este aspecto. 'Duke Nukem 3D' era, cuando se lanzó, un juego técnicamente muy inferior a sus rivales directos. Al fin y al cabo, el juego estaba basado en sprites, mientras que en el mundo de los FPS 'Quake' ya estaba demostrando como crear un mundo poligonal consistente.

Entonces ¿que le dió la fama al juego?. Fueron varios factores. El primero de ellos fue, evidentemente, su protagonista. Un personaje peculiar, con una chulería innata. Un estereotipo alejado de los anodinos marines espaciales que abundan en los FPS. Estamos hablando, señoras y señores, de un tío que pretendía (y consiguió) derrotar a un ejército alienígena en camiseta de tirantes. Un auténtico tipo duro con personalidad propia.

Duke haciendo pesas

Si a esto sumamos las frases lapidarias de Duke, que demostraban absoluto desprecio por sus enemigos y un elevado nivel de ironía, tenemos a un protagonista carismático donde los haya.

En segundo lugar, 'Duke Nukem 3D' gozaba de una interactividad fuera de serie. Paredes que reventaban, extintores que destrozaban la pared al ser disparados, urinarios que podían ser utilizados (con la correspondiente exclamación de alivio de Duke) y multitud de elementos más que eran utilizables. Podíamos, por ejemplo, echarnos una partida de billar, o cantar en el micro de un karaoke (donde Duke entonaba un apropiado "Born to be wild"). En definitiva, un universo entero a explorar... y explotar (en el sentido más literal de la palabra).

Por otra parte, Duke contaba con algunas de las armas más divertidas jamás vistas en un FPS. Podíamos practicar todo tipo de torturas con nuestros adversarios más allá del clásico disparo a quemarropa, pudiendo congelarlos para luego romperlos en pedazos, encogerlos y pisotearlos, colocar trampas láser que detonaban cuando pasaban a su lado... o mi arma favorita, las bombas de mano, que detonábamos a nuestro antojo cuando se acercaba el enemigo, y resultaban tremendamente divertidas en el modo multijugador.

Duke Nukem Forever - Pigcop

A todo esto hay que sumar, además, la multitud de ítems curiosos, más allá de los típico botiquines. Por ejemplo, los esteroides, a los que Duke era adicto, que aumentaban temporalmente nuestra fuerza y velocidad, o el HoloDuke, un holograma con nuestra forma que servía para distraer a los enemigos (y resultaba también muy útil en partidas multijugador). Y todo ello por no hablar del Jetpack, que nos daba la posibilidad literalmente de volar a nuestro antojo.

Pues bien, tras mostrar el teaser del juego que pudimos ver ayer, George Broussard, jefe de desarrollo, ha respondido a algunas preguntas sobre el mismo en un chat informal con ShackBlog.

George ha confirmado que, efectivamente, el juego contará con una gran interactividad. Podremos interactuar con multitud de objetos de nuestro entorno, y es de esperar que gracias a los motores de física que incorporan los juegos de hoy en día, dicha interacción vaya más allá de reventar urinarios.

Por otra parte, 'Duke Nukem Forever' será un juego aún más violento que su antecesor. Podremos ver como nuestros enemigos revientan en pedazos y sus vísceras salen disparadas al ser disparados con el arma adecuada. Vamos, lo que ya ocurría en 'Duke Nukem 3D', sólo que esta vez en alta definición.

Duke Nukem Forever - Duke fumando

Si Duke cumple en estos aspectos, y consigue trasladar la diversión de su precuela, contará con gran parte del trabajo hecho. Si a estos sumamos el retorno de viejos enemigos, armas divertidas y bien pensadas, y unos niveles a la altura de su antecesor (que, por primera vez, huía de claustrofóbicos entornos espaciales para ofrecernos ciudades abiertas), puede que la jugada le salga bien a 3D Realms.

Ahora solo queda esperar noticias y cruzar los dedos para que, ésta vez sí, sea la definitiva.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio