Compartir
Publicidad

'La Conspiración Bourne': primer contacto

'La Conspiración Bourne': primer contacto
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dada la inminente salida de 'La conspiración Bourne', que tendremos en la calle el próximo 27 de este mismo mes, vamos a echarle un primer vistazo a lo que nos ofrece la adaptación al mundo de los videojuegos de las aventuras de Jason Bourne.

Como sabéis este personaje nació en las páginas de una serie de novelas escritas por Robert Ludlum y no en la gran pantalla, como muchos podríais pensar. Y lo digo como dato para justificar el hecho de que el Bourne poligonal no se parezca en lo más mínimo a Matt Damon, cosa que, además, carece de importancia.

Lo que sí comparte con la película es ese estilo visual tan rápido y frenético que afecta tanto a las secuencias de persecución y acción como a los propios enfrentamientos.

La demo, al menos la de la versión para la 360 que es la que he podido probar, nos permite llevar a cabo 3 capítulos del juego. O quizás debería decir 2 y medio, ya os explicaré por qué. Podemos intentar pasarnos los 3 capítulos uno detrás del otro o podemos seleccionar aquel capítulo en concreto que queramos probar. Además contaremos con 3 niveles de dificultad.

En el primeo de ellos nuestra misión será escapar de la embajada estadounidense en Suiza y es un reflejo de la parte más rápida y directa del juego. En el segundo tendremos que eliminar a un sujeto llamado Divandelen, en un capítulo mucho más táctico que el anterior, en el que podremos atacar tanto cuerpo a cuerpo como con armas y en el que tendremos que cubrirnos tras cajas, muros y demás si no queremos morir rápidamente. Y en el tercer capítulo, que tiene una duración irrisoria (por eso decía lo de los 2 capítulos y medio), protagonizaremos una persecución por las calles de París.

El mecanismo del juego se basa en una serie de mini-objetivos que hay que ir cumpliendo sí o sí para poder continuar. El más mínimo error hará que seamos capturados y tengamos que volver a empezar desde el último punto de control.

Dicho así suena a lo de siempre, pero la diferencia es que estos mini-objetivos son muchos y van muy seguidos, con lo que tendremos que tener buenos reflejos y ser rápidos y precisos para evitar que las esposas de los que nos persiguen acaben en nuestras muñecas cada dos por tres.

La Conspiración de Bourne
Un ejemplo de esto, siguiendo con el desarrollo del capítulo en el que debemos escapar de la embajada, es tener que traspasar un pasillo antes de que se bajen las rejas de seguridad. Hay que ir a toda pastilla, con el tiempo en nuestra contra, y estar atentos al botón a pulsar en el momento preciso para llevar a cabo el movimiento que nos permitirá pasar por debajo de estas rejas y seguir corriendo hacia el siguiente check point.

Y sí: los Quick Time Events están a la orden del día. Los veremos a la hora de sortear obstáculos, esquivar balas, efectuar derribos a los enemigos, bloquear los derribos que intenten hacernos, etc.

Gráficamente está realmente bien y destacaría tanto el uso de la cámara como los efectos y los movimientos que se dan durante los enfrentamientos cuerpo a cuerpo, así como las animaciones de los personajes. Sobre todo al llevar a cabo los derribos, que son un tipo de movimientos que se activan al haber rellenado al menos un nivel de adrenalina (lo iremos completando al realizar ataques con éxito) y que podremos desencadenar una vez activados pulsando el botón B.

En cuanto al sonido nada que reprochar: la música acompaña perfectamente a la acción, los efectos sonoros son correctos (a destacar los crujimientos al llevar a cabo según que derribos) y las voces están perfectamente dobladas al castellano.

A falta de disponer del título completo la primera impresión que me ha causado ha sido muy buena. Refleja fielmente el espíritu del personaje y sus capacidades de reacción y combate a la par que nos ofrece escenas visualmente frenéticas, como ya pasara en las películas.

Flojea en las misiones con vehículos. Al menos en la pequeña persecución de París, donde los daños sufridos por el coche son exagerados y el control deja bastante que desear, aunque no creo que debamos temer mucho porque probablemente este tipo de fases no serán muy abundantes.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos