Sigue a Vidaextra

Double Fine

Shut up and take my money!

La jugada realizada por Double Fine para financiar de forma colectiva su nueva aventura gráfica a través de Kickstarter no ha dejado indiferente a nadie, y más aún después de ver el rotundo éxito que ha cosechado. La compañía se propuso alcanzar una cifra de 400.000 dólares antes del 13 de marzo para poner en marcha su proyecto, y en menos de un día ya había superado el millón de dólares.

Ahora mismo la cantidad se sitúa en 1.270.000 dólares y no deja de crecer cada vez que actualizo la página, así que podemos decir que han conseguido en menos dos días dinero suficiente para desarrollar el juego y dos entregas más, si se lo propusieran. De esta forma,Tim Schafer y sus chicos han logrado pasar por encima de las compañías distribuidoras, las cuales lógicamente solo están dispuesta a poner dinero en proyectos de los que esperen rentabilidad.

Ahorrándose el intermediario, Double Fine ha conseguido también una libertad creativa total para este proyecto, que no se verá sometido a ningún tipo de presión para hacerlo más comercial o accesible al público. Y eso por no hablar del gigantesco reclamo publicitario que todo esto ha supuesto ya. ¿Estamos ante una nueva era para la industria de los videojuegos? Antes de llegar a tal conclusión, creo que será necesario poner en claro algunos puntos.

El efecto llamada de la novedad

Double Fine

Lo nuevo siempre resulta llamativo, y la posibilidad de tomar parte en algo que nunca se había hecho antes es atractivo suficiente como para conquistar a miles de personas. Double Fine podría haber conseguido su objetivo igualmente si lo de la financiación en masa de videjuegos ya se hubiera probado antes, pero es obvio que no lo habría hecho con una respuesta del público tan rápida y descomunal.

Hay que tener en cuenta también que Tim Schafer es un tío que cae bien, su compañía cuenta con las simpatías de los usuarios y para los jugadores de la vieja escuela tiene un gancho inevitable. Si esto lo hubiera propuesto alguien desconocido o menos querido por los usuarios, estoy seguro de que los resultados también habrían sido bien diferentes.

No quiero con ello quitarle mérito a la jugada, sino todo lo contrario. Ser la punta de lanza también es muy complicado y te arriesgas a que la gente no comprenda tu propuesta, cosa que aquí evidentemente no ha pasado. Pero del mismo modo es obvio que en un hipotético futuro donde surgieran varias peticiones así a la semana, la gente no estaría tan dispuesta a soltar su dinero con esta alegría.

Válido sí, pero no para todos los casos

Tim Schafer

El desternillante vídeo publicado por Double Fine para promocionar la campaña en Kickstarter refleja muy acertadamente un hecho: hay sectores concretos de fans dispuestos a poner dinero sobre la mesa para que se lancen juegos que no gozan del visto bueno de las grandes distribuidoras, como por ejemplo las aventuras gráficas a la antigua usanza. En un caso así, se facilita la tarea de encontrar gente que quiera financiar el proyecto, ¿pero de verdad creéis que habría una muchedumbre dispuesta a pagar pora que se desarrolle un shooter clónico más?

Por tanto, queda claro que la idea de la financiación en masa funciona, pero solo para situaciones así de concretas. Estudios con libertad de movimientos, con reconocimiento por parte de los usuarios y con propuestas que se salgan de la tónica que marca el gran mercado. En esa línea, podéis apostar a que veremos otros casos así próximamente, pero poco más allá.

Para el éxito de estas futuras propuestas será necesario también que no se produzca una saturación, pues como he comentado antes, encontrar demasiadas acciones así cansará a la gente y no habrá tanto dinero para repartir entre todos. Por ello, no creo que se vaya a producir una revolución que sacuda los cimientos de la industria, pero sí el posible inicio de una forma alternativa de hacer las cosas que, solo de vez en cuando, podrá llegar a dar frutos como el de Double Fine.

En VidaExtra | Double Fine pretende desarrollar un juego con financiación colectiva

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios