Cinco cosas que me están gustando de 'Final Fantasy XIII'

Sigue a Vidaextra

Final Fantasy XIII

Os voy a ser sincero: tenía muy pocas esperanzas puestas en ‘Final Fantasy XIII’, después de haber leído tantas críticas a la última aventura de Square-Enix. Eso no me impidió reservar mi copia para disfrutarlo desde el primer día, y a pesar de que no llevo suficientes horas de juego para realizar un análisis en profundidad, sí que tengo que decir que me está gustando mucho más de lo que esperaba.

Puede que buena parte de la positiva sorpresa que está suponiendo el juego para mí esté en las bajas expectativas que me había impuesto, no lo niego, pero en líneas generales estoy disfrutando bastante con los capítulos iniciales. Como muchos nos habéis pedido que comentemos algo de este juego y nuestra crítica completa aún está en el horno, se me ha ocurrido preparar este artículo comentando qué es lo que más me está gustando de ‘Final Fantasy XIII’, quedándome con cinco puntos en concreto:

1. El sistema de combate

Final Fantasy XIII

Como ocurre en la gran mayoría de juegos de rol, serán necesarias unas cuantas horas de avance para empezar a sacar todo el jugo a los combates, que pasarán de ser monótonos e incluso algo confusos en los primeros compases, a una experiencia de lo más divertida cuando sepamos sacarles todo su potencial. Aunque los enemigos aparezcan en tiempo real en el escenario, como ocurría en la anterior entrega de la serie, se producirá una transición con la clásica cortinilla de difusión para entrar en la lucha real.

Nos encontramos entonces ante la enésima vuelta de tuerca del clásico sistema Active Time Battle, donde únicamente controlaremos directamente al personaje principal, el cual contará con una barra en la que podremos ir asignando comandos conforme se va rellenando para luego realizar de forma encadenada, mientras que el resto del equipo actuará automáticamente en función de la configuración asignada. Podría parecer que esto redunda en una falta de control sobre el transcurso de la acción, pero cuando entran en juego los cambios de formación y las habilidades especiales, obtenemos como resultado unos combates dinámicos, completos y muy vistosos.

2. La protagonista principal

Final Fantasy XIII

Hay géneros en los que puedo soportar personajes vacíos o insulsos basados en los clásicos estereotipos que tanto gustan a las compañías, pero cuando se trata de un RPG considero que el protagonista principal de la aventura es una de las principales razones para hacer que todo funcione. Y por suerte, con Lightning los creadores del juego han conseguido dar en el clavo, al menos en mi opinión.

Tiene “ese algo” que hay quien denomina carisma, y que provoca que desde el primer momento conectemos con el personaje incluso aunque no sea de nuestro género, haciendo que le prestemos toda nuestra atención cuando aparece en pantalla, y que nos preguntemos en qué momento volverá a aparecer cuando no está en escena. En el resto de personajes hay un poco de todo, y aunque cada uno tendrá sus afininades, por ahora algunos como Sazh o Vanille me convencen, mientras que otros como el repelente de Hope me desagradan bastante.

3. El apartado artístico

Final Fantasy XIII

De antemano ya contaba con que este aspecto me convenciera por lo que había podido ver a través de imágenes y trailers, pero aun así este título encierra un trabajo artístico soberbio que sólo se aprecia de verdad cuando empiezas a jugarlo por ti mismo. En general, ya sabemos que la saga siempre ha estado muy trabajada en este campo, pero los niveles de vistosidad y belleza se han llevado a un nuevo nivel gracias a la potencia de las consolas actuales.

Cada escenario que atravesamos muestra un nivel de detalle y cuidado extremo, haciendo que sea una delicia avanzar mientras nos recreamos con el mundo fantástico que se despliega ante nuestros ojos. El trabajo realizado con los personajes y enemigos tampoco se queda atrás, haciendo que todo sea imaginativo y a la vez creíble, una mezcla bastante complicada de conseguir.

4. Las secuencias cinemáticas

Final Fantasy XIII

La introducción del juego ya es toda una declaración de intenciones sobre lo que nos vamos a encontrar a lo largo de la historia, que será narrada principalmente por medio de vídeos muy espectaculares y elaborados. El buen trabajo de los dobladores ingleses contribuyen a acrecentar la sensación cinematográfica, haciendo de estos pases el mejor momento para disfrutar del sobresaliente trabajo artístico que comentaba anteriormente, apoyado a su vez en un intachable motor gráfico.

Es cierto que en ocasiones, especialmente en los primeros compases del juego, se abusa un poco del uso de estas secuencias cinemáticas, presentando cortes a cada pequeño e insustancial avance, lo cual pondrá a prueba la paciencia de muchos. No obstante, el balance entre juego y cinemáticas se acaba equilibrando al tiempo, como todo en esta obra.

5. En esencia, es un ‘Final Fantasy’

Final Fantasy XIII

Puede parecer un argumento de perogrullo, pero una de las cosas que más preocupaba de este juego era que su tristemente famosa linealidad y los cambios introducidos dieran lugar a una pérdida de sensaciones. No obstante, aun con sus particularidades, desde el primer minuto sentiremos que estamos jugando a un ‘Final Fantasy’ con todas las de la ley y a la altura de los estándares que todos asociamos con esta saga. Hay muchas modificaciones, algunas acertadas y otras equivocadas, pero en su más pura esencia este juego responde perfectamente a lo que los amantes de esta saga esperamos de ella.

Naturalmente el juego también tiene sus puntos negativos, los cuales le impiden estar a la altura de las entregas que han hecho tan grande a esta saga, pero sobre ello ya podremos detenernos de manera más pormenorizada en el análisis definitivo del juego, que llegará próximamente. Ahora os dejo que voy a seguir disfrutando con Lightning y compañía.

Sitio oficial | Final Fantasy XIII

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios