Sigue a Vidaextra

animal crossing

Voy a ser claro desde el principio. Sabes que estás leyendo estas líneas por alguna de estas razones: eres nintendero, has probado alguna vez ‘Animal Crossing’ y te has quedado flipado o no te ha gustado pero sientes curiosidad, te crees un jugador de esos duros para quien este juego es una tontería pero te paras por aquí por puras ganas de reafirmar tu convicción.

Voy a ser claro desde el principio: ‘Animal Crossing: New Leaf’ es un juego sobresaliente te guste o no te guste. Si hay gente a la que le es indiferente (salvando las distancias) ‘Sargent Pepper’, ‘Ciudadano Kane’ o ‘Ulises’ no es culpa de la obra en sí sino de la persona en sí. Esto no es cuestión de gustos.

El porqué de las cosas

Te lo digo ya, no vas a encontrar aquí un análisis, esa absurda entelequia que se ha impuesto en el periodismo español que habla y habla sobre videojuegos sin, muchas veces, decir nada. Me aburre soberanamente ese habitual cúmulo de páginas y páginas diseccionando gameplay, gráficos, sonido…

Durante un tiempo creí que me distanciaba de esa tendencia porque me dedicaba a teorizar sobre este medio que me apasiona. Después de leer a muchos teóricos de verdad me di cuenta de que lo mio era más bien la música. Hablo de videojuegos desde las entrañas, desde ese lugar del que surgen de forma pura los pensamientos. Al final lo supe, creo música, y mi instrumento es el teclado, y mis notas son las palabras.

Todo este rollo viene a cuento porque para mí los videojuegos son un ente sin límites, un arte libre pero a la vez maniatado que aún busca su lenguaje. Puede contarnos una historia que nos deje alucinados por bien o mal contada, puede ser un simple divertimento, puede ser… ‘Animal Crossing: New Leaf’.

Los Ganglios Live

‘Animal Crossing: New Leaf’ y la compleja simplicidad

‘Animal Crossing: New Leaf’ es un juego sin objetivo al uso que consigue que nuestro objetivo sea el mismo hecho de jugar. Es un trabajo simple a la vista que se extiende hasta el infinito en cuanto nos paramos un poco a pensar en él. Es un puñetero programa que encierra en su interior el demonio de ‘World of Warfcraf’, esto es, apagar la máquina y saber que el mundo está avanzando sin ti. Es esa misma ansiedad que es clave de éxito, solo que en ‘Animal Crossing’ no resulta tan nociva a nivel social.

Te sentirás mal si un día no apareces por tu pueblo en ‘Animal Crossing: New Leaf’. El juego se mueve al ritmo del reloj interno de la consola, y eso significa que hay días y noches, amaneceres y atardeceres, verano, primavera, otoño e invierno, días laborables y fiestas que guardar. No te perdonarás no haber estado ahí en Halloween, o en fin de año, o en ese domingo en el que ese mercader hace acto de presencia. ‘Animal Crossing: New Leaf’ es la tortura del tiempo en su máxima expresión, la obligación de tener en cuenta cada minuto… Por lo que pueda pasar.

Altas horas

Un lobo con piel de cordero

Racionalizándolo un poco te das cuenta de que el trabajo aquí invertido es brutal. Los colores vivos y el simpático ambiente esconden en su interior una enfermiza obsesión por el detalle. Da la sensación de que siempre hay algo nuevo que te espera, de que el equipo tras este invento trabaja en tiempo real para ti. Una auténtica locura.

Me gustaría saber cómo juegan a ‘Animal Crossing: New Leaf’ en el denominado tercer mundo. El síndrome de Diógenes vive en mi casa. La única solución que encuentro es pagar esa hipoteca que me permita ampliar los muros, para colocarlo mejor todo, para seguir comprando bienes, para seguir ampliando… Sublimación del consumismo, en colores vivos y con rostro simpático, eso sí.

Casa del sueño

Cucarachas virtuales. ‘Animal Crossing: New Leaf’, un juego perfecto

‘Animal Crossing: New Leaf’ es pues un juego perfecto, sutil, sí, pero perfecto. Es el primer título de Nintendo 3DS que pide a gritos ser descargado. Que la ranura de tu consola vea pasar las tarjetas de turno, volverás una y otra vez a ‘Animal Crossing: New Leaf’ así pasen los años. Que esté siempre ahí, aunque sea para ver cómo tu casa se llena de cucarachas virtuales. Mucho después de que hayas dejado de jugar seguirás pensando en él. ¿Cómo estará mi pueblo después de todo este tiempo?

Ya lo has visto. ¿Decepcionado por esta crónica que no te habla de opciones? Sabes que hay mil sitios que consultar. Te aconsejaría que no visitaras ninguno. La cosa va de vivir la vida sin sus sinsabores, no hace falta saber más. El juego es bueno, condenadamente bueno, y merece que lo descubras por ti mismo. Me gusta ‘Animal Crossing: New Leaf’ porque nunca es un punto y final, siempre es un punto y seguido. Me gusta ‘Animal Crossing: New Leaf’ porque es un juego eterno que mueve su vida virtual en paralelo a la mía. Puede o no complacerte la propuesta. Voy a ser claro, si es así, el problema no está en el juego, el problema está en ti. Tengo suerte, me encanta ‘Ciudadano Kane’.

Mi casa del sueño Apuntad este código. Os espero.


8,5

Animal Crossing: New Leaf

Animal Crossing: New Leaf

Plataformas Nintendo 3DS
Desarrollador Nintendo
Compañía Nintendo
Lanzamiento Ya disponible (14 de junio de 2013)
Precio 40,95 euros

Lo mejor

  • Interminable, con un aliciente casi cada días
  • Agradecidos y necesarios añadidos
  • El uso de Spotpass y StreetPass para crear comunidad

Lo peor

  • Demasiado continuista a pesar de las novedades
  • La bronca del topo la primera vez que reseteas
  • Como siempre, pagarle la hipoteca a Tom Nook

Sitio oficial | Animal Crossing: New Leaf

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios