Compartir
Publicidad
El día a día en la vida de un matón de Konami
Industria

El día a día en la vida de un matón de Konami

Publicidad
Publicidad

Konami no está pasando por su mejor momento si hablamos de lo que representa para los jugadores en la actualidad. Ha sido una compañía muy querida y respetada durante años gracias a sagas muy potentes y amadas como 'Castlevania', 'Metal Gear' o 'Silent Hill'.

Es una verdadera lástima que, debido a ciertas decisiones empresariales, se haya visto transformada en poco menos que el mismísimo diablo. Y hablando de esto, en VidaExtra nos hemos querido imaginar cómo es el día a día en la vida de un matón de Konami.

07:00h - Suena el tema principal del 'Metal Gear Solid' en el despertador. El Señor K abre los ojos muy rápido, no necesita desperezarse. Se levanta dando un salto. Va vestido. Y bien peinado.
07:01h - Se lava los dientes. Uno puede ser un matón profesional que duerme trajeado, pero la higiene bucal es importante. Eso es algo que el Señor K aprendió de muy joven.
07:06h - Desayuna. Mastica los clavos firmemente. Bebe un poco de nitrógeno líquido, que siempre va bien por las mañanas. En las noticias alguien dice algo en tono ofendido sobre unos premios celebrados un par de semanas atrás a los que no asistió Kojima. Sonríe.
07:11h - Vuelve a lavarse los dientes. El óxido de algunos clavos no es bueno para la salud de sus piezas dentales.
07:16h - Revisa Twitter en busca de mensajitos que haya podido dejar caer Kojima. Quiere comprobar que ese tipo al que muchos consideran un genio no está largando más de la cuenta.

07:20h - Al parecer, Kojima sólo ha estado twitteando fotos de comida. Todo en orden.
07:21h - Coge las llaves de casa, las del coche y se mira en el espejo antes de salir. Hora de trabajar.
07:23h - Vuelve a entrar en casa. Se había olvidado su amuleto de la suerte, una figurita de Pyramid Head.
07:25h - Arranca el coche y pone la radio a todo volumen. Suena C-ute, su banda favorita. Decide no sacar la cabeza por la ventana porque en el parking hay columnas.


08:30h - Aparca delante de su primer destino del día, un salón repleto de máquinas de pachinko.
08:35h - Le está retorciendo el brazo al dueño de la sala. Hay una máquina nueva y no es de Konami. La próxima vez no será tan amable.
08:40h - Joder, le encanta retorcer brazos. Ahora, de nuevo en el coche, hace una búsqueda en Twitter usando los términos “fuck konami” mientras escucha a C-ute. “Como encuentre tweets en los que figure la ubicación se van a enterar”, piensa mientras suelta una sonora carcajada.
11:02h - “Mierda”, piensa alterado. Bueno, quizás no tan alterado como cabría esperar, sólo un poco. Se quedó dormido mientras leía Twitter (se ve que esto pasa mucho en general). Mira por la ventanilla, pero todo parece tranquilo a su alrededor. Se recompone un poco. Ha soñado con Kojima subido a un caballito en una instalación circular de feria de pueblo. A su lado, en otro caballo igual de falso, un tipo de huesos fuertes (a él le gusta esa expresión) con gafas y barba gritaba “SILENT HIIIIIIILSS JAJAJAJAJAJAJA”. Todo muy sórdido, todo muy turbio.
13:16h - “Mierda”, piensa de nuevo. Se había vuelto a dormir y si no se daba prisa llegaría tarde a su siguiente cita.
14:00h - El Señor K entra en las oficinas de Konami muy erguido y sin quitarse las gafas de sol. Los empleados saben quién es y lo miran aterrorizados. Más o menos. Saben lo del Señor K y su debilidad por la música de C-ute. Creen que ya es mayorcito para esas cosas, pero cualquiera le dice algo.
14:06h - Está en la sala de seguridad verificando las imágenes captadas durante el día anterior por las cámaras instaladas en las oficias para vigilar a los empleados. Sabe cómo tiene que actuar si detecta alguna irregularidad como que alguno de ellos vaya al baño, ose ingerir alimentos en horario laboral o haga fotocopias de Dragon Ball para vendérselas a los colegas.
14:08h - Le está retorciendo el brazo a uno de los contables de Konami por haberse reído con una foto twiteada por Kojima. La foto de su cena.
15:00h - Hora de almorzar. Está de nuevo en casa, engullendo tuercas a buen ritmo. No le gusta comer fuera, sus preferencias culinarias son un tanto complicadas de satisfacer. Acompaña el rico manjar con un poco de zumo de pomelo con unas gotas de lejía, que va muy bien para hacer la digestión.
15:30h - Siesta.
18:13h - Lleva una hora jugando al ‘Halo 5’, uno de sus secretos mejor guardados. Eligió CheeseBurger77 como gamertag en un intento de despistar al personal.
19:15h - Abre el portátil y entra en Twitter dispuesto a llevar a cabo su habitual rutina de atacar a Kojima desde varias cuentas falsas. Amenazas, insultos y fotos de Guillermo del Toro acompañado de otras personas que no son Kojima suelen ser sus ataques favoritos.
20:52h - Se da una vuelta por Internet para asegurarse de que no haya fans intentando hacer remakes tontos. Les partiría la cara a todos.
21:34h - Está exhausto. Retorcer brazos está bien, pero eso de linchar a alguien en Twitter usando decenas de cuentas distintas puede llegar a ser agotador.


22:00h - Ha intentado copiar sin suerte el plato fotografiado por Kojima para cenar. Se conforma con un bol de cereales. Los clavos y las tuercas están bien durante el día, pero por la noche hay que cuidarse un poco. Mientras cena repasa mentalmente lo que tiene que hacer al día siguiente... que es más o menos lo mismo que ha hecho hoy.
23:58h - Tras haberse quedado un poco traspuesto en el sofá, decide afilar dos o tres cuchillos por si las moscas.
00:01h - Se lava los dientes y se acuesta.
07:00h - Suena el tema principal del 'Metal Gear Solid' en el despertador. El Señor K abre los ojos muy rápido, no necesita desperezarse. Se levanta dando un salto. Va vestido. Y bien peinado.
07:17h - Está repasando Twitter. Cree estar soñando cuando lee algo acerca de que Sony ha fichado a Kojima o no sé qué.
07:18h - No estaba soñando.
07:19h - Los vecinos del edificio donde reside el Señor K dan un respingo sobresaltados al escuchar el alarido fuerte y cavernoso de algún ser de otro mundo que no logran identificar.

Cualquier parecido con la realidad del día a día de un matón de Konami, si es que existen, es pura casualidad. Pero no, no existen. Tranquilos todos. Kojima sí existe y pone fotos de comida. Fotos muy chulas con viandas de vivos colores.

En VidaExtra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos