Compartir
Publicidad
God of War: nueve consejos de combate esenciales
Guías y trucos

God of War: nueve consejos de combate esenciales

Publicidad
Publicidad

La aventura de Kratos y Atreus es fascinante, aunque hay que admitir que pocos son los problemas que encontraremos en 'God of War' que no se resuelvan con un poco de jarabe de hacha, lo cual incluye los propios puzles.

No es algo malo, desde luego. ¡Sabíamos a lo que veníamos! Sin embargo, el sistema de combate ha evolucionado desde sus anteriores entregas: el estilo de hack'n slash es más robusto y no tan ligero. De hecho es más táctico y, las cosas como son, tardaremos un par de horas en empezar a ver el auténtico potencial del Hacha Leviatán.

Precisamente, el propio Cory Barlog ha ofrecido cinco consejos básicos a los que es interesante seguir de cerca. En esencia es una buena manera de cambiar la perspectiva para los que llevan la saga al día, y una buena tanda de ideas para los que empiezan por este título.

Aunque lo cierto es que llegado el momento nos hubiera gustado más que se ahondara en determinados elementos. Por ello, en VidaExtra hemos elaborado nuestra propia lista de consejos y técnicas para cualquier jugador basándonos en un principio esencial: ¿Qué Me hubiera gustado saber antes de comenzar a pulverizar la mitología nórdica pieza a pieza?

Aporrear botones es pan para hoy y hambre para mañana

Partamos de lo más básico: al comienzo de la aventura veremos que Kratos ha cambiado sus Espadas del Caos por un poderoso hacha que iremos mejorando de manera gradual y que, por defecto, controlaremos con los botones superiores (gatillos y bumpers del Dualshock) El R1 está destinado a los ataques rápidos y R2 a los pesados.

Un cambio agradecido teniendo en cuenta la perspectiva de este juego. Sin embargo, el primer gran error es descuidar los botones de la cruceta derecha. (Trianculo, Cuadrado, Circulo y X). Si bien es cierto que podremos configurar la dificultad para que sea una experiencia más desafiante o cinematográfica, los esquives y el uso de Atreus son esenciales pasados los primeros compases del juego.

Piensa que cada combate se desarrolla en espacios abiertos, y no se trata de una decisión estética, sino porque este sistema de combate te exige que estés constantemente en movimiento y te adaptes a los obstáculos y peligros. Es más, cuando ya estés algo más suelto podrás usarlos a tu favor.

Y no, en esta entrega Kratos no salta cuando combate salvo en los QTE, así que, de primeras, olvídate del combate aéreo.

En 'God of War' hay momentos en los que tendremos que recurrir a QTE (Quick Time Events) aunque no son precisamente abundantes, así que interioriza el ritmo de acción de Kratos y, cuando llegue el momento no tiene pérdida. Tómalo como una bonificación de remate extra.

Bloquear, rodar, flecha y repetir. Siempre repetir.

De este modo, el estilo de combate más recomendable a la hora de comenzar se puede subdividir en dos grandes circunstancias: los grupos de enemigos y los combates contra enemigos especialmente poderosos. Luego nos centraremos en cada uno de éstos, pero lo mejor es que desde el comienzo te familiarices con tres botones: el L1 (bloqueo), la X (rodar) y el Cuadrado (Atreus).

1

Si queremos apostar por dificultades mayores a la normal o sobrevivir a los primeros enemigos serios , lo mejor es conocer la rutina de nuestros enemigos. Pero no te preocupes, porque estos se mueven de manera muy explícita.

Una vez sepamos sus acciones, el juego nos dará prioridad total si conseguimos bloquear en el momento clave y la técnica de rodar nos hace prácticamente invencibles. De hecho, si necesitas alejarte un poco más para estudiar lo que pasa, basta con pulsar dos veces seguidas rodar (X).

Por otro lado, no está de más que nos acostumbremos a pulsar el cuadrado (flechazo de Atreus) de manera indiscriminada, restando un poco de vida y movilidad de manera incesante. Más adelante podremos permitirnos combos más elaborados. Si estás familiarizado con los combates de 'Monster Hunter' o 'Dark Souls' te sabrás mover como pez en el agua. De hecho, el proceso es tan práctico como intuitivo.

Vayas o no corto de vida, mantén a raya a tus enemigos

El botón L2 del Dualshock nos permitirá lanzar el hacha y el triángulo recuperarla. Podremos defendernos ante enemigos con nuestros puños y patadas, pero sólo tenemos un hacha, dos manos y un jóven que se está sacando el carnet de arquero sobre la marcha. No necesitaremos mucho más.

Normalmente, los enemigos del principio del juego, sean Draugr (una especie de zombies nórdicos) o ladrones vendrán en grupos de entre tres y siete, con notables excepciones. A veces aparecerá alguno más una vez hayamos despachado, pero por lo general intentarán rodearnos. ¿Cómo escapar de una pieza? Bueno, de entrada tenemos el sistema de rodar y bloquear, pero aquí hemos venido a dar hachazos.

Lo más eficaz es hacer que los enemigos se golpeen entre ellos, aunque también podemos aprovechar el factor sorpresa atacandolos desde un pinto ciego, algo que que les costará un poco más de barra de mareo. (ya lo abordaremos más adelante). Pero lo mejor es saber dominar el escenario manteniendo cerca a nuestros objetivos y lejos al resto. ¿Cómo?

Tenemos dos sistemas elementales: podemos lanzarles el hacha y dejarlos congelados (y entorpeciendo el paso) mientras servimos a los que están más próximos a nosotros o usar las flechas de Atreus (pulsando cuadrado) tanto como elemento de distracción como haciendo que tarden más en ejecutar sus intenciones. Además, si disparamos el hacha o una flecha a un pie podremos derribarlo o, al menos dejarlos cojeando unos valiosos instantes.

Interpretar el código de colores es básico, y la mar de práctico

En 'God of War' se mantiene el código de colores habitual en los videojuegos (de verde a naranja) tanto en enemigos como en tesoros o ataques. De este modo quizás nos interese despachar antes a aquellos enemigos menos peligrosos y luego concentrarnos en los morados o los jefazos finales.

Los colores de los enemigos varían en función del nivel de nuestro personaje, con lo que los mismos enemigos irán perdiendo dificultad a medida que nosotros seamos más peligrosos. ¿Cuál es la diferencia? Bueno, al lado de su barra de salud verás una cifra que corresponde a su nivel de dificultad. Si está tres o cuatro por encima tuyo sin duda hay que marcar distancias y vas a pasar la mitad del combate rodando.

Por otro lado, al tener la cámara en tercera persona en esta entrega habrá muchos enemigos a los que -queramos o no- tendremos que dar la espalda. En estos casos veremos una flecha que nos indicará sus intenciones y posición. Si ves que cambia de color o torna roja, rueda sin pensarlo dos veces. Y si es morado... ¡es que se aproxima un proyectil!

1

Finalmente, hay muchos ataques que son imposibles de bloquear. Se distinguen por mostrar un destello circular en torno al enemigo segundos antes de ejecutarse. Si ves esa marca no te molestes en bloquear: rueda, alejate y, si puedes, aprovecha para posicionarte para el contraataque inmediato.

Atreus no está en el juego para leer runas

El hijo de Kratos no está sólo para hacerlo más humano, ayudarle a entender el mundo que le rodea y en cierto modo, poner a prueba la paciencia del Fantasma de Esparta: de hecho, siendo realistas se puede considerar el complemento perfecto para el hacha Leviatán y más adelante nos ayudará a desatar los combos más efectivos.

Casi al emprender la aventura tendremos la posibilidad de mejorar su arco y su armadura. Si no somos demasiado duchos quizás nos interese apostar por una equipación que nos lance un extra de vitalidad cuando estemos críticos de salud. Si queremos ser eficaces deberemos mejorar sus habilidades tan a menudo como las de nuestro hacha.

1

Más adelante ganará autonomía y podremos tanto integrarlo en combos como sumar efectos a sus flechas, pero uno de los aspectos más que más agradeceremos es que sus disparos acertados llenan fácilmente la barra de mareo de enemigos débiles y, más adelante, nos permitirán retenerlos en el aire. Acostumbrate a pulsar el botón cuadrado y no ahorres en su carcaj, arco y armadura.

Investigar y mejorar el equipo constantemente no es opcional según en qué dificultad

En 'God of War' hay muchas posibilidades de que nos acabemos perdiendo en misiones secundarias, pero todo el tiempo que empleemos en ellas será recompensado en plata, tesoros y, sobre todo experiencia.

Y nos referimos tanto a una mayor soltura a la hora de combatir y esquivar como a experiencia que luego podremos usar para desbloquear combos, habilidades pasivas y mejoras a nivel de ataque. De entrada, podremos mejorar a Kratos en más de cuatro aspectos -incluyendo golpes cercanos de Hacha, golpes de lanzamiento de Hacha, ataques con puñetazos y escudo e Ira espartana) y dos en el caso de Atreus, una de ellas relacionadas con su arco.

Si elegimos no atender estas misiones condicionará el tipo de equipo que llevamos encima, el cual podremos mejorar gracias a los hermanos Brok y Sindre. Pero también el ritmo del propio juego. Eso sí, no siempre podremos hacernos con unas manzanas que nos ayuden a expandir nuestra barra de salud, a veces veremos contenidos más relacionados con el lore del juego... que además podremos canjear por monedas de plata.

Saca el máximo partido a la Ira Espartana

Puede que Kratos dosifique su cólera en esta entrega, pero cuando disponemos de la carga de ira podremos desatar la sed de sangre que lleva acumulada durante años. Sin embargo, tiene unas propiedades muy interesantes.

De entrada, al activarla podremos despejar todos los enemigos que nos rodeen a corta y media distancia. Si nos vemos enormemente superados en número es lo mejor y más sencillo para separarlos y abordarlos uno por uno. Eso sí, no seremos invencibles.

Por otro lado, podremos activarla desde el principio y su duración estará condicionada a la barra de ira, pudiendo extenderla a través de artículos dispersos por el mapa. Conforme vayamos puntos de experiencia podremos desbloquear nuevas habilidades y mejorar sus efectos desde el menú principal. No te olvides de ella, especialmente ante los jefes finales.

Domina tus armas, viste de acuerdo a las circunstancias y estudia a tus enemigos

Tanto Kratos como Atreus ampliarán sus posibilidades destructoras con algún arma o poder extra que obtendremos siguiendo la historia principal. Eso sí, en cuanto nos topamos con Brok y su tienda no dudes en darle cada pieza de plata que lleves: podrás mejorar tus estadísticas a través de las piezas del hacha y las tres partes de nuestra armadura.

1

El propósito de los coleccionables, una vez los tenemos marcados en el diario de Atreus, básicamente es ser vendido a Brok, con lo que normalmente -si somos algo curiosos- el dinero no deberá ser un problema, aunque habrá materiales específicos que se nos pedirán para mejoras muy concretas.

Antes de adquirir una nueva parte del arma estudia sus efectos y no te olvides de ver cómo quedan tus estadísticas en pantalla (quedan reflejadas en el margen derecho). No obstante, si nos quedamos atascados en determinado tramo quizás podemos permitirnos sacrificar fuerza por defensa o añadir un efecto que nos permita estar más desahogados.

No te olvides de equipar todas las piezas de tu arma con alguna gema y no te preocupes por ellas, las podrás desequipar fácilmente desde el menú.

Pero contar con las prendas y armas más agresivas no nos garantizará el éxito: si queremos ser totalmente letales tendremos que estudiar a nuestros adversarios. La primera vez a través de observación, pero luego Atreus hará una entrada en su libro exponiendo con sus puntos débiles. Cuando lo tengas claro, no muestres piedad. Y ojo, hay enemigos a los que no les afecta el hacha y otros que exigirán que rompamos su bloqueo.

¿Y qué pasa con los enemigos XXL? Bueno,'God of War' es un videojuego y aunque estén hechos de piedra siempre hay un momento en el que dejan expuestos sus puntos débiles. De hecho, por regla general suelen estar a la vista y su aspecto (suele tener un color muy distinto al del resto de su cuerpo) a veces está oculto, pero siempre aparece.

Alterna, se creativo al atacar y una vez que empieces, no des cuartel

De todo se aprende: si un enemigo es complicado podremos afinar nuestros reflejos, pero si no lo es podremos experimentar los combos que adquirimos a cambio de puntos de experiencia.

En lo personal, una de las partes más recomendables para entrenar la encontramos un poco más allá del comienzo del juego encontraremos dos emplazamientos perfectos con enemigos muy por encima de nuestro nivel al norte y al sur del Lago de los Nueve. No tendremos un amplio repertorio de ataques pero podremos familiarizarnos perfectamente con el sistema de combate del juego.

Ahora bien, en estas áreas no es posible investigar o poner a pruebas otras habilidades como los malabares o las colisiones. Uno de los aspectos más trabajados en el juego es que podremos elevar a un enemigo e incrustarlo en una de las paredes mientras luchamos con nuestros puños y escudos aprovechando para recurrir a atreus o desatar la Ira Espartana. ¿El resultado? Una escena tan frenética como espectacular.

Por último, a medida que desbloqueemos nuevos ataques tendremos que medir un poco más el timing para ejecutar combos contundentes. A veces nos interesará esperar a que Kratos ejecute un cambio de pose y otras dejar perdida el hacha para seguir encadenando ataques. Es interesante tener en cuenta que al recuperar el Leviatán haremos daño a los enemigos que se encuentren en su trayectoria y también podremos jugar con los tiempos en los ataques de carga.

Y para servirte de inspiración, cerramos con 14 minutazos de combos y posibilidades ofrecidas desde el canal PlayStation.

Con este repaso general tienes más que suficiente para sobrevivir hasta pasada la mitad del juego, aunque lo mejor de todo es que tanto el estilo de combate como la manera de resolver cada encuentro dependerá de la experiencia que busques.

Aunque claro, no todos quedarán igual de espectaculares en el modo fotografía del juego.

Más sobre God of War en VidaExtra

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio