Sigue a

CoD

Imagina que son los años sesenta y te acaban de lanzar en pleno Vietcong para que acabes con unos cuantos “charlis”. No sólo eso, además tendrás que desactivar una cabeza nuclear, rescatar a unos rehenes e impedir un bombardeo sobre suelo estadounidense. Aterrizas, miras tu arma y te das cuenta de que es una pistola de agua. Sin agua. ¿Te sentirías engañado? ¿estafado? ¿traicionado quizá? Bienvenido al análisis de ‘Call of Duty: Black Ops Declassified’ para PS Vita.

Puedo prometer y prometo…

Sony E3

Yo estaba allí, sentado en la fila 15, justo en el meollo de la presentación de Sony en el último E3. Tocaba hablar de PS Vita y ver qué tenía la compañía guardado en la chistera para intentar darle un pequeño empujón en ventas a su consola portátil. Un titulo rompedor, una gran franquicia, un “must-have” pensaba… y de repente Activision salió a la palestra.

Una experiencia genuinamente ‘Call of Duty’ pero en la palma de la mano y que aprovechaba toda la potencia de PS Vita. Un ‘Call of Duty’ propio que se lanzaría junto al esperado ‘Black Ops II’ y que vendría a ser el nexo de unión entre los dos últimos juegos de Treyarch. ¿Qué podía salir mal?

Pues después de jugar a ‘Call of Duty: Black Ops Declassified’ puedo confirmar que todo. Bueno, los menús se salvan.

Un modo campaña de una hora

CoD

Este ‘Call of Duty: Black Ops Declassified’ navega entre dos aguas. No sabe exáctamente quién es o qué demonios quiere conseguir. Intenta ser un poco de carne y un poco de pescado quedándose en una plasta incomible.

Empecemos por el modo campaña. Un modo que nos presenta, sin línea argumental alguna, diez misiones que deberemos superar. Algunas encarnando a Frank Woods y otras a Alex Mason (los dos protagonistas del primer ‘Black Ops’) ya que se supone que lo que narra este juego sirve de nexo entre el primer ‘Call of Duty: Black Ops’ y el segundo que acaba de salir.

Cada misión se supera en una media de cinco minutos. Un intento por dotar a la franquicia de un acabado propio de un juego para móvil, como queriendo beber de la influencia que han aportado los juegos iOS en los últimos años. Partidas cortas y rejugables si quieres obtener la máxima calificación. Más adelante veremos que no es lo único que lo asemeja a un juego de iOS.

Son diez misiones las que conforman el juego así que echando números estamos ante un modo campaña de 50 minutos. O mejor dicho, estaríamos ante un modo de campaña de 50 minutos si no fallaran tantas cosas que imposibilitan el avanzar de un modo lógico. Como falla el control, la IA de los enemigos, las coberturas, la progresión de dificultad del juego o el diseño de las fases puede durar unos 100 minutos. Pero claro, 100 minutos conseguidos a base de intentarlo una y otra vez hasta casi perder los nervios.

A eso influye uno de los trucos más bestias en diseño de fases que he visto en los últimos tiempos. ¿Cómo alargar el tiempo de juego? Lanza fases de 5 minutos y no pongas “check-points”. Repito, no hay “check-points”. Así que si te matan al final de la fase tendrás que empezarla desde el principio.

El ‘Call of Duty’ menos espectacular de todos

CoD2

¿Se puede desarrollar un juego del estilo ‘Call of Duty’ en una plataforma móvil? Ya sabéis lo que eso implica. Explosiones por doquier, momentos épicos, cinematográfico a tope, tiroteos a muerte en zonas acotadas, escenarios variados y en resumen, un “Wow moment” cada pocos minutos. ¿Se puede? Es triste decirlo pero Gameloft nos ha enseñado que sí.

‘Modern Combat 3’ es un ‘Call of Duty’, con todos sus ingredientes, diseñado para funcionar en una tableta o en un smartphone y que cumple lo que promete. En cambio este ‘Call of Duty: Black Ops Declassified’ hace todo lo contrario.

Los gráficos parecen provenir de un juego de iOS de hace un par de años. Eso sí, bañaditos con un shader de “bloom” para que parezca un poco “next-gen”. Las texturas tienen una calidad bajísima, la iluminación es terrible y monótona, todo parece teñido con un color marrón tanto si juegas en Rusia como si juegas en el Vietcong, da lo mismo. Todo parece igual.

Los escenarios son pequeños (a veces demasiado y entorpecen el movimiento del jugador), con pocos detalles, y muy baja poligonación. Siempre en zonas cerradas que ni se esfuerzan en disimular. Me niego, me niego a pensar que detrás de esto ha habido un estudio completo del arte que debería tener este juego.

Cod3

No puede ser que con las limitaciones de un iPad en Gameloft se las apañen para entregar escenarios vistosos, coloridos, muy variados y que roban el show desde el primer momento y un juego que llega con la marca de Activision y la franquicia ‘Call of Duty’ tenga este acabado. La sensación en general es que está infra producido. ¿Puede que al juego le quedasen todavía siete u ocho pasadas para salir a la venta? A nivel de arte puede ser.

Los enemigos. Esa familia de hermanos gemelos casi infinitos que estamos exterminando. En el juego he llegado a contar 4 modelos de enemigos diferentes. Lo demás son variaciones sobre el mismo tipo. Pero variaciones del estilo: uno lleva sombrero y el otro no. Además es curioso como algunos personajes tienen un acabado bueno y otros parecen estar a medio hacer. Al igual que algunos detalles de los escenarios. Como os decía antes, al juego parecen faltarle meses para pulirlo o haber sufrido un proceso de desarrollo muy complicado. Si no no se entiende.

