Compartir
Publicidad
Análisis de Forza Horizon 3: el juego de coches para los que se criaron con OutRun
Análisis

Análisis de Forza Horizon 3: el juego de coches para los que se criaron con OutRun

Publicidad
Publicidad

‘Forza Horizon 3’ es, junto con ‘Quantum Break’ y ‘Forza Motorsport 6’, el juego más bruto de Xbox One que te puedes echar a la cara. Si eres un fanático de los despliegues visuales deberías estar salivando por él. Y sin embargo todo esto nos importa bien poco porque, simple y llanamente, lo mejor de esta entrega no son los gráficos, es que es tremendamente divertido.

Con una extensión de terreno que duplica el paseo por Europa de la anterior entrega, ‘Forza Horizon 3’ nos traslada hasta una Australia de ensueño en la que los nuevos vehículos, pruebas y posibilidades prometen tenernos frente a las pantallas durante una buena temporada. Si lo tuyo es el espíritu arcade, vas a gozar de lo lindo. Si te van más los simuladores, también.

Forza Horizon 3: mucho más y mucho mejor

Playground podría haberse limitado a la cantinela habitual del mundo del videojuego, un “cambia de escenario, mete más coches y tira millas que esto ya cuela”, pero en cambio coge su fórmula y, con apenas un cambio, te ofrece una experiencia completamente distinta. Una, digámoslo así, más tuya.

En esta ocasión volvemos al festival Horizon, pero en vez de hacerlo como meros espectadores lo hacemos como organizador y mandamás del evento. Desde ese puesto tenemos asegurado el mejor asiento para disfrutar del espectáculo, pero además se nos permite dictar cómo queremos que sea.

Forzahorizon3 Review 06 Blimprace Wm

Al poco de empezar y ganar un puñado de carreras tomamos nuestra primera decisión, dónde crearemos el siguiente punto de encuentro del festival. Podemos hacerlo en medio de un desierto de dunas, con fábricas, un aeropuerto y cañones por los que discurren riachuelos, o la gran ciudad, una urbe de asfalto y curvas cerradas.

Cada festival tiene varios niveles y subirlos nos abre más desafíos y campeonatos.

Cada escenario entrega un tipo de vehículos y, por descontado, también un tipo de carreras y desafíos. Decido abrir el primer festival por estar ahí los buggys que prometen nuevas sensaciones con la saga.

Gano unas cuantas carreras que me entregan dinero, experiencia con la que girar la ruleta de la suerte para ganar créditos o coches y, la moneda más preciada en ‘Forza Horizon 3’, los fans.

Simulador de influencer

Alcanzado un punto concreto puedes utilizar esos seguidores para subir de nivel uno de los festivales ya abiertos o inaugurar una nueva sede. Si es importante esa libertad es porque, para mi estilo de juego, la experiencia con la gran ciudad y las carreras entre bólidos de BMW y Mercedes no acaba siendo santo de mi devoción, así que pronto prefiero volver al desierto a seguir abriendo exhibiciones y retos.

Cada festival tiene cinco niveles y alcanzarlos todos no sólo mejora su aspecto tras una introducción corta pero demasiado repetitiva (lo de alcanzar la noria y los fuegos artificiales da para unas panorámicas espectaculares durante la noche), también seguirá abriendo más y más desafíos de ese mismo estilo de conducción, permitiendo así que modeles la experiencia mientras vas disfrutando el juego poco a poco.

Forzahorizon3 Review 02 Beachparking Wm

Se echa en falta algo más de chicha a la hora de dar forma al festival. Se te acaba quedando corto lo de decidir destinos y emisoras de radio, pero entiendo que darle más vida a toda esa gestión lastraría un poco lo realmente importante en un juego de coches, el mero hecho de conducir, y además podría suponer un escollo para aquellos que buscan eso y poco más.

Conducir en Forza Horizon 3 es toda una delicia para los que nos criamos con un estilo arcade.

Para evitar que tengas esa agria sensación ‘Forza Horizon 3’ juega una última gran baza, la posibilidad de crear tus propios eventos o retos y subirlos online para que formen parte del cartel del festival. Carreras de exhibición, saltos de longitud, suma de puntos de locura al realizar derrapes y saltos…

Es tu oportunidad de destacar un poco entre la comunidad con algo más que las carreras online o los diseños de coches (madre mía el nivel de chonismo de algunos), pero también una forma de alargar un juego que, fráncamente, tampoco necesita demasiadas excusas para tenerte enganchado durante semanas.

La experiencia de Forza Horizon 3

Conducir en ‘Forza Horizon 3’ es toda una delicia para los que nos criamos con un estilo arcade. Los derrapes son fáciles de sacar y controlar, aunque dependen mucho de las características de cada coche, y en general el juego llega con una configuración con la que cualquiera que haya pasado por el género no tendrá demasiados problemas.

Forzahorizon3 Review 04 Wethighway Wm

Digamos que lo que ofrece está a medio camino entre la demencia de un ‘Ridge Racer’ y la exigencia de un ‘Forza Motorsport’, permitiendo que te pases de vueltas más de la cuenta pero requiriendo que de vez en cuando toques el freno para no darte de bruces contra una pared y perder preciados segundos en la carrera.

El único punto negativo es la sensación de velocidad, excesivamente pobre para el nivel al que ralla en todos los aspectos.

La configuración hace el resto, no sólo para hacer que los Drivatares contra los que compites sean más o menos puñeteros con su habilidad, también para moldear hasta qué punto quieres que sea un simulador realista o una fiesta de barcos con ruedas que se deslizan por el asfalto.

Donde no tocaría mucho es en el realismo de los daños, entre otras cosas porque aquí la gran fiesta suele ser dar saltos de varios metros de distancia y altitud mientras esquivas coches y obstáculos con los que sería fácil poner pie y medio en la tumba.

Donde sí destaca especialmente en realismo es en el comportamiento de los coches en distintas situaciones y cómo todo eso se traduce en la vibración de mando y gatillos. Gracias a ella sabes en qué punto el coche va ahogadísimo o cuando un derrape se te está yendo de las manos por momentos, y resulta ser una delicia el momento en el que pasas de grava a asfalto, notando cómo el coche se agarra a la carretera, o cómo el tener un tramo de ruedas tocando tierra y otro tocando agua hace que mantener el control de la situación sea mucho más complicado.

Forza3

El único punto negativo en una nube tremenda de buenas sensaciones es, probablemente, el más preocupante de todo el conjunto. La sensación de velocidad es excesivamente pobre y, tanto desde los bellos interiores de cada vehículo disponible como desde fuera, es irremediable acordarse de lo bien que se parió ese apartado en ‘Need for Speed: Shift’ y el poco amor que ha recibido esa característica desde entonces. No es demasiado comprensible porque, si la memoria no me falla, en ‘Forza Motorsport 6’ esa sensación estaba mucho mejor transmitida y, siendo de la misma franquicia, esperaba algo similar.

Han parido uno de esos juegos a los que es fácil volver pese a conocer al dedillo su vasto escenario.

Acaba siendo un mal menor porque todo lo demás brilla a un nivel excepcional, desde los modelados de los más de 350 vehículos incluidos hasta su facilidad a la hora de mejorar sus características, que pueden ser manuales o automáticas para buscar el mejor rendimiento sin rompernos demasiado los cuernos.

Los pasos por el agua, que siempre está a la misma altura y te permiten recorrer lagos enteros como si fueses Jesucristo recién salido del concesionario, son una de esas decisiones inverosímiles la primera vez que te encuentras con esa situación. Luego haces una carrera con unas lanchas atravesando el mismo río por el que navegan ellas y se te olvida un poco que eso del realismo sea realmente necesario en un juego como ‘Forza Horizon 3’.

La opinión de VidaExtra

Playground Games ha parido uno de esos juegos a los que es fácil volver incluso cuando ya te hayas cansado de recorrer su vasto escenario. La exploración en busca de vehículos abandonados, el componente club para unirte a otros jugadores y amigos en busca de unos minutos de fama, o el modo cooperativo en el que pasear por Australia con una caravana de coches buscando ver el mundo arder, resulta ser una combinación más que notable para un juego al que ya le habría ido bien limitándose a poner un puñado de carreras repartidas por el mapa.

Forza2

El ritmo, en el que tú pones el freno o el acelerador a la hora de avanzar, supone que acercarse de tanto en tanto a ‘Forza Horizon 3’ sea una auténtica delicia, ya sea por el mero hecho de relajarte conduciendo o por intentar continuar con su modo historia para desbloquear cada vez más locuras y retos.

Sea como sea estás ante un título tremendo, que derrocha diversión, posibilidades y calidad a partes iguales. Uno de esos juegos que, orgulloso, quedará guardado en tu biblioteca para que vuelvas a él siempre que necesites marcar un punto en el GPS del mapa para echar a correr sin mirar atrás. El ruido del motor, la música cañera y alguien diciendo “Reuben, at the roundabout, take the first exit”, serán tus únicos acompañantes. ¿No es una fantástica forma de relajarse y disfrutar de un videojuego?

Imprescindible

Forza Horizon 3

Forza Horizon 3

Plataformas PC, Xbox One (versión analizada)
Multijugador
Desarrollador Playground Games
Compañía Microsoft
Lanzamiento 27 de septiembre
Precio 57,95 euros

Lo mejor

  • Graficazos que quitan el hipo.
  • Enorme cantidad de coches, carreras y opciones.
  • Un juego que puedes disfrutar a tu ritmo.

Lo peor

  • Llega sin doblaje a nuestro idioma.
  • Algunas decisiones de diseño no parecen demasiado acertadas.

Forza Horizon 3

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos