Las ideas descartadas más locas de Metal Gear Solid: de cambiar el nombre de MGS2 a usar los poderes de Psycho Mantis

Las ideas descartadas más locas de Metal Gear Solid: de cambiar el nombre de MGS2 a usar los poderes de Psycho Mantis
2 comentarios

Se cumplen 35 años desde que el primer Metal Gear vio la luz. Hideo Kojima logró dar forma a una de las franquicias más legendarias de la historia del videojuego gracias a multitud de entregas llenas de originalidad. Sin embargo, a veces valen más las curiosidades que nunca existieron que las que sí que podemos experimentar en cada título.

Muchas de ellas acaban de ser recopiladas por parte del canal Did you know gaming?, el cual ha investigado entre cientos de reportajes y entrevistas a los equipos encargados de crear cada juego de Metal Gear Solid. Se trata de información que pocas veces ha salido a la luz y para contarla han requerido la presencia de David Hayter. Sí, el mismísimo Solid Snake nos cuenta algunas de las fantasías más locas que tuvo Kojima en mente.

Por ejemplo, para el primer Metal Gear Solid se pensó en darle un mayor protagonismo a las ratas. Los pequeños animales son de los primeros en dar la bienvenida a Snake a Shadow Moses y la idea era la de convertirla en mascotas del personaje e incluso asignarles nombres.

Para Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, Kojima quiso jugar una vez más al despiste titulando la obra como Metal Gear Solid 3, en referencia a los tres edificios más altos de Nueva York, escenario del combate final. Además, se planeó poder llevar una máscara de Psycho Mantis tras la primera partida, la cual permitiría escuchar los pensamientos de los NPC.

En Metal Gear Solid 3: Snake Eater podemos cubrirnos con una enorme cantidad de camuflajes. Hideo Kojima tenía pensado llegar a la centena de posibilidades, pudiendo incluso dejar a los jugadores dibujar sus propios patrones. Esto no fue posible gracias al defectuoso resultado visual que se producía. Tampoco se introdujo un camuflaje que simulaba heridas y sangre por el cuerpo de Big Boss para pasar desapercibido entre otros cadáveres al hacerse el muerto.

En el caso de Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots, todo estuvo a punto de complicarse demasiado. El tema principal de Norihiki Hibino no está presente en la obra debido a una acusación rusa de plagio. La queja reside en que Konami robó el tema principal de Metel, una película soviética de 1964. Para evitar problemas, la compañía japonesa decidió retirar la melodía.

Finalmente, para Metal Gear Solid 5: The Phantom Pain se pensó en incluir el regreso a la isla de Ground Zeroes si ya poseías la entrega anterior. No se pudo llevar a cabo, pero Kojima desveló que lo que tenía preparado era tan sorprendente que solo se podría hacer en un medio como el del videojuego.

Podéis echarle un vistazo completo al vídeo, ya que son muchísimas las curiosidades que podemos ver y escuchar, incluyendo juegos como Metal Gear Solid: Twin Snakes, Metal Gear Solid: Peace Walker y más.

Temas
Inicio