Lo que más duele en este aspecto es que un juego como el de Gameloft, que no es perfecto ni mucho menos pero sí está hecho con mimo, cuesta unos 5 euros. Este ‘Call of Duty: Black Ops Declassified’ cuesta casi diez veces más.

Todos esos fallos que lastran la experiencia

CoD4

Empecemos por la IA de los enemigos y el comportamiento que estos tienen cada poco tiempo. A veces dará la sensación de que luchas contra Chuck Norris y otra de que lo haces contra Forrest Gump. Así de inconsistente es la inteligencia artificial que mueve los hilos de los enemigos que te rodean.

Enemigos capaces de acribillarte a balazos desde la distancia sin fallar ni un tiro o de quedarse quietos a dos metros de ti, darse la vuelta, enseñarte su espalda y esperar amablemente a que los cosas a balazos. Otros enemigos, sin verte, sabrán que estás cerca y empezarán a disparar contra la pared que os separa. Tu no sabrás el motivo claro, pero ese tío debía tener algo contra esa pared.

Luego lo descubres. Las balas, en ocasiones, traspasan esa pared y te acribillan. Una situación terrible que se sucede a lo largo de todo el juego. Puedes estar detrás de una pared, de un coche o de una placa de acero. A veces las balas traspasarán el objeto que te cubre, mandarán a hacer puñetas a su caja de colisión y te aniquilarán. Tenlo en cuenta.

PS Vita

Por cierto, el juego no permite hacer capturas de pantalla con el sistema tradicional así que es imposible que os pueda enseñar el aspecto real del mismo. Tendremos que conformarnos con las pantallas promocionales que se han ido distribuyendo.

El sistema de auto apuntado, clave en títulos como este aunque se controle con dos joysticks, es una auténtica risión. Debería intentar paliar el hecho de que el control no funciona del todo bien y que parece acelerado desde el principio. Pero no lo hace siempre. En ocasiones funciona bien y nos permite liquidar al enemigo con facilidad, en otras apunta a donde le da la gana y provoca que no acertemos un sólo balazo. Igual que cuando nos disparan.

La animación de impacto es más importante que la corrección de la mirilla de apuntado mientras nos acribillan así que no podemos acabar con un enemigo en plan salvaje mientras aguantamos una lluvia de balas. Eso tan clásico de los ‘Call of Duty’ aquí se va a tomar viento. ¿Solución? Correr con el rabo entre las piernas y esperar en una zona segura a que se recargue la vida. Un error clave de diseño y desarrollo cuando a veces te dan un determinado tiempo para salvar rehenes.

COD

He visto cosas que jamás creeríais. Enemigos atravesando una pared, otros corriendo hacia mi de espaldas, algunos valientes que salen corriendo tras yo lanzarles una granada y luego vuelven a sus posiciones a los pocos segundos antes de que esta explote, granadas que aparecen bajo mis pies y explotan sin previo aviso, balas que atraviesan paredes y acaban conmigo con un sólo impacto, zonas abiertas por las que no puedo pasar aunque no haya realmente nada que me lo impida, avisos que pausan el juego en medio del momento clave de una partida offline en los que se me informa de que he perdido conexión Wi-fi (¿?)… en resumen un auténtico despropósito.

El modo multijugador salva un poco la papeleta… si te consigues conectar


Una vez conectado a una sala y gracias a los múltiples modos de juego que vienen por defecto puedes acabar disfrutando de unos momentos más o menos divertidos. El online no es como el de un ‘Call of Duty’ de toda la vida pero sí tiene cierta gracia. Entre lo cafre que es la gente y los errores del juego las situaciones hilarantes se suceden y oye, uno acaba enganchándose.

El problema es acceder a jugar. En tres días sólo lo he conseguido dos veces de las más de doce que lo he intentado. Salas que no se llenan, partidas de las que me expulsa sin empezar, conexiones de más de media hora para lograr entrar… entiendo que este tipo de problemas pueden ser algo puntual ya que el juego lleva unos días a la venta y aunque no es lo deseable puede ocurrir. En unos días volveremos a ver si se ha estabilizado el asunto o sigue igual.

Resumiendo

Este tipo de juegos no es lo que PS Vita necesita. Más que un soplo de aire fresco representa una losa con la que la consola de Sony tendrá que convivir hasta que otro ‘Call of Duty’ nos devuelva la alegría. O en Sony se ponen las pilas o el futuro empieza a ponerse negro si no llegan nuevos juegos que demuestren el verdadero potencial de la portátil.

Pero centrándonos en ‘Call of Duty: Black Ops Declassfied’ no podemos negar la evidencia. Es un juego infra producido, repleto de bugs, inconsistente y lejos de lo que esperábamos al tratarse de la franquicia ‘Call of Duty’. 50 minutos de juego en modo campaña, 100 siendo optimistas y por culpa de los errores y la falta de “check points”, no dejan al título de Nihilistic y Activision en muy buen lugar.

Quizá se arreglará mediante parches, quizá lo entierren en el desierto de Arizona como hicieron el el videojuego de ET, lo único que está claro es que ni esto es un ‘Call of Duty’ ni se merece que paguemos casi cincuenta euros por él.

Vídeo | Youtube

Call of Duty: Black Ops Declassified | PS Vita

Call of Duty: Black Ops Declassified
  • Plataformas: PS Vita
  • Desarrollador: Nihilistic
  • Distribuidor: Activision
  • Lanzamiento: Ya disponible (13 de noviembre)
  • Precio: 44,95 euros

Call of Duty: Black Ops Declassified es el intento de llevar la experiencia ‘Call of Duty’ a la portátil de Sony. Lo malo es que se queda en eso, un mero intento que se queda en un juego del montón. Y en ocasiones ni eso.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

36 comentarios