Compartir
Publicidad
Después de disfrutar Anthem durante horas, hay una misión que probablemente me haga abandonar el juego
Acción

Después de disfrutar Anthem durante horas, hay una misión que probablemente me haga abandonar el juego

Publicidad
Publicidad

Venía de tener pocas esperanzas en Anthem. Su espectacular presentación en el E3 me olía a chamusquina y el tiempo acabó dándome la razón, pero el resto del juego tampoco acababa de convencerme por completo. Pese a ello tener a mano un reemplazo para Destiny al que jugar con amigos, especialmente ahora que la cosa está regular con Bungie, me hizo darle una oportunidad.

Las 10 horas de EA Access parecían la oportunidad perfecta para acabar de autoconvencerme. “Tiene todo lo que buscas”, me decía a mí mismo, “dale una oportunidad, en serio”. Y así lo hice, y cómo lo disfruté. Con varias horas a mis espaldas y más de una misión epiquísima que pude disfrutar de lo lindo tanto en multi como en solitario. La cosa pintaba genial.

Un inicio sensacional

Habrá tiempo de extenderse en todo lo demás muy pronto en unas impresiones donde pueda destacar todo lo muy bueno de Anthem, que lo hay, pero antes hay que pararse en un peaje impuesto por el juego que te hace replantear todo eso. Antes de llegar a ese punto, mis sensaciones eran fantásticas. No excelentes, pero sí muy positivas.

Disfrutando de una introducción y tutorial alucinante me enganché por completo a lo que Anthem tenía que ofrecerme, un shooter looter con una historia comprensible e interesante, un gunplay muy divertido y espectacular, variedad de misiones, y la siempre recompendable baza de tener un robot que puede volar por los aires y atacar a los enemigos que tiene debajo con un puñetazo o un festival de misiles dirigidos.

Anth2

Habiendo probado gran parte de lo que Anthem aparentemente ofrece, desde la historia hasta misiones secundarias de contratos de tres facciones distintas, o Baluartes en los que realizar mazmorras con gigantescos jefes finales, el juego libre es lo único que no me entusiasmaba.

En él, una serie de eventos aleatorios que se activan al pasar por cierto punto, alguna que otra batalla con un Titán y la siempre habitual búsqueda de loot para fabricar armas u accesorios. Nada que no conociese ya de otros juegos similares. Tampoco nada que consiguiese sorprenderme. En resumen, todo bien, mucho mejor de lo esperado. Pero entonces, sin verlo venir ni tener demasiado sentido, llega el drama.

Las tumbas del farmeo innecesario

La encargada de ofrecerme misiones de la historia principal tiene algo para mí. Me parece importantísimo recalcar ese punto (luego entenderéis por qué). Se trata de una misión de la historia, no una opcional, ni parte del endgame, ni una excusa para conseguir un arma especial, en cuyo caso me parecería de lo más razonable en un juego de este estilo. No, misión de la campaña, o lo haces o no puedes continuar.

El caso es que me dicen que tengo que ir en busca de cuatro tumbas de míticos guerreros de otra época. Dentro de ellas debo recoger algo clave para el desarrollo de la trama, pero me avisan que primero debo encontrarlas y luego superar los desafíos que esos legendarios defensores tienen preparados para comprobar si soy digno o no. Bien, muy bien, tumbas secretas y retos que van a ponerme a prueba. ¿Serán enormes oleadas de enemigos, puzles o un jefe que guarda el premio?. La cosa pinta formidable, Acepto la misión y me voy a preparar la expedición.

Anth3

Miro en el mapa y veo las puertas, pero no marcadas como un objetivo de misión, sólo como algo que hay desperdigado por el mapa. Dos cerca de mi posición inicial, otras dos en puntas alejadas del mapa. Compruebo y veo que para llegar a ellas debo hacerlo en modo libre, así que me dispongo a buscarlas y encontrarlas para ver qué me deparan.

Al llegar a la primera recuerdo que ya había pasado por allí en una misión y me había sorprendido la puerta, pero no le había hecho mucho caso porque el contador del final de misión estaba a escasos segundos de devolverme al menú del juego. Al no haber marcador para el mapa (otra historia para otro día), se me pasó por completo comprobarla de nuevo. Pulso sobre ella y me cuenta qué debo hacer para poder entrar:

  • Abre 15 cofres
  • Recolecta 25 materiales
  • Repara 3 jabalinas
  • Consigue 10 coleccionables

Añadir horas de juego es fácil si sabes cómo

¿Pero qué? En serio, ¿qué? Del primero tengo cuatro, del segundo apenas siete, no he reparado a nada ni a nadie porque he jugado en solitario y, de coleccionables, he recogido un par. Como no me lo puedo creer me desplazo hacia las otras puertas para comprobar si mis temores son ciertos: completa cinco eventos, mata a 15 con disparos críticos, mata a 50 con golpes cuerpo a cuerpo, completa tres misiones, haz 15 combos…

Cuatro desafíos a completar para cada uno de ellos salvo uno, que tiene tres. Probablemente la lista de la compra más flagrante que me he encontrado en mucho tiempo. Algo que podría parecer lógico en un endgame, o como misión especial para conseguir X arma, pero no, o haces esto o no puedes continuar la historia.

Anth1

Sí puedes hacer el resto de contratos y misiones secundarias, lo que decidí en ese preciso instante para quitarme de encima el cabreo y seguir disfrutando de lo mucho que me estaba gustando el juego, pero llegado a cierto punto entendí que no me quedaba otra, que si quería saber qué había más allá o si ese problema se repetía, debía completarlo todo.

Un farmeo no exento de problemas. Por alguna razón, de las 50 bajas cuerpo a cuerpo que debía completar, sólo subían al marcador una de cada tres que realizaba sin entender muy bien qué causaba ese problema. Pero lo más problemático fue, sin duda alguna, el reto de los cofres. Al parecer, si estás en un grupo de tres, que un amigo abra un cofre no cuenta para el desafío. Es decir, que tienes que abrirlo tú.

Es decir, que tenéis que buscar, encontrar y repartir un total de 45 cofres para poder continuar juntos la historia.

Un drama que tiene solución

Tras buscar un poco de información, desde Bioware apuntan que esto debe ser un problema y que lo revisarán porque no debería funcionar así. No dicen nada sobre la idea de meter una lista de la compra a mitad/tres cuartos del juego (calculado en base a lo que he leído sobre su duración) por el mero hecho de añadir horas y obligarte a farmear.

Es un tiro en el pie. Uno que me dejó claro desde el primer momento que no estaba dispuesto a pasar por ese aro. De haber sido otro jugador más, mis 10 horas de EA Access habrían terminado ahí sin duda alguna, pero quería poder escribir sobre ello con propiedad. Comprobar si era tan duro como pintaba o si volvía a repetirse.

Tras mucho pasear y verme obligado a cambiar mi estilo de juego para poder completar todos los desafíos, el de los cofres se convirtió en una dolorosa espina que no hubo narices a sacar. Aunque hay cofres repartidos por el mapa, no hay forma de encontrarlos más allá de patear todo lo que puedas y más (o acudir a guías que ya pueblan YouTube para alegría de todos los creadores de contenido).

Sin que acudir a guías fuese una opción (cabezota que es uno, porque sin duda a día de hoy es lo más recomendable que podéis hacer), mi mejor opción para completarlo fue jugar en solitario y completar los eventos que iban apareciendo de tanto en tanto, todos ellos oleadas de enemigos que acababan con el desbloqueo de un cofre cerca.

Habiendo conseguido el decimotercer cofre y viajando hasta el siguiente evento, el marcador de las 10 horas llegó a su fin y, con él, probablemente todas las esperanzas de dirigirme a la tienda a comprar el juego. Ya no era el hecho de tener que pasar por ese trago, es que sabía a ciencia cierta que para poder jugar con amigos tendría que acompañarlos en ese tedio durante un buen rato de deambular.

Desconozco en qué momento a alguien le pareció que esto podría ser una buena idea, pero espero que estén a tiempo de modificarlo porque rompe por completo el ritmo del juego. En apenas unos minutos, Anthem pasó de ser un juego ágil y divertido a una experiencia aburrida y repetitiva. Algo que podría entender del endgame en busca de un bien mayor.

No es la primera vez que hago una misión de estas en un juego centrado en el loot (estuve en una cueva del primer Destiny disparando a bichos durante un buen rato), pero desde luego un trago por el que no estaría dispuesto a pasar por el mero hecho de continuar una campaña principal.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio