Compartir
Publicidad

Zenimax denuncia a Oculus VR y a su fundador, Palmer Luckey

Zenimax denuncia a Oculus VR y a su fundador, Palmer Luckey
Guardar
16 Comentarios
Publicidad

Id cogiendo palomitas y refresco que la película que se puede montar tiene visos de ser de las buenas. Una tragedia griega en la que no queda vivo ni el apuntador. Resulta que el gigante Zenimax se ha querellado contra Oculus VR y contra su fundador, Palmer Luckey. Piden una indemnización de varios ceros al considerar que el despegue de la compañía de realidad virtual y su producto estrella se han conseguido a base de robar código e ideas de Zenimax.

¿Cómo? Zenimax es la empresa madre de ID Software, empresa donde trabajaba John Carmack hasta hace unos meses y en la que había desarrollado casi toda su vida profesional tras haberla fundado en los noventa. El caso es que desde 2012 Carmack quedó prendado del proyecto de Palmer Luckey y se propuso ayudarlo mejorando el software y la simulación VR… una tarea que acabó con la irremediable marcha de Carmack a la empresa de Luckey de manera oficial. Zenimax mantiene que durante esa colaboración hubo traspaso de propiedades intelectuales de ID Software a Oculus VR.

El caso viene de lejos y el mismo Carmack ha afirmado que nunca se han robado patentes a ID Software ni a Zenimax, principalmente por que nunca ha patentado ni una sola línea del código desarrollado mientras trabajaba para ellos.

“Oculus no usa ninguna línea de código que yo haya escrito mientras trabajaba y tenía contrato con Zenimax.”

Pero en Zenimax no lo ven así e incluso preparan toda su artillería legal contra la figura del fundador de la compañía casi tachándolo de farsante y de haberse apropiado del trabajo que se estaba desarrollando en Zenimax. En el fondo les pica la marcha de Carmack y ponen en duda su honestidad profesional.

“Luckey se ha erigido como el visionario desarrollador de la tecnología de la realidad virtual cuando de hecho, la tecnología clave que le ha permitido establecer Oculus VR había sido desarrollada por Zenimax. La propiedad intelectual de Zenimax ha sido clave y ha proveído la tecnología fundamental para poder construir Oculus Rift desde su origen. Además los demandados se han negado a dar una compensación razonable y continúan utilizando la propiedad intelectual de Zenimax sin autorización.”

Y claro, ahora que Oculus tiene el respaldo de Facebook la batalla legal puede ser dura. Me apuesto a que en número de abogados nadie gana a los chicos de Zuckenberg.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos