Compartir
Publicidad
Análisis de Hitman 2, otro paso adelante en la buena dirección  (pero aún queda camino por recorrer)
Análisis

Análisis de Hitman 2, otro paso adelante en la buena dirección (pero aún queda camino por recorrer)

Publicidad
Publicidad

Pasaron muchos años hasta que comprendí qué llevaba a una marca a querer cobrar miles de euros por un reloj de precisión. Da la hora, ¿no? Igual que todos los demás. Luego descubres que hay cientos de pequeñas piezas ensambladas por decenas de profesionales bajo una precisión milimétrica con el único objetivo de que funcione. Es un reloj que dice qué hora es, sí, pero el proceso mediante el que funciona es tan complejo que sólo por eso merece cada céntimo de su valor.

Hitman 2, como ya lo era el anterior, es ese reloj de precisión. Una pieza carísima que ha pasado por un largo proceso de planificación y prueba hasta comprobar que todo está donde debe en el momento en el que debe hacerlo. Un puzle casi imposible de comprender en su totalidad que ofrece lo que promete: divertirte con situaciones cada vez más complejas.

Otro notable paso adelante

Conscientes de que la falta de uniformidad en su anterior lanzamiento, basado en un sistema de descarga por capítulos muy bien orquestado pero con poca recepción, les había jugado una mala pasada, Hitman 2 llega con toda la carne en el asador. Seis escenarios distintos, un modo multijugador y la posibilidad de disfrutar de su spin-off francotirador en pantalla grande, son la punta de lanza de un juego que, además, nos permite disfrutar de los niveles del primer Hitman con las mejoras que introduce la secuela.

Hitman02

En total, decenas de horas a los mandos del asesino más famoso de la industria del videojuego para completar los encargos que nos propone cada escenario en su modo historia. Sin embargo, como viene siendo habitual, aquí lo importante no es el qué, sino el cómo. Una cosa es entrar a pecho descubierto pegando tiros. Y otra muy distinta orquestar un plan maquiavélico en el que una cadena de acontecimientos se vaya sucediendo como una fila de piezas de dominó cayendo una sobre la otra.

Hitman 2 pone sobre la mesa las herramientas, desde armas hasta objetos que podrían no serlo en una situación completamente distinta, pero que empleadas de la forma adecuada y en el momento exacto, pueden dejar tras de sí un reguero de muertes del que puedas escapar sin que nadie se haya percatado de tu presencia.

Su mayor logro está precisamente en que nada de eso desentone, que cada situación esté perfectamente hilada gracias a la inmensa variedad de caminos y situaciones que puedes seguir. Las cinemáticas, aquellas que el juego te invita a completar para dejar hueco a secuencias espectaculares con coches volando y robots disparando a discreción, son sólo una pequeña parte de todo lo que está por llegar.

Hitman03

Niveles esperando a ser degustados

Precisamente por eso funcionaba tan bien el sistema que ofrecía el anterior Hitman. Ponía sobre la mesa un nivel y te dejaba sin postre hasta la llegada del siguiente, obligándote así a rebañar el plato todo lo que pudieses hasta tener la sensación de estar completamente lleno. Tenías el tiempo suficiente para degustar cada rincón y posibilidad de un mismo escenario, recordándote al final de cada intento todo lo que aún te quedaba por ver.

Esa suma de desafíos que llega al completar un encargo es probablemente el mayor incentivo a seguir jugando. Un vistazo a las tripas de ese sensacional reloj para que intentes descubrir qué hace cada pieza y cómo llegar al final de cada camino. En su mayoría será solo una pista visual, otras un pequeño paseo cogido de la mano con más o menos fuerza dependiendo de la guía que quieras tener activada.

Es así como seis escenarios, cinco si contamos que el primero sirve de tutorial y es mucho más limitado que el resto, se desdoblan en una demencial cantidad de posibilidades en las que, por poner algún pero, toca saltar de los mapas pasilleros a algo más cercano a un pequeño mundo abierto.

Hitman04

Entiendo hasta qué punto debe de ser difícil mantener toda esa maquinaria bien engrasada y lo mucho que ayuda que el paso entre una zona y otra sea un camino rodeado por rocas que no puedes traspasar, pero tocando con los dedos el inicio de la próxima generación, ese esquema resulta arcaico y le resta valor a todo lo que ofrece a nivel de detalle, extensión y capacidad de superpoblar cada rincón de personajes.

El salto entre Hitman y Hitman 2

La nota diferenciadora respecto a la anterior entrega está en pequeñas mejoras de cara a aumentar y hacer más cómoda la experiencia. La más significativa es una pequeña pantalla que se abre en una esquina para informarnos de algo que acaba de suceder y puede afectarnos de forma negativa. Una cámara grabando nuestros pasos, un guardia noqueado que vuelve a ponerse en pie o el descubrimiento de un cuerpo que, sin señal que lo remarque, podría suponer echar por tierra un plan maestro.

Los puristas siempre pueden optar por desactivar esa opción y jugársela, pero no les quedará más remedio que adaptarse a otro de los cambios característicos de esta edición, los espejos. Lo que antes era un mero truco visual, ahora puede tener consecuencias catastróficas si no estamos atento a lo que otro personaje puede descubrir tras un reflejo. Pero por suerte también es algo que podemos utilizar a nuestro favor.

Hitman05

A la hora de plantear opciones está la siempre agradecida suma de más armas y objetos (incluida la vuelta del mítico maletín que sirve como distracción o estratagema para colar un fusil de francotirador antes de ser cacheados), pero las principales a la hora de alargar la vida útil del título estarán en los objetivos adicionales que irán apareciendo en los mapas de tanto en tanto, el multijugador competitivo que nos invita a convertirnos en el mejor asesino y, como colofón, el retorno del modo francotirador.

Metí un buen puñado de horas en el juego de móvil y me ha encantado poder revivirlo aquí con un nuevo escenario, pero pese a que la cantidad de objetivos disponibles es más que sustancial (vuelve lo de disparar a X palomas o esconder X cuerpos en piscinas, entre muchas otras cosas), reconozco haber echado de menos algún escenario más para sacarle partido.

Hitman07

La opinión de VidaExtra

Por momentos Hitman 2 sabe más a Hitman 1.5 que a una secuela con cara y ojos. Sí hay mejoras sustanciales en lo visual y ofrece mayor variedad de modos, opciones y personalización de la dificultad, pero nada que lo separe demasiado de lo que pudimos ver en la pasada entrega. No es algo especialmente negativo, y menos aún para los que no disfrutaron de aquél, pero sí parece recompensarse más al que no fue fiel a la franquicia que al que esperaba este título como agua de mayo.

La buena noticia es que va a ser muy improbable, por no decir casi imposible, que el fanático de Hitman se sienta decepcionado. Puede que su condición no sea la de un Rolex capaz de batallar contra todos los triple A que hay en el mercado, pero es una de esas piezas de ingeniería que cualquier experto en la materia sabrá apreciar y disfrutar. Ahora sólo queda que, para Hitman 3, además de dar la hora sea lo suficientemente bonito y revolucionario para acabar de convertirse en la pieza de museo que merece ser.

Hitman07

Hitman 2

Plataformas PC, Xbox One y PS4 (versión analizada)
Multijugador
Desarrollador IO Interactive
Compañía Warner Bros. Interactive Entertainment
Lanzamiento Ya disponible
Precio 63,99 euros

Lo mejor

  • Su inmensa cantidad de posibilidades para realizar los encargos
  • Un gran puzle muy bien orquestado
  • El retorno del modo francotirador (ahora también en multi)

Lo peor

  • Algunos niveles están cargados de pasillos, perdiendo con ello algo de fuerza
  • Se echa en falta algo de ambición a la hora de dar más empaque a su contenido

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio