Publicidad

Análisis de Cadence of Hyrule: Nintendo abraza lo indie con algo más que hueco en su catálogo
Análisis

Análisis de Cadence of Hyrule: Nintendo abraza lo indie con algo más que hueco en su catálogo

Publicidad

Publicidad

Cuando hace unos años Nintendo habló de la posibilidad de ser más abierto con sus franquicias muchos nos temimos lo peor. La sobreexplotación, o la igual de dañina mala explotación, era una sombra que los vientos del cambio arrastraron con el salto de sus sagas a móviles con poca fortuna, pero también una duda que se despejó generando entusiasmo al conocerse el trabajo de Mario + Rabbids Kingdom Battle.

Cadence of Hyrule une Crypt of the Necrodancer y The Legend of Zelda para reflejar esa misma premisa. No es que Nintendo se la juegue por el mero hecho de hacerlo, es que ya es consciente de que cualquier idea, si está tratada con cariño y calidad, puede acabar sumando pese a ir en contra de lo establecido.  

Abrazando dos mundos distintos

Cadence of Hyrule no sólo es importante por demostrar que la unión de esas dos ideas es posible. Brace Yourself Games, que ya se ganaron mi atención y respeto hace cinco años con el lanzamiento de Crypt of the Necrodancer, también quieren realizar esa combinación desde el respeto y, sobre todo, consiguiendo que por más importante que sea una de esas ideas nunca acabe pesando más que la otra.

Cadence3

Con ello alcanzan una mezcla perfecta de dos títulos totalmente opuestos. Uno una franquicia para enmarcar que ha conseguido arrastrar millones de jugadores durante varias generaciones. El otro, un juego indie que consiguió despertar popularidad en su momento pero que no había tenido peso más allá de ese momento. 

Pese a su originalidad, cualquiera podría pensar que un acuerdo así acabaría con un escenario en el que el grande, The Legend of Zelda, acabaría fagocitando al pequeño. Sin embargo ambos títulos se revuelcan y retuercen hasta dar con un punto común en el que uno pone la estética, la historia y la exploración, mientras que el otro añade su combate y mecánicas con ritmo.

Aquellos que nunca se hayan acercado a Crypt of the Necrodancer, encontrarán una premisa es tan simple como efectiva. El ritmo que marca la música, sin duda la gran protagonista del título, se encarga de dictar cómo nos movemos nosotros y cómo lo harán todos los enemigos con los que nos crucemos. 

Cadence4

Aprendiendo otra forma de jugar a Zelda

Gracias a escenarios y mazmorras cuadriculados, aprendemos a desplazarnos y atacar al son del compás, pero también a preveer el siguiente paso de los rivales que tengamos cerca. 

Algunos sólo utilizarán dos compases para acercarse en línea recta, otros utilizarán uno para moverse y otro para cargar su ataque, lo que convierte a Cadence of Hyrule, como ya lo era el primer juego de Brace Yourself, en un título en el que resulta clave aprender los patrones del mundo que nos rodea.

Para nosotros funciona exactamente igual. Lo hace hasta el punto de obligarnos, por ejemplo, a cargar el arco y disparar una flecha valiéndonos de dos compases, debiendo así medir con extrema precaución cada paso que demos. A partir de esa idea tocará explorar, completar puzles, superar mazmorras y mejorar a nuestro personaje igual que lo haríamos en un Zelda.

Cadence2

Pese a que eliminar a todos los enemigos de una zona nos devuelve a un control más clásico a la hora de movernos, adaptarnos a la mecánica del ritmo es vital para poder avanzar. Una tarea nada fácil que, por su espíritu roguelike, puede acabar desesperando a más de uno durante los primeros paseos. 

Un reto al que vale la pena adaptarse

No nos engañemos, Cadence of Hyrule es un juego complicado de dominar. Lo es hasta el punto de verte en una esquina moviéndote en círculos, todo con la intención de mantener el compás e intentar discernir cuál debería ser el siguiente paso. 

Pero como si de un juego de ajedrez se tratase, llegará un punto en el que te verás rodeado de enemigos y sabrás que primero debes atacar a este porque el otro se moverá allí y si das un paso atrás se colocará delante ese para poder acabar con él.  Una locura perfectamente hilada a la que, por suerte, no tardas en engancharte.

Cadence5

Que cuando dejes de jugar y saltes a otra cosa sigas teniendo en la cabeza no sólo la música, sino también el instinto de moverte a su ritmo, da buena cuenta de cómo consigue atraparte. Que a nivel visual podrías firmar que la adaptación viene desde Nintendo, confirma además que el trabajo a la hora de unir mundos es magistral.

Con una estética que inevitablemente recuerda los Zelda clásicos, Brace Yourself se permite el lujo de adaptar entregas más recientes para sumar enemigos o conceptos. Por ejemplo luchar contra un Bokoblin con armas que se desgastan. Por supuesto hay opciones más clásicas como los ítems y armas, que se mantienen en nuestro inventario pese a que morir supone perder todo lo que no esté atado de forma explícita al personaje.

Eso, que en las primeras partidas se convierte en un quebradero de cabeza, pronto dejará de ser un problema cuando aprendas la importancia del ahorro y puedas acceder a objetos permanentes. Lo primordial, tal y como comentábamos al principio, es acercarse a Cadence of Hyrule sabiendo que no es ni Crypt of the Necrodancer ni The Legend of Zelda, sino una combinación de lo mejor de cada uno. 

Cadence6

La opinión de VidaExtra

La cara más amarga de Cadence of Hyrule está en todo lo que deja atrás en su intento por aunar ambos mundos. Ofreciendo mazmorras aleatorias también supone dejar de lado los puzles que encontrábamos en esas secciones en cualquier otro Zelda, pero tener que estar atado a una historia y lore limita la rejugabilidad que puedes llegar a tener. Por supuesto, ni hablar de poder añadir tu propia música para seguir jugando, algo que en Crypt of the Necrodancer era parte de la gracia.

Pese a ello esquiva bastante bien la bala de la duración. Cede una aventura que puede llegar  a alargarse durante un par de tardes e incluye retos y modos adicionales, pero es inevitable tener la sensación de que Nintendo habría sumado algo más de empuje y ambición si viniese de un estudio propio. Sea como sea, lo bueno siempre acaba pesando más que lo malo y, como ya ocurre en la mezcla entre ambos juegos, el equilibrio de Cadence of Hyrule es casi perfecto. 

Cadence of Hyrule

Cadence of Hyrule

Plataformas Switch
Multijugador No
Desarrollador Brace Yourself Games
Compañía Nintendo
Lanzamiento Ya disponible
Precio 24,99 euros

Lo mejor

  • Una mezcla perfecta entre dos juegos muy distintos
  • Espectacular banda sonora y adaptación visual
  • Un reto muy divertido

Lo peor

  • A algunos se les hará algo corto
  • Y a otros demasiado cuesta arriba

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir