La PS4, el juego en la nube, y la utopía de la plataforma única

Sigue a

Gaikai

¿Cuándo fue la primera vez que oímos hablar de la plataforma única? No importa, todavía sigue siendo una utopía. Mucho se ha fantaseado con la posibilidad de disponer de una máquina, sea cual sea su forma, que nos permita acceder a todos los juegos del mercado sin la necesidad de que haya dos o tres marcas compitiendo por ver cuál de ellas se lleva más usuarios a su terreno (ojo, no hablo de favorecer monopolios, sino del ideal de plataforma única).

De alguna forma, ni que sea tangencial, se ha intentado, no obstante. Ahí tenéis a OnLive, una propuesta que de momento no ha dado los frutos esperados (tuvo que despedir a la mitad de sus empleados y ser adquirida por otra empresa para no desaparecer) y que propone el acceso a un catálogo de juegos sin necesidad de disponer de una máquina determinada, ya que estos se ejecutan en servidores remotos. Lo único que necesitamos es una pantalla y un dispositivo que haga de puente entre nosotros y dichos servidores: un terminal tonto, un PC, una tablet, una Smart TV, etc.

Pero también está Gaikai, un servicio que ofrece algo similar a OnLive pero al que las cosas le han ido mucho mejor. David Perry, creador de ‘Earthworm Jim’ y fundador del mítico estudio Shiny Entertainment, es uno de los cofundadores de Gaikai. Un tipo cuya sonrisa se ha tornado imborrable, si no lo era ya, desde que Sony comprara Gaikai por 380 millones de dólares en julio de 2012.

Y con todo esto, el tema de la plataforma única sigue siendo algo por ahora inalcanzable: las exclusivas siguen siendo exclusivas y no hay forma de acceder a ellas si no es desde la plataforma para la que han sido lanzadas. Ni la nube ha cambiado esto, por ahora.

Sony y el juego en la nube

Estamos de acuerdo en que la plataforma única es una utopía, visto lo visto, pero Sony ha dado un paso muy importante al adquirir un servicio como Gaikai y ha trasladado parte de la guerra a otro terreno: el de la tecnología en la nube. Este movimiento fuerza a Microsoft a mover ficha. La compañía de Bill Gates cuenta con su propia plataforma de servicios en la nube, pero hasta ahora la ha estado usando para ofrecer otro tipo de productos no relacionados con el streaming de videojuegos. Y va a tener que hacerlo si no quiere quedarse atrás.

Ya no se trata solamente de lanzar una máquina más potente que la de competencia cada cinco o seis años, sino que ahora entra en juego la capacidad de disponer de un sistema robusto de streaming de videojuegos (servidores, fiabilidad, catálogo, etc.). De hecho, a medida que la tecnología avance en este sentido, la potencia de las propias consolas se irá haciendo cada vez más irrelevante.

Esa escuela llamada PlayStation Plus

PS Plus

PlayStation Plus ha sido uno de los productos más interesantes que ha lanzado Sony en la actual generación de consolas. La compañía ha entendido una cosa muy importante: los jugadores queremos juegos. Y resulta que estamos dispuestos a pagar por ellos si el trato que nos ofrecen es bueno. En este sentido PlayStation Plus se entiende como una tarifa plana que da derecho al alquiler de un puñado de juegos que Sony pone a nuestra disposición de forma mensual por 14,99 euros si nos suscribimos por tres meses o por 49,99 euros al año, pero también como un plan que ofrece descuentos en algunas de nuestras compras e incluso la posibilidad de probar juegos completos por un determinado tiempo (una hora, en este caso, extendiendo así el concepto de demo y dando la posibilidad de adquirir el producto ya descargado una vez agotado los 60 minutos de prueba).

El número de suscriptores al servicio PlayStation Plus ha crecido como la espuma durante el pasado año, pero sigue teniendo mucho margen de mejora. El catálogo de juegos a los que tenemos acceso no está disponible en su totalidad desde el primer momento. Es Sony la que cada mes selecciona los juegos que podemos descargar sin coste adicional, así como los que elimina del servicio. Por otro lado nos vemos obligados a descargar los juegos completos. Si sumamos el peso de los mismos, que suele estar en varios gigas, a la velocidad de descarga que permiten los servidores de Sony no es la más rápida, obtenemos un proceso excesivamente lento en la mayoría de casos.

Fijaos que todo esto podría desaparecer de un plumazo con la integración de Gaikai y el streaming de juegos: tendríamos el catálogo de juegos ofrecidos por Sony a través de este servicio a nuestro alcance sin necesidad de descargar nada. En pocos minutos podríamos estar ejecutando demos o jugando a títulos completos que podrían pertenecer a cualquier generación de PlayStation, por ejemplo.

La PS4 y Gaikai

Todavía desconocemos qué planes tiene Sony con respecto a Gaikai y el juego en la nube, pero varias son las posibilidades que se atisban en el horizonte. Y la lección aprendida con PlayStation Plus, como hemos visto, es muy valiosa: dale al jugador lo que quiere y a un precio competitivo y estará encantado de pagar por tus productos.

Por un lado tenemos el tema de las demos que, como hemos visto, podrían funcionar bajo streaming a través de Gaikai para hacer su acceso instantáneo, pero lo verdaderamente interesante lo encontraremos en el uso que pueda darle la compañía en cuanto a los juegos completos. Hay al menos un par de opciones:

  • Acceso al catálogo de juegos de cualquier PlayStation anterior. Esto supondría la vuelta de la retrocompatibilidad por la puerta grande. Y en este caso total y sin necesidad de contar con un disco duro especialmente grande, puesto que no tendríamos que descargar nada. Simplemente seleccionar el juego y darle al play.
  • Catálogo de juegos propios de PS4. En estos momentos hay muchos títulos que salen de forma simultánea tanto en formato físico como en digital descargable a través de la PSN, pero no queda claro si esto mismo podría suceder vía streaming.

Gaikai y Sony

El secreto está en cómo piensa Sony cobrar por el acceso a estos contenidos. En el caso de los títulos de otras PlayStation anteriores es sencillo intuir algo similar a PS Plus con distintos planes y tarifas, pero habrá que ver si dispondremos también de juegos nuevos y cómo acceder a ellos.

No nos olvidemos tampoco que el hecho de contar con un servicio como Gaikai supone para Sony la posibilidad de ofrecer sus contenidos a través de otros dispositivos y no solamente la PS4: desde consolas portátiles (PS Vita y las que vengan), hasta otros productos con certificación PlayStation.

¿La última generación de consolas tal y como las conocemos?

Todo esto me hace pensar que podríamos estar ante la última generación de consolas de sobremesa tal y como las conocemos. Es cierto que con la PS4 y la nueva Xbox seguiremos viendo la convivencia del formato físico y el digital, así como la guerra por la potencia, pero la llegada del juego en la nube a las consolas hace que podamos tener acceso a juegos potentes sin necesidad de contar con una máquina cara y salvaje a nivel de características técnicas.

Es pronto para decirlo porque no sabemos a ciencia cierta qué planes tiene Sony ni cómo van a funcionar, pero ahora mismo se me hace extraño pensar en una generación más de consolas, más allá del año 2020, que vuelva a centrarse en el formato físico y en la demostración de potencia como si no hubiera pasado nada más en todos estos años.

Como último apunte: tengamos presente también que Valve, tarde o temprano, va a llegar al salón con su propio producto, el cual tirará de Steam y prescindirá de formato físico.

Más en VidaExtra

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

39 comentarios