Compartir
Publicidad
Análisis de Genital Jousting: la historia de un pene que quería encontrar el amor
Análisis

Análisis de Genital Jousting: la historia de un pene que quería encontrar el amor

Publicidad
Publicidad

'Genital Jousting' es un curioso videojuego protagonizado por penes flácidos que en sus inicios sólo tenía modo cooperativo/competitivo pero que ahora estrena un sorprendente Modo Historia, una de las grandes novedades que ha acompañado al juego en su lanzamiento oficial después de haber estado poco más de un año en early access.

El estudio indie Free Lives, conocido por haber desarrollado también el shooter 2D 'Broforce', ha contado con la ayuda de Devolver Digital para publicar este juego en PC a través de Steam -la única plataforma en la que está disponible de momento- a un precio de 6,99 euros.

Hasta ahora no había podido jugar a 'Genital Jousting' porque no soy mucho de party games y pocas veces encuentro el momento adecuado para ponerme a probar un juego multijugador, sea local o en línea, pero le tenía muchas ganas después de haber visto montones de vídeos sobre su gameplay. Gracias a este nuevo Modo Historia, el primer estilo de juego para un jugador que recibe, la gente solitaria como yo puede, por fin, engancharse a esta propuesta.

¿Necesita 'Genital Jousting' un Modo Historia?

Lo primero que llama la atención de esta nueva versión de 'Genital Jousting' es su Modo Historia, una campaña para un jugador que realmente sorprende viniendo de un juego pensado eminentemente para pasar el rato con amigos, jugando en cooperativo local en una noche de fiesta y poco más.

De hecho, la primera vez que tuve noticias de este videojuego fue durante el A MAZE 2016, el festival independiente que se celebra cada año en Berlín y que está lleno de juegos experimentales. Allí estuvieron los desarrolladores de 'Genital Jousting' presentando su proyecto con un peculiar sistema de controles: cada pene se manejaba con un joystick recubierto por una funda en forma de dildo.

Como podéis ver, la idea original era muy tontorrona, de esas que llama la atención y saca sonrisas a todo el que ve una imagen del juego: los genitales se arrastraban por la pantalla buscando introducirse en el ano de algún contrincante, evitando ser penetrados por sus enemigos. Aunque suene muy obsceno, 'Genital Jousting' presenta un colorido apartado artístico que le daba un toque inocentón al juego.

Genital Jousting Multijugador

Durante mucho tiempo 'Genital Jousting' ha continuado siendo eso, un party game simpaticote y colorido, a ratos un poco desagradable, que basaba su diversión en los graciosos movimientos de un conjunto de penes que intentaban encularse torpemente los unos a otros. Pero, ¿cómo ha pasado ese concepto a tener un Modo Historia? ¿Acaso tiene sentido dentro del conjunto?

Pues, sorprendentemente, sí. Resulta que la mecánica principal de este estrambótico juego estaba esperando una línea narrativa que seguir y a nadie se le había ocurrido. A nadie excepto a sus creadores, obviamente; cada vez que le digo a alguien que este juego tiene ahora Modo Historia se sorprende y me pregunta que de qué va.

John, el pene protagonista y su incapacidad para encontrar el amor

Así que eso va a ser lo primero que explique: la trama de 'Genital Jousting'. El protagonista de esta historia es John, un pene hetero de mediana edad (ni en juegos como este nos libramos de ese dogma) que está pasando por una especie de crisis de los 40; está anclado en su trabajo, no tiene pareja y, para colmo, le toca acudir a una reunión de antiguos alumnos del instituto a la que irán también los matones que le acosaban.

¿No parece una premisa demasiado seria para un juego de penes de colores? Con este nuevo modo 'Genital Jousting' gana una nueva acepción de la palabra 'adulto': ya no sólo lo es porque muestre genitales sin pudor alguno, sino que ahora también encaja en esa definición por los temas que toca en su vertiente narrativa.

Banos Discoteca Genital Jousting

John, el protagonista, es un capullo. Y no sólo en el sentido anatómico de la palabra. Actúa como el típico capullo que no quiere darse cuenta de que es un capullo, uno de esos a los que dio vida Woody Allen pero sin la faceta cultureta del neoyorquino. Sin embargo su historia es profunda y el juego aprovecha para hablar de temas tan delicados como las inseguridades, las relaciones interpersonales, el acoso escolar, el consentimiento, el consumismo...

Es una fina crítica a la vida moderna enmarcada en unas formas completamente abruptas: el movimiento del pene principal está exento de delicadeza -como lo estaba en el modo cooperativo inicial- y cada torpe interacción con el resto del mundo genera caos, pero un caos con el que nadie parece estar en desacuerdo. Un caos normal dentro del mundo de los penes, supongo, un mundo que curiosa e hilarantemente no está adaptado a la torpeza psicomotriz de sus habitantes.

Humor en equilibrio, rozando lo soez

Buena parte de su humor reside en ese absurdo, en lo tonto y gráfico que es ver a un pene arrastrándose por el suelo una tienda, por ejemplo, y tirándolo todo a su paso. 'Genital Jousting' es un juego protagonizado por genitales gigantes y no se puede librar de ese humor bobo, al fin y al cabo, pero lo que más me gusta de su Modo Historia es que no centra su gracia sólo en eso.

Realmente, en la historia de John tiene más peso la mencionada parodia de la vida moderna que el propio hecho de que tanto el protagonista como el resto de personajes sean penes gigantes. Es gracioso ver cómo se relacionan entre ellos, cómo expulsan líquido para hablar o cómo penetrarse entre ellos puede ser lo más normal del mundo. Pero eso no es lo más cómico del juego.

Patinaje Sobre Hielo Genital Jousting

El verdadero toque humorístico lo da, al menos para mí, la figura de la narradora: una voz omnisciente va contando todo lo que John hace o va a hacer. Se trata de una sublime interpretación de Robyn Scott, actriz de doblaje, que recuerda a lo que vimos en 'The Stanley Parable' porque, además de contar lo que ocurre o lo que tiene que ocurrir, la narración se amolda a lo que hace el jugador. Eso sí, de momento sólo está disponible en inglés.

Como tercera pata del humor de este Modo Historia nos encontramos con las situaciones que se inventa el juego para aprovechar la mecánica tan simple que tiene entre manos. Es loable la capacidad de los creadores para conseguir tantas formas de hacer que un pene se relacione de formas tan diferentes con su entorno; lo hace forzadamente, eso sí, pero ahí esta la gracia.

La opinión de VidaExtra

Gracias a esas tres características, 'Genital Jousting' se convierte en un videojuego con una hilarante historia en la que obscenidad, cinismo y absurdo se equilibran para ofrecer una versión de este juego que a mí parecer mejora lo que ya conocíamos de él y demuestran que se puede crear una buena trama con mecánicas, diseño e ideas simples.

En su apartado visual sigue siendo impecable, con el minimalismo inherente al low-poly y con el colorido que caracteriza al juego de Free Lives. Su música y, sobre todo, su diseño sonoro completan una obra que sabe guardar bien las formas para no ser nunca más desagradable de lo que se permite ser.

Y para los que pasen de historias y quieran juegos rápidos y divertidos que sepan que el Modo Competitivo sigue ahí, dando lo mejor de sí, ofreciendo una experiencia única para jugar con amigos tanto desde el sofá como online. Quizás uno de los mejores party games que hemos podido disfrutar en los últimos años.

Genital Jousting

Genital Jousting

Plataformas PC
Multijugador
Desarrollador Free Lives
Distribuidora Devolver Digital
Lanzamiento 18 de enero de 2018
Precio 6,99 euros

Lo mejor

  • Su Modo Historia sorprende para bien y le da empaque al conjunto.
  • No se deja llevar por el humor facilón, aunque no puede evitar caer en él.
  • En general, la premisa inicial sigue funcionando, es atrevida y graciosa per se.

Lo peor

  • De momento sólo tiene voces y texto en inglés.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos