Compartir
Publicidad
Análisis de The Division, el juego que encantará a los Destiny-haters
Análisis

Análisis de The Division, el juego que encantará a los Destiny-haters

Publicidad
Publicidad

A lo largo de todos estos meses, 'The Division' ha sido uno de los juegos que más expectación ha suscitado, por lo que no nos extraña que acabe de batir récords de Ubisoft en su lanzamiento. Tanto en físico como en digital, es el título más vendido en sus primeras 24 horas de vida de la compañía.

La compañía francesa apostó muy fuerte con esta IP de Tom Clancy, y mucho nos sorprendió en su momento con su espectacular presentación del E3 2013. Pero hace un par de días llegó su prueba de fuego, la de su puesta a la venta en PC, PS4 y Xbox One, y nosotros os dimos nuestras nuevas impresiones tras 10 horas de juego. Ahora llega nuestra valoración final.

Y lo cierto es que no ha cambiado mucho en este plazo de 48 horas. Los fallos siguen ahí y nos han quedado más patentes sus lagunas, relacionadas principalmente con la nula variedad de jefes finales, que tienden a repetirse en exceso en las misiones de la historia y con una táctica en ciertas ocasiones poco imaginativa (¿Que ya no es un reto un jefe final? Te ponemos dos).

Aunque por otro lado, sí que aporta suficiente variedad en los parajes y en los objetivos de cada misión como para que la expectación no decaiga y no soltemos el mando. Es un juego que atrapa y en el que siempre tendremos cosas que hacer, bien sea en forma de misiones secundarias o encuentros, y en donde notaremos que estamos evolucionando con cada nivel.

'The Division' es un juego que va a más según profundizamos con él y que a la vez se hace más divertido cuanto mejores seamos (por todo lo que vamos desbloqueando, que no es poco), aunque sus fallos de lanzamiento impiden que lo cataloguemos como un imprescindible. Pero sin duda estamos ante una IP de Ubisoft con buenos cimientos de cara al futuro.

Hola de nuevo, agentes de The Division

100316 Division 01

El inicio de esta aventura con leves dosis de MMO nos lleva, como recalcamos hace unos días, hasta Brooklyn. Aunque es una zona que viene a ser una primera toma de contacto, a modo de tutorial, para que tengamos claros los conceptos de 'The Division'.

Es un shooter en tercera persona que copia automatismos de los RPG, como el loteo del Diablo (blanco, verde, azul, violeta y naranja; de peor a mejor objeto) y la posibilidad de equipar distintas habilidades, con las que cambiará el estilo de nuestro Agente (de médico de campo a apoyo con torretas automáticas, por ejemplo). Se trata, además, de un juego que requiere conexión obligatoria a Internet (ya lo sabíamos desde que se anunció, pero lo recalcamos para los despistados), por lo que no podremos jugarlo offline aunque queramos disfrutarlo en solitario.

Esto último se torna vital sabiendo que estos días los servidores de 'The Division' no andan finos. Ayer estuve en sesión non-stop desde la mañana hasta la noche, y sí que es cierto que me encontré con menos problemas que el martes (el lunes me fue bien), pero tuve caídas puntuales.

Se trata de un juego que requiere conexión obligatoria a Internet, por lo que no podremos jugarlo offline aunque queramos disfrutarlo en solitario.

Por suerte esta vez fueron más permisivas y no me afectaron al final de las misiones. El caso es que no es de recibo que en un juego de estas características tengamos que aguantar este tipo de errores. Ubisoft debería ponerse las pilas, máxime teniendo en cuenta la gran afluencia de jugadores que está teniendo estos días y los muchos que a buen seguro se unirán con el paso de las semanas.

Que sea un juego online no significa, en cualquier caso, que no lo podamos jugar a nuestra bola, en solitario, sin unirnos a otros agentes. No es muy complicado si somos prudentes (otra historia es en nivel difícil y en los desafíos, aunque ahí ya se presupone que estamos curtidos y en nivel 30), pero la gracia, de todas formas, es poder disfrutar la aventura con otros.

Y aquí 'The Division' nos lo facilita de diversas maneras. O bien desde el menú del agente, viendo qué amigos están conectados (para que se unan o nos unamos a la patrulla), desde el mapa (para saber dónde se encuentran), o bien desde los pisos francos y su matchmaking (esto último, también desde cada misión). A diferencia de 'Destiny', su mayor rival, a lo largo de Manhattan, lugar donde se desarrolla el grueso de la historia, veremos en todo momento por el mapa a nuestros contactos. Pero no dentro del propio juego. Veremos sus fantasmas, por decirlo de algún modo, hasta que estemos en la misma patrulla. Y lo que sería la Torre de 'Destiny' lo tendríamos en los pisos francos de los distintos barrios de Manhattan.

La Base de Operaciones, nuestro punto de partida

100316 Division 02

La Base de Operaciones de 'The Division', como ya detallamos en otras ocasiones, es nuestro punto de partida principal y desde donde progresaremos como Agentes. Esta base, además, es única para cada jugador. Sólo podremos entrar nosotros y todas las mejoras que realicemos serán únicamente para nuestro Agente. Y esto será, como explicamos anteriormente, gracias a las distintas alas.

Habrá tres tipos de misiones principales en Manhattan: las del ala Médica (color verde), las de Tecnología (naranja) y las de Seguridad (azul). Cumpliendo estas misiones, o los Encuentros ("misioncillas" que reportan menos recursos), obtendremos suministros relacionados con ese ala específica y que podremos usar después para comprar mejoras de dicha ala.

Estas mejoras se reflejarán en la Base de Operaciones, habilitando nuevas zonas. En muchos casos serán detalles meramente estéticos, mientras que en otros nos aportarán más cosas realmente útiles, como una tienda con mejores armas o una galería de tiro. Además, por cada mejora de un ala obtendremos talentos y ventajas, además de ciertas habilidades. O dicho de otro modo, no seremos unos Agentes competentes sino mejoramos las distintas alas de la Base de Operaciones.

Podremos intercambiar las habilidades en cualquier momento

Inicialmente sólo podremos tener dos habilidades activas, pero en cualquier caso, podremos intercambiarlas en cualquier momento. A veces interesará tener un espray de primeros auxilios junto con una bomba adhesiva, mientras que en otras situaciones vendría bien tener como complemento una torreta automática junto con un pulso (un escáner de la zona de combate que aporta mejoras de daño a los Agentes). Contra un jefe final, un francotirador que si me daba me dejaba con un punto de vida, casi de modo literal, al final acabé optando por la torreta y me salvó la vida. Y para este tipo de modificaciones se tarda tan solo unos segundos.

Otra historia son los talentos, que personalmente me parecen muy limitados. Aquí inicialmente tenemos únicamente una ranura (las otras tres se desbloquean en los niveles 15, 25 y 30), por lo que tan solo podemos escoger un talento. ¿Y qué aportan los talentos? Os preguntaréis. Pues bonificaciones de todo tipo y de forma pasiva.

Por ejemplo: si matamos a un enemigo con nuestra arma de mano (puede ser una pistola o una escopeta y con munición infinita), recibimos 30 disparos para el arma principal; o la de Camarada, una de las que más usé, que tras revivir a un Agente reducimos el daño al 50% durante 10 segundos. La pena es eso, que siendo nivel 30 tan solo tendríamos 4 ranuras, y en total hay 24 talentos (8 por cada ala).

Llama la atención, por contra, que todas las ventajas son pasivas y no hace falta escogerlas: se activan todas a la vez a medida que las desbloqueamos en cada ala. Éstas se centran en mejorar la capacidad de los botiquines, la protección vírica, aumentar los porcentajes de experiencia y dinero, y un largo etcétera.

Todo lo que podemos hacer por Manhattan

100316 Division 03

Decíamos inicialmente la nula variedad de jefes que hay en 'The Division'. Esto también se aplica a las distintas clases de enemigos, que por facciones se dividen en Rioters, Cleaners, Rikers y Last Man Battalion. Básicamente se dividen en los que van a saco y atacando cuerpo a cuerpo, los que optan por subfusiles o rifles de asalto, los que están equipados con lanzallamas o los francotiradores.

Eso sí, la Inteligencia Artificial de los enemigos es digna de elogio, puesto que en niveles avanzados no dudarán en flanquear nuestra posición buscándonos las cosquillas. Y ya no digamos en la Zona Oscura, donde se juntan los de élite y de mayor rango. Ahí se torna una misión suicida si vamos solos.

Pese a que en este sentido 'The Division' no pueda ofrecer mucha variedad (al fin y al cabo se ciñe a un entorno real asolado por una pandemia: no hay aliens, ni zombis ni criaturas raras, sino que todos son humanos, con mayor o menor grado de locura), donde destaca realmente es en lo bien aprovechado que está el distrito de Manhattan. Ya quedamos embobados en la beta y en la versión final nos hemos rendido de nuevo. Ofrece más profundidad de la que se puede ver a simple vista y los entornos no se repiten. Cada misión es un mundo, por lo que se palía en cierto modo esa escasez de enemigos al crear nuevos retos en entornos completamente distintos. Por ejemplo, el del Emporio de Broadway, una de las misiones del ala Médica con recibimiento más "caluroso".

El distrito de Manhattan ofrece más profundidad de la que se puede ver a simple vista.

En los Encuentros, por contra, sí que peca de repetitivo el juego al tener unos objetivos más estándar, como el de defender una posición aguantando oleadas de enemigos, encontrar muestras de virus, o despejar una fortaleza enemiga. Aunque también son misiones de corta duración y no se hacen pesadas.

A mayores tenemos las misiones secundarias, que no reportan ningún suministro para las distintas alas de nuestra Base de Operaciones, y que sí resultan frescas, con otro tipo de objetivos únicos. Algunos juegan con los ECHO, una tecnología que recrea, mediante Realidad Aumentada, una escena vivida en el pasado con la que recabar pistas, y otros en restablecer la energía de un barrio. Son una buena forma de ganar importantes cantidades de experiencia, especialmente en niveles avanzados.

También podemos ayudar a algunos civiles que rondan las calles dándoles agua o barras energéticas, como si de un 'Mad Max' se tratase, ganando experiencia y una vestimenta. Ahora bien, las calles de Manhattan a veces parecen algo desiertas y podremos recorrer medio kilómetro sin encontrar a ningún enemigo. En este sentido, se agradecería algo más de vida a pesar de estar ante una pandemia que no para de cebarse vidas humanas al no encontrar una cura.

La Zona Oscura de The Division, donde está la fiesta

100316 Division 04

A lo largo de todo Manhattan tendríamos la experiencia en solitario y cooperativa. Pero también, dentro de esa isla de Nueva York, se encuentra la llamada Zona Oscura, un lugar en quarentena que vendría a ser el PvP de 'The Division', esto es, el modo competitivo y sin ley.

Podemos aventurarnos en solitario (nada recomendable) o bien en compañía de otros Agentes. O entrar solos pero haciendo alianzas después con otra gente. El caso es que es una zona muy dura y donde conseguiremos el mejor botín. Ahí están los enemigos de mayor rango y cofres especiales que solamente podremos desbloquear consiguiendo el nivel necesario de la ZO (Zona Oscura).

La gracia de esta zona, como ya explicamos anteriormente en nuestras primeras impresiones con la beta, es que todo el botín que consigamos estará contaminado. Si queremos asegurarlo, habrá que extraerlo primero, y para ello habrá que lanzar una bengala en cualquier punto de extracción. Se iniciará una cuenta atrás hasta que venga el helicóptero para asegurar esos objetos... pero también el resto de enemigos, bien sean de la IA u otros jugadores. Y ahí es donde se montan los mayores festines de balas.

En la Zona Oscura se montan los mayores festines de balas.

Cabe decir que si no realizamos la extracción y nos salimos de la Zona Oscura, perdemos los objetos que hayamos conseguido. Es más, si nos matan, también damos pie a que cualquier jugador pueda conseguir ese botín logrado en la ZO. De ahí la importancia de la extracción. Sin olvidar que al morir también perdemos un poco de dinero y experiencia del rango de la ZO.

Es el modo más divertido si nos va el juego online competitivo, pero a la vez el que más nivel requerirá para salir de ahí con garantías. Lo recomendable será centrarse primero en la historia y cuando tengamos (o creamos tener) un Agente competente, adentrarse después en la Zona Oscura para obtener mejor equipo.

La opinión de VidaExtra

La pena es lo comentado al inicio: por ahora los servidores de Ubisoft no van muy finos. Ayer pude jugar sin descanso y casi sin errores, pero tuve un par de caídas, y precisamente una de ellas fue en la ZO. Y en un juego de estas características, no puede fallar un aspecto tan vital.

Pese a todo, 'The Division' es un juego que engancha y que tiene mucho recorrido por delante. No sabemos si conseguirá superar al gigante de Bungie, pero sus números van por buen camino. Cuando Ubisoft tome nota de los errores que hemos explicado en nuestro análisis y en nuestras impresiones de hace unos días, otro gallo cantará.

The Division

The Division

Plataformas PC, PS4 (versión analizada) y Xbox One
Multijugador Sí, online (hasta 24 jugadores)
Desarrollador Ubisoft Massive
Compañía Ubisoft
Lanzamiento 8 de marzo de 2016
Precio 49,90 euros (PC) y 59,90 euros (PS4 y Xbox One)

Lo mejor

  • La ambientación de Manhattan
  • Las mejoras de la Base de Operaciones
  • Lo salvaje que resulta la Zona Oscura

Lo peor

  • Los servidores no están al 100%: siguen teniendo caídas puntuales
  • Escasa variedad de jefes
  • Pocas ranuras para tantos talentos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos