Publicidad

Análisis de John Wick Hex: un juego de estrategia fantástico que tropieza con la misma piedra de siempre
Análisis

Análisis de John Wick Hex: un juego de estrategia fantástico que tropieza con la misma piedra de siempre

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

John Wick Hex responde a la llamada de todos los que alguna vez en la vida hemos querido ser John Wick. Un tipo noble y carismático que, tras su fachada, esconde una excelsa máquina de matar capaz de salir airosa de cualquier encontronazo. 

Un personaje que parece sacado de la cinemática de acción de un juego es más que suficiente para atraer nuestra atención, pero que sus peleas y tiroteos sean una sincronizada coreografía de brutalidad es probablemente lo que acabó de enamorarnos. Que ahora los tornas se vuelvan para pasar del cine al videojuego es, simple y llanamente, una grandísima noticia. 

El tiempo es tu mejor arma

El creador de Thomas Was Alone nos plantea aquí lo que supondría estar en la cabeza de Wick ante cualquiera de esas violentas situaciones a las que se enfrenta a menudo. Un juego de estrategia que, sorprendentemente, ha dado con la clave para trasladar ese vértigo de sus peleas y tiroteos a un ambiente mucho más pausado. 

Wick6

Con una idea más brillante que su ejecución, la clave está en que el tiempo está constantemente pausado a la espera de que hagas cualquier movimiento. Una línea de tiempo visible en todo momento, como si de un editor de audio o vídeo se tratase, indica los segundos que conlleva cada acción y, de haber algún enemigo a la vista, también los que quedan para que él ejecute la suya. 

Moverte casillas, golpear, disparar, recargar, curarte… Todo implica jugar con el tiempo que te queda para adelantarte a las acciones del rival y zafarte de los peligros que te vengan encima, ya sea un puñetazo a corta distancia o un disparo desde la otra punta de la sala. 

Así, al precargar cada movimiento puedes ver si te dará tiempo a colocarte tras una columna antes de que te propinen un puñetazo, si te adelantarás a un tiro agachándote tras una barra de bar o si tu bala llegará antes que la del rival para frenar así su acción. Son limitaciones que van en ambos sentidos, pausándose también tu acción siempre que un enemigo aparece en escena o recibes daño, pero que la IA no aprovecha nunca igual de bien que tú. 

Wick1

Un conjunto de grandes ideas

A la mezcla de ideas implementada en cuanto a mecánicas básicas se suma el realismo de los cargadores -si recargas pierdes todas las balas que tenías en él- o la necesidad de ir recogiendo y soltando armas para poder dar caza a todo lo que te salga al paso por la falta de munición

También la necesidad de estar atento a tu barra de concentración, la que te permite hacer acciones especiales como realizar derribos, rodar por el suelo cuando estás agachado o empujar a un enemigo para así acercarte a otro mientras te cubres de los disparos. Recargarla, como todo en John Wick Hex, supone invertir unos valiosos segundos, así que medir cuándo hacer cada acción es gran parte de la estrategia. 

Para poner las cosas un poco más fáciles antes de cada escenario, una consecución de zonas aisladas, podrás gastar las monedas de El Continental para mejorar tu traje o guardar vendas o armas en alguno de los niveles. Lo segundo se explica sólo. Lo primero se limita a una serie de habilidades como gozar de mejor puntería, más puntos de concentración o acciones que gasten menos de esos puntos. 

Wick5

A través de siete escenarios -con un modo adicional que limita el tiempo de decisión- tocará dar caza a distintos criminales en una historia que no resulta demasiado memorable y que se suma al otro problema principal del juego. En John Wick Hex podrías ser cualquier otro personaje y nada chirriaría en exceso, pero lo peor que podríamos decir de él es que casi nunca te sientes como el personaje de Keanu Reeves. 

Gran juego de estrategia, sobria representación de Wick

Con el final de cada nivel tienes acceso a una repetición que le hace más mal que bien. En ella todo se reproduce a velocidad normal, momento en el que ves cómo el saltar de una casilla a otra genera movimientos excesivamente ortopédicos y cortes en las animaciones. El juego no goza de ningún tipo de puente entre acciones, así que al derribar a un enemigo el personaje contrario se reposiciona automáticamente para que la animación de agarre no descuadre.

Podrías pasar por alto cosas así de ser un pequeño salto entre una posición y otra, pero queda fatal ver cómo un enemigo que estaba de cara a ti de repente está de espaldas como por arte de magia. Y una vez más podrías dejarlo correr de ser cualquier otro juego, pero si algo caracteriza a John Wick es ese combate llevado al baile en el que todo es sincronización y fluidez. Un matar con estilo que pocas veces llega a cuadrar aquí. 

Wick3

Sin embargo son errores que, aunque molestos, no rompen la experiencia más allá de lo visual. Hay otros que te sacan más de esa sensación de ser una máquina de matar. La aleatoriedad de los disparos, por ejemplo, provoca que haya un margen de error en el que enemigos a campo abierto y despistados sean capaces de esquivar una bala.

Puede ocurrir, claro, pero cuando esa última bala, un disparo claro, supone la diferencia entre superar un nivel o tener que empezarlo desde el principio se convierte en una situación frustrante. 

No es una cuestión de habilidad, todo se reduce a saber leer la situación y ser lo más eficiente posible en el tiempo empleado, pero el margen de error es mínimo cuando se abalanzan varios enemigos esponja de balas, y dar vueltas a una columna para esquivarlos como única opción está muy lejos de revivir una escena de la película. 

Wick2

La opinión de VidaExtra

Perfecto como juego de acción estratégica y con un saco de grandes ideas bajo el brazo, John Wick Hex sólo falla a la hora de hacer honor a su nombre. El tropiezo como buen padrino de la licencia escuece más por lo fácil que sería acercarse a ella con algo más de trabajo en sus animaciones y replantear un par de cuestiones, pero hay una gran diferencia entre decir que no es una justa representación del personaje y afirmar que es un mal juego. 

Lo primero es algo que se palpa al principio y se marca aún más conforme avanza el juego, lo segundo es una falacia que no le hará ningún favor al que busque una experiencia distinta y divertida en el género de lo táctico

Su mayor pecado es no estar demasiado a la altura de uno de los iconos de nuestra época, pero si puedes sobrevivir a eso te darás de bruces con un juego fantástico que merece toda tu atención por sus ideas, no por su licencia. 

John Wick Hex

John Wick Hex

Plataformas PC
Multijugador No
Desarrollador Bithell Games
Compañía Good Shepherd Entertainment
Lanzamiento 8 de octubre
Precio 15,99 euros

Lo mejor

  • Un saco de ideas fantásticas
  • Un gran juego de estrategia y acción táctica
  • Una aventura corta pero muy rejugable

Lo peor

  • Algunas decisiones lo alejan de ser una gran representación de John Wick
  • El trabajo en las animaciones no está a la altura

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir