Análisis de Rollerdrome: era una ofensa llamar a esto un Tony Hawk con pistolas, pero aún no lo sabíamos
Análisis

Análisis de Rollerdrome: era una ofensa llamar a esto un Tony Hawk con pistolas, pero aún no lo sabíamos

La carrera por convertirse en indie del año bien podría tener en Rollerdrome un nuevo contrincante. Lo tiene complicado porque el 2022 viene fuerte y él no es perfecto, pero bien merece un puesto a la altura de los más grandes. Por ser único, lo del Tony Hawk con pistolas se le queda corto muy rápido y, de hecho, goza de un carisma muy especial que, lejos de estar atado a su aspecto, también transmite en lo jugable.

De los creadores de la saga OlliOlli, Rollerdrome es uno de esos juegos que coges a primera hora de la tarde y no lo sueltas hasta que llegas al final a las tantas de la madrugada. Y por si la enviciada fuera poca, al día siguiente vuelves a repetir para intentar conseguir todos los desafíos que te has dejado atrás.

No es un imprescindible, pero se le parece mucho

Tras esa última línea me he tirado varios minutos decidiendo si incluía un "es un juegazo" o no. Espero que para el final de este texto vosotros hayáis podido sacar vuestras propias conclusiones. Personalmente he disfrutado Rollerdrome como no lo he hecho con una gran parte de los juegos que he probado este año, pero hay ideas que no me terminan de cuadrar.

En lo jugable es un plan casi sin fisuras. Con secciones más centradas en contarte una historia que no podría cautivarte menos y que se cuenta a base de mensajes de ordenador y recortes de periódico en pequeñas secciones en primera persona, aquí lo que interesa es llegar lo antes posible a la puerta que da inicio a un nuevo nivel.

Por suerte, aquello del "déjame jugar", no se manifiesta en ningún momento. Si quieres quedarte a leer, puedes hacerlo, y si no, da un par de pasos hacia delante y te encontrarás con la citada puerta. En qué cabeza podría caber privarte de las irrefrenables ganas de empezar a dar saltos con pistolas. En la de Roll7 no, desde luego.

Superada esa fase narrativa inicial que no encontrarás en todos los niveles, toca meterte en faena. Saltar, apuntar, disparar, volar una cabeza, reventar un barril explosivo, crear un combo, conseguir munición y repetir el proceso. Visualizando uno de sus vídeos no podrías llegar a imaginar hasta qué punto todo eso es de lo más simple.

Rollerdrome

Un juego que ya creías haber jugado

Con el esquema de controles de Tony Hawk para hacer grabs, grinds y giros -la aceleración y los saltos funcionan de otra forma, en cambio-, empezar a jugar a Rollerdrome es relativamente fácil. Ya conoces esa configuración de botones y también sabes hacer virguerías con ella.

Lo que no acaba de cuadrarte es cómo disparar con precisión cuando estás dando una voltereta, pero en realidad es igual de accesible. Al pulsar el gatillo de apuntado la acción se ralentizará por un corto periodo y la mirilla se fijará en el enemigo que tengas más cerca. Ahora sólo queda lo fácil, disparar.

Con armas que van desde las clásicas pistolas duales hasta un rifle de rayos, la clave está en permanecer atento para esquivar enemigos que tengas a corta distancia y líneas de disparo de quienes ataquen desde lejos. Si lo haces en el momento correcto, marcado por el color de esa citada línea o los distintos ataques de cada rival, tendrás una suerte de tiempo bruja más efectivo y daño adicional.

Rollerdrome

Los trucos te dan munición, las muertes te dan vida y los combos te dan puntos. Y con algo tan simple como eso, Rollerdrome entrega una de las experiencias más divertidas que he vivido en mucho tiempo. Es, como siempre lo fue el amigo Antonio Halcón, mucho más adictivo de lo que podría llegar a parecer.

Rollerdrome es adictivo a rabiar

Bajo la clásica jugada de desbloquear niveles dependiendo de los desafíos que hayas conseguido superar -otra idea heredada de los Tony Hawk-, el bucle de repetir misiones para conseguir alcanzar la puntuación requerida, recoger todas las letras o hacer este truco en ese sitio, te acaba enganchando sin cuartel.

Sabes que tienes de sobra para poder jugar el siguiente nivel y el siguiente, pero cómo dejarlo ahora que estás a escasos puntos de llegar al objetivo y encima te has olvidado matar a X con X arma. Total, más de Rollerdrome siempre es una buena noticia.

Rollerdrome

Y lo consigue a pesar de, no gracias a, repetir la estética de ciertos escenarios en exceso, introducir pocas variaciones de enemigos, ofrecer pocas armas, ser relativamente corto, y tener la genial idea de poner un jefe final, que sea bastante pocho, y además repetirlo…

Si bien es cierto que Rollerdrome está lejos de ser perfecto, hace todo lo posible a nivel jugable por parecerlo. El pique constante, la familiaridad de lo que tienes frente a ti, y lo divertido y asumible que resulta crear combos cada vez más locos, compensan todo lo malo que puedas echarle en cara en un calentón.

La opinión de VidaExtra

Puede que lo peor que pueda extraer de mi experiencia con Rollerdrome es que, a diferencia del juego en el que se inspira, la necesidad de volver a él una vez terminado por el mero hecho de disfrutarlo brille un poco por su ausencia. Por otro lado, no es el primer juego que disfruto como un gorrino en una cochiquera para no volver nunca más a él, así que todo depende de las expectativas que puedas tener.

Por lo original de su concepto y lo increíblemente efectivo que resulta en su ejecución, sin duda es uno de esos juegos muy a tener en cuenta si te llama la atención. Hay pocas veces en las que un juego como Rollerdrome consiga sorprender al mismo nivel tanto en su anuncio como una vez a los mandos, así que sólo por eso merece la pena apoyar su llegada.

cover

Rollerdrome

Plataformas PS4, PS5 y PC (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Roll7
Compañía Private Division
Lanzamiento 16 de agosto de 2022

Lo mejor

  • Unos controles que ya creías conocer
  • Desafíos de lo más adictivos
  • Una jugabilidad original y sorprendente

Lo peor

  • Las secuencias narrativas no están demasiado inspiradas
  • Una vez terminado no invita a ser rejugado

Temas
Inicio
Inicio