Compartir
Publicidad

Guía para jugar en cooperativo a Bloodborne

Guía para jugar en cooperativo a Bloodborne
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Bloodborne' es cabrón exigente hasta para jugar online a su modo multijugador cooperativo. El que necesite ayuda necesitará pasar antes unas pruebas que le acrediten como jugador digno, por decirlo de alguna manera. No servirá eso de iniciar el juego y a las primeras de cambio recibir ayuda.

El proceso es largo, tedioso y poco práctico. Pero al menos sirve para su cometido, el de poder entrar en las partidas de los demás (o viceversa) y que el camino sea un pelín más fácil. Como acabo de hacer con mi compañero Álex, que llevaba muchas horas pero se había atascado en un jefazo y no ha sido hasta que llegué yo cuando finalmente pudo abatirlo. Y es que si se os resiste un jefazo, os será de mucha ayuda, nunca mejor dicho, el recibir el apoyo de otro cazador.

Consejos previos en Bloodborne

Antes de explicar cómo jugar en cooperativo a 'Bloodborne', sirvan de ayuda otros pequeños tutoriales sobre cosas básicas y algo más avanzadas de este RPG de From Software, para que las primeras horas sean más asequibles:

¿Qué necesitamos para el modo cooperativo?

Bloodborne

Tal y como se puede ver en la captura de mi partida, dos serán los elementos que necesitaremos si queremos ayudar a alguien en el modo online de 'Bloodborne'. El primer elemento, el más básico y que conseguiremos antes, es la llamada campana de convocación. Con esta podremos invocar a la gente a que se una a nuestra partida. Mientras que el segundo elemento, esencial para ayudar a los demás, lo tenemos en la campana resonante pequeña.

Muy bien, pero ¿y cómo se consiguen? Nos gustaría decir que de modo fácil, pero no. Esto es 'Bloodborne', aquí se suda sangre. Aunque hay dos opciones.

La opción más difícil es llegar hasta la Bestia Clériga, el primer jefe que nos aguarda justo al final del Gran puente. Para llegar hasta ahí, partiendo de Yharnam Central (la lámpara que activamos tras subir las escaleras de mano al entrar a la ciudad), habrá que adentrarse en lo más profundo de Yharnam, más allá de esa gran hoguera rodeada por un montón de infectados. Pasando a la siguiente sala, donde se encuentra un gigante golpeando la puerta, deberemos subir por las escaleras del fondo a la derecha hasta situarnos al comienzo del Gran puente. Un puente asediado por dos hombres-lobo que no durarán en atacarnos.

Al fondo es donde se encuentra la Bestia Clériga, el primer gran reto de 'Bloodborne'. En mi caso, al igual que con el Padre Gascoigne, he tenido bastante suerte (y parte de habilidad, claro), al no morir en el intento. Ambos los maté a la primera. Mi consejo, en cualquier caso, es guardar las distancias y esperar a que ataque para situarse bajo sus piernas y propinarle ataques cargados.

Sobra decir que es más que recomendable afrontar este combate con viales de sangre de sobra para ir con garantías. Y si podemos llevar a mayores unos cuantos molotovs (que no tuve), mejor. Aunque no será necesario eliminarlo para que nos se nos concedan la primera insignia de cazador, la que nos acreditará poder subir a nuestro personaje de nivel canjeando los ecos de sangre acumulados y también, como descubriremos al regresar al Sueño del Cazador, se nos recompensará también con la citada campana de convocación, por lo que a partir de ahora podremos pedir ayuda a otros jugadores de Yharnam.

La opción más fácil es conseguir "Conocimiento de loco" antes de llegar al primer jefe, ya que este objeto nos confiere Lucidez, indispensable para jugar online. Aquí te explicamos cómo conseguir dos puntos de Lucidez al inicio.

Cómo conseguir la campana resonante pequeña en Bloodborne para iniciar el modo cooperativo

Bloodborne

Gracias a la reciente actualización Yukimura de PS4, podéis ver el momento exacto en el que derroté (a la primera; chínchate, Álex) al Padre Gascoigne. También es otro jefazo exigente en el que al menos contaremos de más maniobrabilidad al no estar atrapados en un puente. Aquí el duelo se desarrolla en el camposanto de Oedon y podremos esquivar mejor los distintos ataques rivales.

Para llegar hasta él habrá que dar un rodeo importante al tener bloqueado su acceso inicialmente en ascensor. Desde el Gran puente, justo después de los dos hombres lobo, tendremos que tirar a la casa de la izquierda, atravesarla y subir por las escaleras que nos topamos para de ese modo desbloquear la verja en donde se encuentra la lámpara de Yharnam Central. Eso por un lado.

Después tiramos por la parte inferior de la casa, donde se encuentran dos gigantes, y los rodeamos. Subimos por las escaleras de la derecha y tiramos en dirección a la casa para desbloquear la otra puerta. Más que nada para dejar estos accesos abiertos por si morimos más veces.

Ya de nuevo en faena, habrá que volver sobre nuestros pasos, desde donde abrimos la puerta, para tirar hasta el callejón del fondo, en donde nos saldrán varios perros rabiosos. Llegaremos hasta otra gran mansión desde la que podremos acceder a las cloacas después (también desde un acceso secreto antes de los hombres lobo, pero es más difícil), sorteando varios enemigos apestosos.

Bloodborne

Realmente no tiene mucha pérdida aunque por momentos podáis echar en falta un mapa. El caso es que llegaréis hasta otro puente con una puerta a la izquierda que habilitará el ascensor y gracias al cuál acortaréis el camino a partir de ahora. Es justamente la imagen que podéis ver sobre estas líneas en la que se muestra cómo me pude unir a la partida de mi compañero Álex (AlexLancer).

Desde este punto tendremos que cruzar el puente y afrontar el duelo con varios enemigos más (y una enorme bola de fuego) hasta, después de subir más escaleras, hacer frente al Padre Gascoigne. Lo más normal es que tras enfrentarnos a él tengamos acumulados unos diez puntos de Lucidez, que son los que nos darán acceso a la tan ansiada campana resonante pequeña. Pero de un modo un tanto especial. No la recibiremos de modo automático, sino que deberemos comprarla gastando Lucidez dentro del Sueño del cazador, comerciando con los mensajeros situados en la fuente superior. Costará un punto de lucidez, ojo.

Qué debemos saber de la fuente de Lucidez

Bloodborne

Sobre este aspecto hay que tener en cuenta varios detalles. Esta pequeña fuente situada en el Sueño del cazador, justo encima del mensajero de la fuente que nos vende todo tipo de objetos, tan solo está disponible cuando tenemos como mínimo, insistimos, diez puntos de lucidez. Si, como en mi caso, la primera vez que accedemos a ella gastamos un punto en la campana resonante pequeña y tres en una parte del equipo de Gascoigne, nos quedaremos con siete y no podremos acceder de nuevo. Sí, habrá que volver a acumular diez puntos de Lucidez.

Lo curioso es que en esta fuente de Lucidez se nos permitirá comprar también la campana resonante siniestra para "ser el enemigo de un cazador de otro mundo". O dicho de otro modo, para trollear a los demás cazadores que, como nosotros, pueblan por la ciudad de Yharnam intentando no morir.

Bloodborne: otras cosas a considerar en el online

Bloodborne

Una vez conseguida la campana de convocación y comprada la campana resonante pequeña, nos debería tranquilizar el saber que su uso es ilimitado.

Ahora bien, para convocar a un aliado, es recomendable hacerlo en una zona cercana, sabiendo de antemano que la otra persona está cerca. Aquí es muy útil hablar por el headset, desde luego. Especialmente porque se tarda una barbaridad en entrar a la partida de otro. Igual tenéis suerte y os tarda unos segundos, pero por lo general suele ser de unos minutos, así que paciencia.

Para asegurar el que se pueda unir nuestro colega, es recomendable ajustar los parámetros de red. Para esto vamos al menú de Sistema, pulsando el botón de Options en PS4. Ya en el apartado de Sistema (tercer recuadro superior), vamos a la sección de Red y ahí configuramos la región a Local (si es de nuestro país) y sobre todo poner la misma contraseña para que no entren indeseables. Aunque esto último no evita que a veces nos puedan invadir, así que ojo.

Otro aspecto muy importante es que tan solo podremos convocar a un aliado en una zona donde no nos hayamos cargado todavía a un jefe. Cuando nos lo carguemos, se bloqueará automáticamente la Campana de convocación en dicha zona y el invitado desaparecerá hasta que lo volvamos a convocar en una zona posterior. Por suerte, el invitado no tendrá que consumir un punto de Lucidez para entrar en una partida y no perderá sus ecos de sangre si le matan.

Por último, los objetos que sueltan algunos enemigos al morir son independientes. Puede que a un jugador le salgan y al otro no, así que nunca habrá problema. Ahora bien, los objetos prefijados, como los de cadáveres ocultos o de puntos importantes de la historia, tan solo los podrá coger el anfitrión. Otros aspectos a tener en cuenta son que los enemigos se vuelven algo más duros y la vida del aliado se acorta. Suerte que la experiencia se reparte entre ambos, por lo que es una buena forma de conseguir ecos de sangre de un modo más sencillo.

Esperamos que con esto vuestro periplo por Yharnam sea más llevadero.

Más de Bloodborne en VidaExtra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio