Compartir
Publicidad
Jugamos a Steep: ¿es este el juego de invierno que llevamos años esperando?
Análisis

Jugamos a Steep: ¿es este el juego de invierno que llevamos años esperando?

Publicidad
Publicidad

Espero no ser el único que se quedó de pasta de boniato cuando Ubisoft decidió cerrar su conferencia del E3 con ‘Steep’, un juego que puede tener sus más y sus menos y una base de seguidores fieles, pero que de ninguna forma invita a la expectación que pudo generar en su día una presentación como la del primer ‘Watch Dogs’.

Tras unos días probándolo y antes de tirarnos de cabeza a la beta abierta que llega este fin de semana, hemos querido recoger algunas impresiones de lo vivido entre los Alpes. ¿Es el juego de invierno que estábamos esperando? ¿El que nos hará olvidar que todo tiempo pasado fue mejor de la mano de ‘Coolboarders’, ‘SSX’ o ‘1080º Snowboarding’?

Steep quiere ser el nuevo Skate

Más allá del momento y el lugar en el que se presentó ‘Steep’, sorprende también que Ubisoft decida darle otra oportunidad al mundo de la nieve después del testarazo que se pegó ‘Shaun White Snowboarding’, un juego flojo al que el control le jugó una mala pasada y ni siquiera el nombre de la estrella pudo mantener a flote.

Steep1

Es especialmente importante recordar esto porque, al menos durante las primeras horas, ‘Steep’ sufre un problema similar, la falta de comodidad a la hora de movernos sobre la tabla y esquís cuando intentamos rascar algún truco. Cabe decir que aquí el apuntar a un estilo más realista que de locura nos imposibilita realizar los saltos demenciales de un ‘SSX’, pero de la misma forma que ‘Skate’ le pasó la mano por la cara a ‘Tony Hawk’, confiábamos en encontrar una sorpresa a la altura. Que hubiesen hecho del realismo algo divertido, por así decirlo.

Juzgarlo por un puñado de horas tal vez no sea suficiente, pero lo que es innegable es que la puerta de entrada al dominio de su sistema de control es dura y, mucho me temo, echará a más de uno para atrás durante este fin de semana. Y es una pena, francamente, porque de haber un punto en el que esa dificultad en sus controles sea superada, lo que hay más allá es tremendamente interesante.

Su potencial como juego de pasear

Aunque podemos ir desbloqueando carreras y pruebas de trucos para las cuatro actividades que se nos presentan: esquí, snow, traje de ardilla y parapente (que podremos cambiar con tan solo elegirlos desde una rueda de selección), el gran atractivo que personalmente me ofrece ‘Steep’ es el de su exploración.

Steep4

En busca de bases desde la que crear líneas o desbloquear carreras, el sistema de libre albedrío del juego nos permite desplazarnos hacia cualquier punto desbloqueado de las distintas montañas disponibles y lanzarnos desde ahí en un recorrido enorme en el que el punto y final lo pondrá nuestra atención hacia un nuevo objetivo descubierto.

Recogido como uno de esos juegos con los que apalancarte en el sofá en busca de un poco de relajación, ‘Steep’ tiene un potencial enorme y supone una experiencia fantástica a la que lo único que se le puede reprochar a día de hoy es que la sensación de velocidad es demasiado escasa.

Muy pronto para saber si merecerá la pena

Si aguanta el tirón como un juego al que volver de vez en cuando para seguir desbloqueando pruebas y progresar, o simplemente para dar un paseo virtual, de ir disfrutándolo poco a poco, es algo que descubriremos cuando tengamos la oportunidad de echarle el guante a la versión final.

Steep5

Para entonces esperamos que el feedback de la beta consiga darle algo más de soltura a sus controles y que la totalidad de su contenido sea suficiente como para justificar su compra. Sea como sea, su anuncio en el E3 no cambia lo evidente, que estamos ante un juego de nicho y que a ‘Steep’ nos vamos a acercar los cuatro gatos que no tenemos dinero suficiente para acercarnos a las pistas los próximos meses. Ahora sólo queda esperar que Ubisoft limpie bien el camino de piedras y placas de hielo antes del 2 de diciembre.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos