Compartir
Publicidad
Publicidad

Análisis: 'Need for Speed: ProStreet' para PC

Análisis: 'Need for Speed: ProStreet' para PC
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hablar de juegos de conducción en la actualidad es hablar, en muchos casos, de la saga 'Need For Speed'.

Hace poco que se puso a la venta la última entrega de la saga y en VidaExtra hemos decidido pasarla por nuestro laboratorio de pruebas para contaros qué nos parece el juego, tanto en lo bueno como en lo malo.

'Need for Speed: ProStreet' evoluciona la saga y deja atrás las carreras urbanas que habíamos visto hasta ahora en los anteriores 'Carbono' y 'Most Wanted', y entra en la competición, pero no tal y como la conocemos en el resto de juegos de conducción.

En esta entrega nos situamos en la piel de Ryan Cooper, un conductor cuya meta en la vida es ser el rey de la competición, objetivo que deberá cumplir derrotando al actuar poseedor del título, el asiático Ryo. Para conseguirlo, el juego nos plantea lo que han denominado Días de Carrera, donde realizaremos diferentes pruebas que nos darán la oportunidad de superar ese nivel y pasar al siguente Día de Carrera, pero lo veremos más adelante en detalle.

Las principales novedades de esta entrega se centran especialmente en el mantenimiento del vehículo y en su personalización, ya que deberemos cuidar de no destrozar nuestro coche, ya que de hacerlo, los gastos de reparación y mantenimiento correrán de nuestro bolsillo, y si no somos muy hábiles al volante, no conseguiremos repararlo en condiciones para poder competir con garantías. Sin embargo, será complicado no conseguir dejar el coche a punto, ya que el sistema de reparaciones es mucho más barato en proporción al dinero que conseguimos, por lo que difícilmente tendremos que competir con un automóvil en lamentables condiciones.

Dichas reparaciones están pensadas tanto para los que no tenemos ni idea como para los verdaderos expertos en mecánica y piezas específicas. Así, podemos adentrarnos en las mejoras rápidas, con intuitivas indicaciones de qué mejora y en cuánto esa nueva pieza las prestaciones de nuestro coche; o bien podemos usar el sistema de Auto-Sculpt, que pone a nuestra disposición un abanico de posibilidades que harán las delicias de los más exigentes, pudiendo pasar el bólido por túneles de viento antes de confirmar el proyecto y hacer competiciones reales con él.

¿Pero por qué tenemos que reparar nuestro coche? Es verdad, se me había pasado comentar que, a diferencia de otras sagas o entregas anteriores, 'ProStreet' incorpora un estupendísimo sistema de daños que nada tiene que envidiar a otros juegos que también lo incorporan. Basta con que nos pasemos un poco de frenada para que derrapemos sin remedio hacia esa montaña y dos segundos después estemos dando cientos de vueltas en el aire mientras las piezas de nuestro coche salen despedidas en todas direcciones y los dejemos completamente destrozado. Estos daños no son exclusivamente exteriores, dejando totalmente abollado un lateral, colgado el parachoques o reventando la luna trasera, sino que además afectan de manera efectiva a nuestra conducción y al comportamiento del coche en carretera, siendo a veces realmente complicado poder manejarlos cuando tenemos el coche más para un desguace que para una competición.

No obstante, y aunque llevemos el coche recién salido del horno, la conducción en esta entrega se hace mucho más complicada, eficiente y realista que nunca. En cuanto al sonido, lamentablemente sigue siendo un calco del que ya tuvimos en las dos entregas precedentes, aunque no por ello el rugir de los motores deja de sonar bien. En todo caso, justo lo contrario. Los coches siguen sonando estupendamente y tienen un sonido prácticamente idéntico al de sus versiones en el MundoReal™.

Volviendo a los modos de juego, los Días de Carrera nos ofrecen cuatro competiciones diferentes de las que disfrutar de los coches que vamos consiguiendo: Drag, Draft, Grip y Velocidad.

Cada uno nos ofrece una competición diferente, donde tendremos que dominar los variados aspectos del coche, como el derrape, el momento perfecto de cambiar de marcha en una carrera de velocidad, carreras tradicionales contra otros conductores, etc... nada nuevo bajo el sol, pero igual de entretenido y divertido que siempre.

Si disponemos de una cuenta de EA Nation podremos subir fantasmas de nuestras partidas para que otros usuarios las descarguen y compitan con él, algo bastante interesante que no deja de ser un añadido más al juego.

En definitiva, 'Need for Speed: ProStreet' es más de lo mismo, con un nuevo look, unos gráficos realmente arrolladores que hacen las delicias hasta de quien te mira jugar, una música acorde y todo rebozado con un ambiente tunero nuevo que huele a competición desde el primer momento.

Sitio oficial | Need For Speed

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos