Síguenos

ANÁLISIS HALO 4

No sorprende ver cómo Microsoft ha jugado sus cartas con ‘Halo 4’, con una campaña de promoción increíble, una inversión de capital capaz de hacer palidecer a media industria y la creación de un estudio para que la saga ‘Halo’ sea más suya que nunca, para lo bueno y para lo malo. Al menos, después de todo este tiempo esperando, ya podemos decir que la saga pasa por su mejor momento.

Para empezar, lo de que se decidiese no manchar el nombre de ‘Halo 4’ hasta conseguir algo capaz de sorprender a crítica y público, es una estrategia que les ha salido a las mil maravillas. Empiezas el juego y la sensación de proximidad respecto a algo que conoces sigue ahí, sin embargo, una vez te adentras, te das cuenta de que, efectivamente, es otra historia.

No me malinterpretéis, el trabajo de Bungie sigue presente, pero un universo que se nutre constantemente de una mitología que sobrepasa el sector del videojuego tenía que estar a la altura de las circunstancias. ‘Halo 4’ consigue eso llevando más allá todo lo presentado hasta la fecha, pero la principal evolución la encontramos en su campaña.

Vídeo | YouTube

‘Halo 4’, una entrega más madura

Podéis estar tranquilos porque, al menos por mi parte, llegaréis al 6 de noviembre sin conocer ni el más simple detalle sobre su historia. Sin embargo toca hablar de ese crecimiento, y es algo que comprenderéis al instante con la siguiente frase: la historia de ‘Halo 4’ es mucho más madura que las anteriores.

Tiene mucho que ver en ello la historia sobre los orígenes del Jefe Maestro, ahora sí alejada del clásico militarismo y centrada en reflejar que nunca todo es blanco o negro, ni siquiera los personajes. Pese a ello el salto de fe, el concepto respecto al que acaba girando la historia más allá del macguffin que resultan ser los nuevos rivales, sin duda alguna es Cortana.

No sólo guiará la historia y servirá de apoyo al famoso Spartan, también le obligará a soltar más frases de las habituales, lo que acaba suponiendo una relación más cercana entre ambos y el jugador que está a los mandos, más preocupado que nunca del devenir de la pareja. John continúa siendo nuestro enlace con el juego, pero no sería descabellado afirmar que el verdadero protagonismo de la historia pertenece a la inteligencia artificial, más humana que nunca.

ANÁLISIS HALO 4

Los míticos combates siguen ahí

Os seré sinceros, a la hora de jugar valoro más los símbolos y objetos reconocibles que los inventados, por lo que podría decirse que no soy un gran fan de los jetpack, los rifles de plasma o los vehículos intergalácticos. Curiosamente todo eso cambia al jugar a un título de esta saga, la única a la que le permito ese aire de ciencia ficción.

La razón es muy simple, disfruto como un niño con sus combates, con enemigos de una inteligencia artificial tremendamente retadora, intentando despistarte para que sus compañeros te rodeen y obligándote a moverte, disparar y controlar tu posición respecto a la de tus rivales constantemente.

Podéis estar tranquilos porque el trabajo de 343 Industries en este sentido es notable, pero en muchas ocasiones me he encontrado con que dichos enfrentamientos están demasiado limitados por las estructuras de los escenarios. La picardía ofrecida por cualquier rifle francotirador permite que muchas zonas, incluso acercándote al final, pueda ser limpiada sin problemas, y eso es algo con lo que no me encontré en ‘Halo 3’ o ‘Halo Reach’, juegos más dados a plantarte los enemigos en la cara para que desde ahí tengas que buscar la estrategia.

ANÁLISIS HALO 4

Más espectacularidad, pero también más brevedad

Es algo que molesta aún más cuando te percatas de lo realmente corta que es la campaña, algo que no te llevará más de dos tardes cuando le cojas el punto a los nuevos enemigos, sin duda la gran baza de su modo para un jugador. Sin embargo toca volver a hacer uso de lo mencionado anteriormente, nada en ‘Halo 4’ es blanco o negro, la escala de grises acaba afectando también a la valoración.

343 Industries ha demostrado con el inicio de esta nueva trilogía que controlan el ritmo como nadie. Es imposible cansarte de todo lo que haces durante la campaña porque nunca estás demasiado tiempo centrado en una mecánica, desde saltar de los disparos en solitario a los del Spartan guiando a tropas, hasta el uso de vehículos como plataforma de ataque y la reiteración de los mismos siguiendo un fin mucho más banal, el de guiar un punto de la historia con otro con la espectacularidad de una cinta de acción como telón de fondo.

De eso último hablo como jugador más que como fanático de la saga, por lo que el giro hacia una historia más scriptada, más centrada en dejarte con la boca abierta por sus explosiones a 10 centímetros que por sus interminables combates, bien puede convertirse en una herida en la que muchos meterán el dedo si finalmente no encuentran lo esperado.

ANÁLISIS HALO 4

‘Halo 4’ y sus gráficos

Se acabó la escusa de los gráficos para criticar a esta saga, ‘Halo 4’ es toda una delicia a nivel visual y es algo que demuestra de principio a fin. Desconozco si veremos algo más potente en Xbox 360 antes de que el ciclo de la consola llegue a su fin, pero uno se queda satisfecho sólo con ver algunas de sus escenas o paseando por sus escenarios.

Toca tirar de la manta una vez más, y aunque todo lo aquí descrito no es más que una opinión completamente subjetiva, quizá este último punto lo sea aún más. Me molesta que el juego deje a un lado el potencial de los escenarios abiertos y las selvas repletas de vegetación para colocarte en pasillos de naves con poca opción a la exploración.

No es algo que sólo afecte a nivel visual, también lo hace a nivel jugable, y es que no es lo mismo que los nuevos Crawler te persigan trepando por las ramas de los árboles que lo hagan en otras zonas donde el juego vertical está limitado por techos o simples vacíos. Esas estructuras continúan funcionando a las mil maravillas con las tropas del Covenant, pero los Prometheans precisan de algo más para destapar completamente su potencial.

ANÁLISIS HALO 4

Infinity, el multijugador de ‘Halo 4’

Puede que todo lo anteriormente mencionado forme parte de lo que ‘Halo 4’ ofrece, pero el punto en el que 343 Industries y Microsoft se juegan el todo por el todo es en su multijugador. Puedes quedarte embobado con los gráficos o disfrutar como un crío en la mañana de Navidad al subirte a una Mantis, pero lo que queda después de todo, lo que realmente engloba el grueso de horas que ofrece el juego, es su online.

Son normales los temores por la influencia de sagas FPS como ‘Call of Duty’ o ‘Battlefield’, al fin y al cabo dudo que algún jugador de ‘Halo’ quiera ver convertida a la franquicia en un Future Warfare al uso, y aunque sobre el papel la inclusión de los perks, las nuevas clases o el deseo de Microsoft de que nuevos jugadores se sumen a la batalla dan razones suficientes para preocuparnos, a la hora de ponernos a los mandos el espíritu del multijugador permanece intacto.

Tranquilos porque el balanceo entre jugadores sigue siendo el correcto, o al menos eso he podido entrever mientras me peleaba con los servidores del juego y su reducido número de jugadores, algo que cambiará considerablemente cuando el 6 de noviembre llegue a las tiendas y entrar en una partida se convierta en algo instantáneo.

Vídeo | YouTube

La perfecta mezcla entre cooperativo y competitivo

Sí se ha ayudado a que la diferencia entre novatos y veteranos sea más ajustada, limitando el acceso a las armas y otras mejoras por niveles y apoyando la personalización de nuestro estilo de juego con las mencionadas clases. Lo de aparecer en partidas empezadas ya es otra historia, y es algo que la comunidad acabará valorando cuando lleven varios días a los mandos.

Por otro lado la inclusión de las Spartan Ops, distintos grupos de misiones cooperativas con un trasfondo en la historia, que se irán desbloqueando conforme pasen las semanas, me parece un acierto en toda regla. Una demostración más de que el camino de los DLC no siempre tiene que ser de pago, y que cuando una compañía decide apostar por la continuidad de un proyecto más allá de los cuatro primeros días de juego tiene que hacer algunas concesiones.

Teniendo en cuenta que, además, dichas misiones servirán para ganar puntos y trofeos para nuestro personaje del multijugador, las Spartan Ops se convierten en un ejemplo más de lo mucho que quiere mimar 343 Industries a sus futuros usuarios. Ojalá más compañías se atreviesen a dar pasos así.

ANÁLISIS HALO 4

Conclusión

Me paro a pensar en los aciertos y errores de ‘Halo 4’, lo bien que me lo he pasado con sus distintos modos y lo mucho que me han molestado algunas decisiones, y aún así lo positivo acaba ganando por goleada a lo negativo. Puede que no estemos ante una obra maestra, no ante el ‘Halo’ definitivo que necesitaba la saga con este cambio, pero es innegable que tanto Microsoft como 343 Industries están en el camino correcto para alcanzar esa excelencia.

Vídeo | YouTube

Halo 4 | Xbox 360

Halo 4
  • Plataformas: Xbox 360
  • Desarrollador: 343 Industries
  • Distribuidor: Microsoft
  • Lanzamiento: 6 de noviembre de 2012
  • Precio: 64,95 euros

Halo 4 supone el inicio de una nueva trilogía de la saga, esta vez a manos de 343 Industries, y en todo momento queda muy claro que la franquicia aún tiene mucho camino por recorrer y margen para sorprender. Si eres fan del Jefe Maestro, esta entrega te va a encantar.

En VidaExtra | ‘Halo 4’ y el tráiler de primera temporada del modo Spartan Ops. Muchas horas de juego extra, ‘Halo 4’ eleva el listón y se convierte en el juego más caro producido por Microsoft

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios