Compartir
Publicidad

Nintendo y su extrema dependencia de Shigeru Miyamoto

Nintendo y su extrema dependencia de Shigeru Miyamoto
Guardar
45 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Adoro los títulos de Shigeru Miyamoto. Creo que, sin lugar a dudas, el creador japonés ha elevado a los videojuegos a la consideración de arte, superando todas las barreras culturales, y merece, entre muchos otros términos, ser definido como un Einstein de los videojuegos.

Sin embargo, mi admiración por el personaje no evita que en los últimos años empiece a percibir una cierta sobreexplotación del mismo. Y es que la dependencia de Nintendo hacia Shigeru Miyamoto, que siempre había sido fuerte, empieza a alcanzar ahora mismo límites impensables hace un tiempo.

Todo fan de los videojuegos conoce la historia de como Miyamoto, con su recreativa 'Donkey Kong', salvó a la compañía de la bancarrota. Desde entonces ha creado un buen número de franquicias, la mayoría de las cuales resultaron ser todo un éxito. De ahí el apodo de "Rey Midas de los videojuegos" que ha recibido, y la determinación de la compañía a no dejarle escapar.

Sin embargo, el éxito de la Wii ha superado todas las expectativas de Nintendo y, por ende, las exigencias de la empresa respecto a la misma y al propio Miyamoto. No es solo que a Shigeru le guste crear videojuegos, es que la compañía parece cargar sobre su espalda el peso del éxito (o el fracaso) de la plataforma. Tras 'Wii Sports' y 'Wii Fit', intercalados con entregas de sus franquicias estrellas como 'Mario Kart' o 'Mario Galaxy', ahora Shigeru Miyamoto se encuentra promocionando a bombo y platillo 'Wii Music', del que ha llegado ha decir que resulta más apasionante que el propio 'Super Mario Bros.'

Shigeru Miyamoto - Wii Fit

Y si embargo, y esto es una opinión personal, me parece que Miyamoto empieza a estar quemado. Durante 20 años ha llevado practicamente solo la carga de los títulos estrellas de la compañía. Y hoy en día, tras superar la crisis de ventas de la época de GameCube y resurgir de sus cenizas, cuando parece que Nintendo podría volver a caminar sola, siguen volviendo la mirada hacia Miyamoto.

Porque... ¿Qué pasará cuando el maestro falte? Una parte del alma de la compañía se habrá ido con él. Una parte irrecuperable, y dada la extrema dependencia de sus creaciones, que llega hasta prohibirle hablar de ciertos temas para que la competencia no se les adelante, es bastante preocupante.

Personalmente una vez más, creo que Nintendo depende demasiado de Miyamoto. Ha llegado el momento de ceder el testigo, ahora que la compañía se encuentra en la cumbre de su popularidad. A lo largo de estos años se han formado varios equipos de desarrollo alrededor del maestro japonés que han aprendido de su forma de trabajar. Debería bastar con esto pero, a pesar de todo, su labor de supervisión sigue siendo clave.

Shigeru Miyamoto - Wii Music

Nintendo es incapaz de romper su dependencia de él, y continúa demandando incesantemente, pidiéndole que cree nuevas franquicias. No está claro hasta que punto el seguir en la industria es una decisión suya o un deber a la empresa, ligado al sentido de la responsabilidad y lealtad hacia la compañía enrraigado profundamente en el carácter nipón.

Shigeru Miyamoto tiene actualmente 56 años. Ha dedicado toda su vida a la empresa, pero es hora de que esta empiece a funcionar por si misma. A prepararse para lo inevitable: la marcha de Miyamoto en un futuro no muy lejano. Y si hubiera alguna forma de despedirlo a lo grande, tengo claro cual sería mi elegida: un último desarrollo para los jugadores de toda la vida, un 'Zelda' a lo grande, dirigido por el propio Miyamoto, a manera de homenaje y punto y final a una carrera brillante. Claro que eso es más un deseo personal puramente nostálgico, ya que hace años que Eiji Aonuma lleva el peso de la saga.

Master Sword

Sin embargo, es inevitable que los que ya llevamos unos cuantos años en esto de los videojuegos recordemos con nostalgia al Miyamoto de los primeros años, y nos sintamos dados de lado por títulos como 'Wii Fit' o 'Wii Music'. Y no obstante, admiro la pasión de Miyamoto por crear siempre nuevos conceptos, con mayor o menor éxito.

Miyamoto es para Nintendo lo que Steve Jobs es para Apple: un icono, un símbolo de la compañía. Pero llegará un día en que se irá, y no podremos hacer más que echarle de menos. Todos lloraremos su marcha el día que se retire. Se habrá ido el creador más grande del mundo de los videojuegos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos