Compartir
Publicidad
Publicidad
Análisis de la SNES mini: Nintendo vuelve a lanzar otra consola imprescindible
Análisis

Análisis de la SNES mini: Nintendo vuelve a lanzar otra consola imprescindible

Publicidad
Publicidad

Todavía no ha pasado ni un año desde aquel subidón de nostalgia que me produjo la NES mini, allá a mediados de noviembre de 2016, cuando me meto de lleno en un nuevo torbellino de emociones. Porque eso es lo que me ha producido la SNES mini después de haberme echado unas buenas partidas para este análisis.

Y sí, tal y como me había prometido a mí mismo, el primer juego que he decidido abrir al conectar la consola ha sido el ‘Super Castlevania IV’. No creo que sea el mejor título de todos los que incluye la consola -ahí cada cual dirá lo suyo también-, pero sí el que por diversas razones, algunas de ellas de carácter cuasi cósmico, debía recibir ese trato especial.

Unboxing de la SNES mini: esto es lo que viene incluido en la caja

Pero antes de seguir, ¿por qué no le echáis un vistazo a nuestro unboxing? Es cortito y va al grano, porque el análisis de la consola lo tenéis en este texto y ya os adelanto que el videoanálisis está en el horno. Veamos:

La consola en sí es realmente pequeña, como era de esperar. El diseño es calcado al original, obviamente, y respeta todos y cada uno de los detalles de la SNES. Ahí tenemos el botón Power para encender y apagar la consola, pero también el Reset que nos servirá para salir de cualquier juego. Lo que está de adorno, evidentemente, es la ranura para cartuchos, así como el botón central Eject que, en su momento, se usaba para expulsar el cartucho. Todo bien.

En la parte trasera tenemos una salida HDMI para conectar la consola al televisor, y el puerto de alimentación. En la caja, como habréis visto en el unboxing, viene incluido un cable USB para conectar la SNES mini a la corriente, así como un cable HDMI. Lo que no se incluye, tal y como sucedió en el caso de la NES mini, es el adaptador de 5V. En principio no debería suponer ningún problema, puesto que sirve cualquiera de los que tengáis para cargar móviles o tablets.

Snes mini

Un punto a favor de la SNES mini es que esta vez trae dos mandos y no uno como en el caso de la NES mini, lo cual es ideal para poder darle en compañía a juegos como el ‘Street Fighter II Turbo’ desde el primer minuto. Y sí, en esta ocasión el cable del mando es más largo que el que lleva el mando de la NES mini, pero sigue siendo insuficiente. Todavía hay que ponerse cerca de la consola, y por extensión del televisor, para jugar. A no ser que no nos importe aprovechar lo que dé de sí el cable HDMI para alejar la consola de la TV, lo cual tampoco es la mejor idea.

Estos son los 21 juegos que incluye la SNES mini, así como sus opciones principales

Vale, ya sabemos qué es lo que viene incluido en la caja junto a la consola. Veamos ahora la lista de juegos que trae la SNES mini:

  • Contra III: The Alien Wars
  • Donkey Kong Country
  • EarthBound
  • Final Fantasy III
  • F-Zero
  • Kirby Super Star
  • Kirby’s Dream Course
  • The Legend of Zelda: A Link to the Past
  • Mega Man X
  • Secret of Mana
  • Star Fox
  • Star Fox 2
  • Street Fighter II Turbo: Hyper Fighting
  • Super Castlevania IV
  • Super Ghouls ’n Ghosts
  • Super Mario Kart
  • Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars
  • Super Mario World
  • Super Metroid
  • Super Punch-Out!!
  • Yoshi’s Island

No está nada, pero que nada mal, aunque en VidaExtra se nos ocurrieron un puñado de juegos que también nos gustaría haber recibido de serie. Por pedir que no quede.

Desde el menú principal de la consola, y con tan solo pulsar el botón Select, podemos ordenar los juegos a nuestro gusto en función de una serie de criterios: alfabéticamente, por año de lanzamiento, jugados recientemente, y más. Navegar por ellos es tan sencillo como usar la cruceta para ir de izquierda a derecha y pulsar el botón A para abrirlos. Y cabe decir que cargan en un par de segundos, como no podía ser de otra forma. Es una maravilla que encender la consola y ponerse a jugar sea un proceso tan rápido. Me hubiera sorprendido más si no hubiese experimentado esto mismo con la NES mini, pero sigue siendo un puntazo.

El menú de la SNES mini está estructurado de forma que, en la parte superior, tenemos todo lo relacionado con la configuración de la consola: visualización, idioma, e incluso el acceso a los manuales de los juegos (lo cual se hace a través de un código QR que lleva a una página de Nintendo). Es interesante, de nuevo, ver que en el apartado de visualización podemos elegir entre ver los juegos en formato televisor antiguo, 4:3, o bien en su formato original. Me quedo con el 4:3 por ser el que ofrece una mejor experiencia, pero ahí ya cada cual. Estoy seguro de que los más puristas se irán al formato original.

Snes mini

Hay un detalle aquí: como todos estos formatos dejan unos tristes márgenes negros a los lados, la consola da la posibilidad de personalizarlos con una serie de fondos. Yo he optado por uno que simula unos altavoces bastante majos, lo cual hace que todo el espacio en pantalla sea aprovechado de la mejor forma posible. Hay fondos de distintos colores, degradados y formas para que cada cual encuentre el que más se ajuste a sus preferencias.

Volviendo al menú principal de la consola, la parte central es la que ocupa el listado de juegos en horizontal, mientras que la zona inferior está reservada al excelente sistema de puntos de suspensión. Es decir: tras salir de un juego pulsando el botón Reset volveremos al menú principal, donde aparecerá flotando un punto de suspensión que podremos guardar pulsando abajo en la cruceta y confirmando con el botón Y. Cuando queramos retomar el juego por donde lo habíamos dejado bastará con cargar el punto de suspensión deseado y listo. Todo resulta cómodo, sencillo y muy rápido.

Cada título ofrece la posibilidad de usar hasta cuatro puntos de suspensión, los cuales se pueden bloquear para no borrarlos o sobreescribirlos por error en caso de que queramos conservar alguno de ellos por siempre jamás.

SNES mini: así es la experiencia de juego

Después de haber estado echando un buen puñado de partidas tanto al ‘Super Castlevania IV’ como al ‘Super Ghouls ’n Ghosts’, lo único que puedo decir es que la experiencia ha sido enormemente positiva. Los juegos, como decía más arriba, cargan al instante y son reproducciones exactas de los originales.

Los escalofríos al recordar algunos pasajes de estos títulos también son reproducciones exactas de los originales, os lo aseguro.

El mando es muy cómodo. Tanto los botones como la cruceta responden bien y son agradables al tacto. Es curioso, pero a pesar de tener casi 30 años a sus espaldas, el diseño de estos mandos sigue estando a la altura. Entiendo que a los que no hayan probado la SNES original y estén acostumbrados a jugar solamente con mandos actuales pueda parecerles algo primitivo, pero lo cierto es que no puedo ponerle ninguna pega. Salvo por lo del cable que comentaba antes: es más largo que el de los mandos de la NES mini, pero sigue siendo corto para jugar desde el sofá del salón.

Snes mini

La opinión de VidaExtra

Nintendo ha vuelto a repetir la jugada de la NES mini y le ha salido bien. La SNES mini trae menos juegos que la NES mini (21 vs 30), pero por contra incluye dos mandos con cables más largos y una excelente selección de juegazos. Diversión asegurada para todos los gustos. En la parte negativa, diría que se sigue echando en falta la posibilidad de cambiar de juego sin tener que usar necesariamente el botón Reset. Una opción desde el mando hubiese sido más que bienvenida.

Estamos ante un producto muy bien acabado, ideal para todos los amantes de los videojuegos que, por 79,95 euros, pueden tener una reproducción en miniatura de la SNES, una de las consolas más queridas de la historia.

La mala noticia es que, por ahora, sigue agotada. Su fecha de lanzamiento es el 29 de septiembre de 2017.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos