Sigue a

Dust: An Elysian Tail

Dicen que lo bueno se hace esperar, o que el que ríe el último ríe mejor. Por mis palabras ya podréis imaginar que ‘Dust’: An Elysian Tail’ se acoge a estas dos pequeñas frases. Sí, al final ha resultado ser la última gran esperanza del Xbox Live Summer of Arcade 2012 convirtiéndose, sin dificultad, y para un servidor, lógico, en el mejor representante de esta campaña veraniega de juegos digitales para Xbox 360. Aunque yo diría que incluso más: uno de los mejores de dicho servicio. Y me quedo tan pancho. ¿Buscábais un metroidvania a la altura en esta consola desde el sobresaliente ‘Shadow Complex’? No busquéis más, aquí lo tenemos. Que empiece el análisis de esta obra de Dean Dodrill.

Francamente no recuerdo exactamente la primera vez que vi este ‘Dust: An Elysian Tail’, pero si tenemos en cuenta que ganó el Dream.Build.Play del pasado 2009 (en donde Dean Dodrill, con su estudio Humble Hearts, se embolsó 40.000 dólares como premio) podemos deducir que hace mucho tiempo de ello. El impacto al verlo en movimiento fue brutal, porque su plasticidad vuelve a dejarnos claramente que aún queda mucho por decir en las 2D. Su belleza es hipnótica por momentos.

Dust: An Elysian Tail y su belleza plástica por bandera

Dust: An Elysian Tail

‘Dust: An Elysian Tail’ entra por la vista, de eso no hay duda. Se aleja del píxel (ése que tanto nos gusta) para mostrar un acabado brillante, tanto para los escenarios como para los personajes. El único punto negativo habría que dejarlo para los pobres diseños de estos últimos en los diálogos, con algunos casos un tanto pobres y que desentonan en cierto modo con el conjunto. Algo que, en cualquier caso, no empaña el gran trabajo de Humble Hearts en este sentido. ¡Ni mucho menos!

Entrando de lleno en su historia debemos decir que tiene mucha más miga de lo que podemos intuir de inicio, quedando para el final más de una sorpresa que la gran mayoría no se espera. Y eso que el inicio de ésta suene un poco a chiste: un chico sin memoria se junta con una espada elísea que habla y a su guardiana, una gatiélaga. Si no os suena a chiste, leedlo de este modo: entran un chico con amnesia, una espada parlanchina y una gata que vuela a un bar… ¿Véis? Bromas aparte, a pesar de que la historia de este metroidvania sea de corte serio nos encontraremos con situaciones cómicas, casi todas ellas propiciadas por la gatiélaga Fidget. Aparte que no resultará ser un acompañante tan débil como se pudiera entrever. El dúo formado entre ella y Dust (nuestro héroe), este último con la espada (Ahrah), será capaz de derrotar ejércitos enteros de bestias y de otros seres…

Estando ante otro representante del género metroidvania, más de uno querrá saber exactamente cómo se mueve este ‘Dust: An Elysian Tail’ en este ámbito. Pues bien, las zonas (casillas) serán bastante más amplias que otros del género, pero no habrá un mundo abierto, sino pequeños mapas que se entrelazarán entre sí. Me explico: será algo similar a los ‘Castlevania: Portrait of Ruin’ y ‘Order of Ecclesia’ de Nintendo DS. Varias localizaciones, con su propio mapa (con casillas), dentro de un mismo mundo y desde al que accederemos desde un menú especial (el menú del mapa del mundo, vaya). Cada localización irá apareciendo según avancemos en la historia, pudiendo entrar tantas veces queramos en cada una de ellas, mostrándosenos además el porcentaje completado de cada una de ellas (tanto de zonas, o casillas, como de tesoros). Y sí, engancha bastante completarlo al 100%. O al 117%, deberíamos decir, aunque en mi caso me he quedado al 113% (pero con todas las zonas al 100%). ¿Eso en cuántas horas se traduce? En una cifra bastante buena: cerca de 16 horas.

Un chico amnésico, una espada parlanchina y una gata voladora entran a un bar… ¡y la lían parda!

Dust: An Elysian Tail

En ‘Dust: An Elysian Tail’ no falta, como buen representante del género, la posibilidad de aumentar los parámetros de nuestro héroe (Dust). Tenemos puntos de salud, de ataque, de defensa, de suerte, y otros reservados para las magias de Fidget. Subiremos experiencia del modo clásico: eliminando enemigos o cumpliendo misiones, pero podremos conseguir más con lo primero si enlazamos combos. Y aquí las cifras pueden superar el millar de golpes, cuidado. También porque Dust y Fidget forman un buen equipo, y entre la tormenta Dust y las magias de Fidget la lían parda fácilmente.

Dust es muy ducho con la espada, y aunque cuenta con varios ataques desde el inicio se puede echar en falta una mayor variación de cara a los combates. Tampoco algo muy grave, en parte porque Fidget lo compensa con sus tres magias. Sí, tampoco es que sea un número redondo, pero con el frenesí de los combates no es algo que echemos tanto de menos. Y si buscamos retos interesantes siempre podemos eliminar a los indeseables con contra-ataques, un movimiento en algunos casos difícil de ejecutar (atacar justo cuando el enemigo vaya a darnos). Sí, a veces nos saldrá sin querer.

En ‘Dust: An Elysian Tail’ tampoco falta un inventario a medida. Tendremos un espacio de objeto rápido para la comida (reponer nuestra vida, curar el veneno, etc), otro para objetos y llaves (estos se utilizarán automáticamente según la situación), y el resto para equipar entre la armadura, un colgante, dos anillos y un objeto de aumento para Ahrah. Cada uno de ellos potenciará las estadísticas de ataque, defensa, Fidget, suerte, la obtención de oro, e incluso podrán reponer periódicamente nuestra vida. Salvo excepciones, que otros empeorarán nuestro estado. Lo bueno es que no solamente los recibiremos de parte de los enemigos o de los cofres repartidos por todo el mundo de Falana, sino que podremos fabricar otros mediante una herrera que nos encontraremos en la aventura. Para esto será necesario, por un lado, el diseño del objeto que queremos fabricar, y por otro el disponer de los materiales necesarios. ¿Y de dónde obtenemos los materiales? De los enemigos. Lo curioso, y que es muy de agradecer, es que los materiales podremos venderlos luego en la tienda y automáticamente ésta irá reponiendo las unidades de cada uno, así en el futuro podremos reabastecernos fácilmente.

Obviamente, siendo un metroidvania, en ‘Dust: An Elysian Tail’ veremos zonas inaccesibles de inicio a las que llegaremos mediante habilidades especiales. El rejugar una parte del mundo para conseguir el 100% será lo más normal de todo el mundo. Suerte que Fidget, salvo zonas muy puntuales, nos dirá en todo momento qué zonas son las que guardan secretos. Suponemos que por la amnesia de Dust…

Metroidvania bueno, bonito, duradero… y con sorpresas

Dust: An Elysian Tail

Por si os lo estáis preguntando a estas alturas, este trabajo de Humble Hearts viene a traducido a nuestro idioma y con voces en inglés. Voces que, dicho sea de paso, me han encantado al estar muy bien caracterizadas. Si decimos lo del idioma es porque para las misiones nunca está de más el poder leer algo que entendamos perfectamente, ya que este juego no será avanzar simplemente. Las misiones secundarias serán bastante variadas, aunque la nota más llamativa vendrá de parte de las notas esparcidas por todo Falana que iremos recogiendo. Éstas nos desvelarán zonas que no se ven a simple vista. Para que os hagáis a la idea sin entrar en detalles, zonas desveladas en notas como “Salto de fe” o “El acantilado” difícilmente se podrían encontrar sin la ayuda de éstas. Y las sorpresas que nos aguardan en todas ellas sin duda hacen que nuestra valoración final sobre ‘Dust: An Elysian Tail’ sea más positiva ya que hacen referencia a los doce amigos de Dust. ¿Qué amigos? Dirá alguno. Bien, digamos que “amigos” ajenos a la aventura que le imprimirán bastante colorido al conjunto. Encontrarlos a todos será un reto de lo más interesante y satisfactorio.

Aparte de estos secretos y las misiones secundarias, ‘Dust: An Elysian Tail’ nos tiene guardados otros retos en forma de seis procesos Cirelianos: seis pruebas en donde la rapidez, efectividad con nuestros ataques o la memoria lo serán todo. Obtener la máxima puntuación (cuatro estrellas) en todos ellos no será nada fácil, consiguiendo alargar esas 16 horas de media para la aventura principal.

¿Lo único malo? Que tras completarlo todo no hay ningún extra. Se echa en falta, por ejemplo, un apartado especial para escuchar la banda sonora de Hyperduck Soundworks con más calma. Una banda sonora que, por cierto, no desentona con el conjunto y que cuenta con algún tema a destacar, aunque está lejos de las que hemos escuchado tantas y tantas veces en cierta saga de Konami con castillos de por medio… El reto a posteriori, por lo tanto, está en volver a pasar la aventura en un nivel de dificultad superior, escoger otras decisiones en la historia (poner hiedra venenosa en cierta colada…), o batir nuestras marcas para aparecer lo más arriba posible en los marcadores online.

‘Dust: An Elysian Tail’, en cualquier caso, logra pasar con nota, tal y como hicimos entrever al inicio del análisis, y se ha convertido para muchos en uno de los mejores títulos de Xbox Live Arcade de todo su extenso catálogo. Si os van los metroidvania, cuidado que este engancha. ¡Mucho!

Dust: An Elysian Tail | Xbox 360

Dust: An Elysian Tail
  • Plataformas: Xbox 360 (XBLA)
  • Desarrollador: Humble Hearts
  • Distribuidor: Microsoft Studios
  • Lanzamiento: 15 de agosto de 2012
  • Precio: 1.200 MS (15 euros)

Dust: An Elysian Tail viene a ser otro gran representante del género apodado como “metroidvania”. Largo, bonito, con muchos guiños a clásicos de Xbox Live Arcade, con una historia interesante y muy jugable. 100% recomendable.

Vídeo | Youtube
En el Bazar de XBLA | Dust: An Elysian Tail
Sitio oficial | Noogy

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

21 comentarios