Compartir
Publicidad

Primeras impresiones de 'World in Conflict'

Primeras impresiones de 'World in Conflict'
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado lunes 17 de septiembre asistimos a la presentación de 'World in Conflict' de mano de los chicos de Vivendi Universal. Ya hemos mostrado el tráiler del juego aquí, y ahora por fin hemos podido ver ¡y jugar! a la versión final.

'World in Conflict' parte una pregunta para crear una realidad histórica alternativa: ¿Y si el muro de Berlín nunca hubiese caído? es más ¿y si la Guerra Fría hubiese estallado? con esta premisa, el juego nos traslada de vuelta al año 1989 para vivir la guerra entre el ejército de los EE.UU. y la URSS, una guerra en tres frentes (americano, europeo y ruso) desarrollada alrededor de todo el mundo.

Una estrategia diferente

Estamos ante un juego de estrategia. De hecho, quizá este sea uno de los juegos de estrategia más realistas jamás creados aunque, precisamente por esto, podría echar para atrás a algunos puristas del género. Y es que en 'World in Conflict' no existe la gestión de recursos. Aquí no hay que construir minas, ni edificios, ni fabricar tanques o infantería. Simplemente, al iniciar cada misión se nos dan las tropas con las que contamos, y debemos llevar a cabo la misión tan solo con ellas.

World in Conflict - Seattle

Por ello, 'World in Conflict' es un juego tremendamente táctico. Aquí no podemos permitirnos el lujo de perder soldados a la ligera, o crear grandes avanzadillas para enviarlas a ser masacradas por el enemigo, con la seguridad de que siempre podremos construir más si recolectamos más mineral (o lo que sea).

No, aquí estamos en una guerra realista, con un contingente limitado. Para superar cada misión debemos saber como mover a nuestras tropas: proteger a los blindados de los morteros, camuflar a nuestra infantería en zonas boscosas o dentro de edificios...

Realismo

Otro de los puntos que llaman la atención de este juego es el realismo de la escala. Aquí no veremos edificios del tamaño de un tanque, o vehiculos del tamaño de un soldado. De hecho, las tropas de infantería enemiga, debido a su reducido tamaño, son tremendamente dificiles de ver a no ser que luchemos en campo abierto. Por tanto, cobra gran importancia el distribuir bien a nuestras unidades.

Asimismo, en 'World in Conflict' asistimos a la evolución de la "niebla de guerra". Se acabo aquello de dejar a un peón escondido cerca de la base enemiga y poder ver todo su desarrollo. En este juego, cada unidad tiene un campo de visión, que se ve afectado por las elevaciones del terreno. Por tanto, si nuestras tropas están en lo alto de una colina, los blindados enemigos no podrán verlas. Y si además, estan camuflados entre los árboles, a nuestros enemigos les será casi imposible detectarnos.

World in Conflict - Realismo

Tanto las tropas como las distintas unidades pertenecen a unidades reales de armamento de la época. Además de las clásicas tropas de infantería, blindados y unidades aéreas, contaremos con multitud de ataques especiales, que van desde el bombardeo de un área concreta o el lanzamiento de napalm, hasta el arma más devastadora de todas: la bomba atómica.

El modo multijugador

Los juegos de estrategia se hacen fuertes en el modo multijugador, y 'World in Conclict' no es una excepción. Como he dicho antes, en este juego no existe la gestión de recursos, así que olvidaos de construir unidades y edificios a toda velocidad, y pelear por los mejores yacimientos de minerales. Aquí se trata tan sólo de utilizar lo mejor posible las tropas disponibles para derrotar a nuestro enemigo.

El primer paso al comenzar una partida multijugador es elegir el bando (soviético o estadounidense) y el tipo de unidades que vamos a emplear: infantería, artillería, blindados, unidades aéreas... por supuesto, podremos comprar tropas de otras unidades, pero siempre nos saldrán más caras que las de la clase que hayamos elegido. Una vez iniciada la partida, debemos elegir un punto de despliegue para nuestra unidades. Se nos dará una cantidad de dinero a cada uno de los jugadores, que podremos canjear por las unidades que deseemos. Y ya solo queda esperar a que las unidades caigan literalmente del cielo, ya que son enviadas en paracaídas. No hay manera de conseguir más dinero, salvo que perdamos una unidad, en cuyo caso recuperaremos el dinero invertido y podremos pedir otra, esperando el tiempo correspondiente.

Otra de las ventajas del juego es que, en el modo multijugador, podemos formar equipos. Esto no significa tan sólo atacar juntos al enemigo, sino que podremos incluso sumar nuestros puntos de ataques especiales para acceder a los ataques más potentes, como la ya mencionada bomba atómica.

World in Conflict - Bomba atómica

Y eso es todo. Elegimos nuestro ejército, lo desplegamos por el terreno e intentamos aprovechar lo mejor posible las unidades que tenemos para acabar con nuestro enemigo.

Durante la presentación, tuve la ocasión de jugar una partida de unos 20 minutos con otro de los asistentes. Y aunque al principio me costó un poco pillarle el truco, enseguida estaba moviendo a mis unidades por el mapa, aplastando a su infantería con mis tanques y lanzando ataques con Napalm. Y esto entre dos jugadores, no quiero imaginarme lo que puede ser una partida de 16 jugadores simultáneos, el máximo permitido.

Gráficos

En 'World in Conflict' prima el realismo ante todo. Las unidades se han representado con todo lujo de detalles, y la cámara nos permite observar la guerra desde las alturas o descender hasta que una unidad ocupe toda la pantalla. Todo ello, además, se mueve de manera fluida en un PC normalito. Con una Gforce de gama media y un Pentium 4, se puede jugar sin problemas, y sin una gran pérdida de calidad.

World in Conflict - Tanque ruso

Dada la libertad de movimiento de la cámara, es un gozada recorrer algunos de los escenarios y maravillarse con la calidad de alguna de las texturas empleadas. En concreto, destaca especialmente la apariencia del agua, que parece totalmente real, así como algunos efectos de partículas, visibles sobre todo cuando lanzamos proyectiles.

En cuanto a las cinemáticas, gran parte de la narración del juego se desarrolla mediante escenas realizadas con el propio motor. Sin embargo, algunas de las secuencias intermedias tienen una narrativa diferente, basada en imágenes fijas tipo cómic, como la que pudimos ver hace años en 'Max Payne'.

Conclusión

Nada de lo dicho arriba tendría sentido si el juego no fuera divertido. Pero lo es. Es un juego tremendamente rápido y dinámico, ideal para una partida rápida. Los amantes de la estrategia lo disfrutarán al descubrir las grandes posibilidades tácticas del juego, mientras que aquellos a los que les guste la acción agradecerán no tener que perder el tiempo manejando recursos y construyendo unidades. Lo que esta claro es que la gente de Massive Entertainment se ha esforzado en hacer un juego de estrategia diferente y eso, desde luego, se agradece.

Y, que no se me olvide decirlo: el juego está totalmente doblado y traducido al castellano.

El juego sale a la venta hoy, 21 de septiembre, en toda España.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio