Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Pueden los usuarios de Xbox 360 olvidarse del Anillo Rojo de la Muerte?

¿Pueden los usuarios de Xbox 360 olvidarse del Anillo Rojo de la Muerte?
Guardar
133 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuenta una antigua leyenda que Eúclides, el valiente héroe Griego se postró ante el Oráculo y le preguntó por su destino. El joven guerrero no tenía miedo a nada y estaba seguro de poder vencer a la muerte, pero la respuesta que venía buscando no le gustó en demasía. Moriría a manos de un Dios del mal, encarnado por un anillo formado por tres luces rojas que aparecerían cuando menos se lo esperase y, por la espalda, lo enviarían al cementerio.

La leyenda sigue viva en nuestros días y la representación del mal también. La vienen sufriendo muchos usuarios de Xbox 360 que, como el joven Eúclides, contemplan desesperados la aparición maléfica que acaba con sus respectivas consolas.

Y aunque parece mentira que estando en pleno 2009 todavía sigamos hablando de la plaga de las luces rojas, es una realidad que debemos afrontar. ¿Arreglan los nuevos modelos la carencia de diseño que nos ha llevado a esta situación? ¿Está Microsoft tomando las medidas necesarias? ¿Pasarán pronto a la historia?

Lo que está claro es que a la compañía de Redmond le costó admitir que algo estaba fallando. Eso fue en verano del 2007 y se prometió la dedicación de muchos millones de dólares a subsanar el error y, lo que es más importante, a mejorar el proceso de reparación de las consolas afectadas.

Pero ahora en 2009 todavía seguimos mandando consolas afectadas a su servicio técnico y Aaron Greenberg ha decidido aclarar un poco el proceso que las “enfermas” siguen hasta su cura.

Era importante saber si en Microsoft aplican un “parche” (entendedme) para salir del paso y mandar cuanto antes una consola arreglada y funcional, o si por el contrario se las somete a las mejoras estructurales necesarias para que el error no vuelva a suceder.

“Hemos mejorado el proceso de reparación. No puedo entrar en detalles pero es muy rápido y actualizamos el hardware con la última tecnología. Así que funciona bastante bien.”
“Arreglamos el error aplicando el último hardware que tenemos a nuestra disposición, el que llevan las últimas Xbox en el mercado. Obviamente seguimos mejorando la tecnología interior y cada renovación importante de hardware se aplica también a los arreglos.”

El proceso que sigue una consola hasta su “optimización” desde el primer día de su salida al mercado, es muy variado. Si bien algunas optan por la vía PS3, mejoras silenciosas y sobretodo abaratar costes de la manera que sea (aún sacrificando funcionalidad que estaba prevista de origen), otras como Xbox van migrando silenciosamente a modelos que optimicen un hardware con un ratio de errores muy alto.

Siempre podremos criticar a Microsoft por haber sacado una consola al mercado que no estaba lo suficientemente testeada, ya que la cantidad de fallos que arrastra la plataforma no es normal, pero también debemos alabar el enorme esfuerzo por minimizar el daño y los “regalitos” que los usuarios afectados reciben (meses de Live y Garantía extendida, por ejemplo).

jasper.jpg

Pero, ¿cómo está la situación actual? ¿Los modelos Jasper han conseguido arreglar el problema?. Según Greenberg sí, y las luces serán cosa del pasado.

“Estamos viendo un gran rendimiento en los sistemas actuales, así que estamos muy contentos con cómo están rindiendo, su ratio de errores, etc… Tengo amigos que han tenido reparaciones realizadas hace muy poco, y te puedo confirmar de parte de nuestro staff interno que las últimas reparaciones están obteniendo un gran resultado.

Básicamente lo que podemos entender de toda la elucubración de Greenberg es que, a medida que se ha ido evolucionando la tecnología de Xbox 360, se ha ido aplicando a las consolas dañadas. Y, por supuesto, las que fueron arregladas con tecnología “anterior” a la del modelo Jasper, siguen corriendo riesgo de volver a fastidiarse.

Greenberg añade que no puede dar datos concretos acerca de la tecnología que se está utilizando en las reparaciones actuales, pero a buen entendedor pocas palabras bastan.

“Estamos dando lo mejor de nosotros, pero sabemos que todavía quedan unos cuantos sistemas defectuosos y queremos cogerlos y hacer que funcionen correctamente.”

De cualquier forma, como usuarios debemos quejarnos. No puede ser que una compañía coloque un hardware en el mercado con semejante nivel de fallos. Está claro que los procesos de depuración y testeo son caros, pero debería ser mejor hacerlo a priori que a posteriori, aunque en esas decisiones importa más la coyuntura del mercado que lo verdaderamente útil.

Pero pensadlo, estamos asistiendo en esta nueva generación a algo muy curioso. Las desarrolladoras sacan juegos inacabados o muy poco testeados a la venta, luego sacan el parche que arregla todo y que reduce nuestras ganas de matar. Microsoft, con Xbox 360, saca un hardware que debe ser mejorado con el tiempo y si bien es cierto que el cambio (al igual que el anterior parche) sale gratis, no deja de ser una molestia para el usuario.

Por supuesto que nadie se va a morir por estar un par de semanas sin consola (aunque he de decir que conozco gente que la ha recibido arreglada en menos de una semana, si es que cuando Microsoft se pone, se pone de verdad), pero debería darnos qué pensar.

De momento, y siempre según Greenberg, las luces rojas están olvidadas o en proceso de olvidarse. Esperemos que sea así y que la consola pase a la historia por todo lo que ofrece (que es mucho) y por los grandes juegos que alberga (que también son muchos) y no por un maldito error de hardware, seguramente producido por las prisas para conseguir lanzarla a tiempo.

Microsoft contra Las Luces Rojas de la Muerte. Yo apuesto a que gana Microsoft.

Más Información | Edge-Online

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos