Publicidad

Análisis de Tony Hawk’s Pro Skater 1+2: el único juego capaz de hacerme sentir que vuelvo a tener 13 años
Análisis

Análisis de Tony Hawk’s Pro Skater 1+2: el único juego capaz de hacerme sentir que vuelvo a tener 13 años

Es curioso empezar un análisis destacando qué es lo que no ha cambiado. Es de locos que lo máximo que le pedimos a una franquicia con 20 años a sus espaldas sea que se mantenga tal y como la recordábamos, sí, pero creo que hablo en nombre de todos los que hemos visto a esta saga ascender y caer  cuando digo que es lo único que deseábamos que fuera Tony Hawk’s Pro Skater 1+2.

Afortunadamente para todos los que, además de eso, también querían algo más, Vicarious Visions no sólo firma aquí una magnífica lección de historia, también el juego de Tony Hawk que querrás seguir jugando incluso después de pasártelo de cabo a rabo. Gracias a ellos podemos, por fin, volver al momento en el que muchos nos enamoramos del mundo del skate.

Un simple ollie, eso es todo lo que necesitas

Un ollie. Golpear una punta de la tabla con el pie izquierdo y arrastrar el derecho hacia la otra, destrozando la punta de la zapatilla con la lija a costa de mantener la tabla paralela al suelo. Un simple ollie. Uno que mantenga un ruido, altura e inercia como la que recuerdas. Que sigue siendo reconocible después de dos décadas. Eso es todo lo que necesitas para saber si Tony Hawk’s Pro Skater 1+2 es lo que estabas esperando.

Tony3

Y vaya si lo es. Con ciertas concesiones para explotar la fiebre por los combos aún más extremos que entregó en su día la segunda entrega, este remake de los dos primeros títulos mantiene las mismas sensaciones que nos engancharon durante meses a la consola. A algunos, incluso introduciéndonos en el mundo del skate real.

Niveles, áreas secretas, gaps, todo eso sigue ahí esperando a que tomes el control de algunos de los skaters legendarios que recuerdas -Rodney Mullen, te he echado de menos- y te lances a completar objetivos en unos niveles que no han escatimado en chapa y pintura. No vienes aquí por los gráficos, ni mucho menos, pero es justo reconocerles que lucen de fábula.

Para crear cierta coherencia entre unos y otros, y de paso alargar un poco más el reto, los objetivos en los niveles del primer Tony Hawk han crecido para equipararse a los del segundo. Un acertado cambio hecho con más mimo que excusas y que sólo deja sin tocar las competiciones en busca de medalla. Gloria bendita para nuestros dedos.

Tony1

Vicarious Visions lo ha vuelto a hacer

Volver a saltar la escalera de School II -ahora con todos los nombres traducidos- ha sido un puñetazo de nostalgia brutal. Algo que, por otro lado, ha supuesto un pequeño problema para todos aquellos que aún recuerdan dónde están escondidas las cintas secretas y cómo acceder a ellas.

Con niveles que se van abriendo de forma clásica al completar ciertos objetivos, y pudiendo acceder al inicio de cualquiera de sus dos vertientes en cualquier momento, sólo los nuevos retos y la mala memoria de todos estos años han impedido que supere el juego de cabo a rabo en apenas unas horas.

Sabes dónde ir, sabes qué hacer y, por suerte o por desgracia, incluso sabes cómo juguetear con el sistema para sacarle el máximo partido posible. Un viaje que, tal vez, tienes demasiado grabado a fuego en la cabeza como para suponer un reto. Pero que superar combos que antaño parecían imposibles sea ahora un paseo no lo hace un recorrido menos agradable. Qué narices, ha sido una gozada.

Tony Hawk Proskater Rhawk

Además, la buena noticia es que Tony Hawk’s Pro Skater 1+2 no se limita al chute de nostalgia. También sabe crecer desde ahí y poner contra las cuerdas a quienes llegamos a él con los deberes hechos y pasados a limpio. Superado el primer tramo, demuestra ser mucho más que una simple recuperación de aquellos dos juegos.

Mucho más que un refrito nostálgico

Por un lado están los desafíos. Una serie de retos que nos pondrán contra las cuerdas y que, aunque no suponen una locura tan grande como la de completar todos los gaps, sí nos echan a la cara una razón más que suficiente para permanecer aquí más allá de las primeras horas.

Su multijugador ha resultado ser una de las mayores sorpresas del juego. Adictivo hasta decir basta. 

Eso, sumado a la posibilidad de crear tu propio skater y hacerlo crecer, también con sus propios desafíos, se une a todo lo que ofrece el juego en materia de personalización para el personaje -ropa, tablas, lijas, tatuajes, ejes-, materiales que deberás ir comprando y que sirven para darle algo más de salsa a seguir jugando.

Tony Hawk Proskater Tjones

Junto a ello, otro de los grandes favoritos de la franquicia, la posibilidad de crear nuestro propio parque, impulsada aquí por la opción de compartirlo con la comunidad o jugar con los ideados por otros usuarios. Hay ya una buena sartenada de locuras y skate parks interesantes. Dadles un par de semanas más y estaremos jugando también en Skater Island.

Por último, su multijugador, un modo que suelo evitar en este tipo de juegos y que aquí ha resultado ser toda una experiencia. Para mi sorpresa, lo de adentrarte en el competitivo y darle sopas con honda al resto de jugadores es algo que en absoluto esperaba, pero ha sido de lo más satisfactorio ver cómo la experiencia salía a relucir.

El sistema es, además, de lo más cómodo. Evita por completo las esperas y te mete en un grupo en el que van entrando y saliendo jugadores constantemente, pero lejos de mandarte a menús lo hace saltando de un reto a otro constantemente. Primero un desafío de combos, ahora uno de puntos, ahora uno de graffiti, y ahora todo lo anterior en un nuevo nivel. Es adictivo hasta decir basta.

Tony Hawk Proskater 1 Thawk

La opinión de Vidaextra

Con sólo dos apuntes que espero corrijan en futuras actualizaciones, ciertos problemas al clavar el Revert con Manual que agradecerían un retoque, y un extraño efecto que hace que la música no se convierta en protagonista de la acción tal y como hacía antaño, es literalmente imposible ponerle pegas a un Tony Hawk’s Pro Skater 1+2 que acaba siendo más de lo que llevábamos años pidiendo.

Pese a que desde fuera puede parecer lo contrario, esto no es un simple refrito con un generoso lavado de cara. Ha sabido crecer allí donde era necesario, ha sido inteligente al mantener las sensaciones de las primeras entregas y, además, por increíble que parezca, sigue siendo un juego divertidísimo.

Una gran noticia que sirve para despedir el verano por todo lo alto tal y como lo hacíamos hace dos décadas. Pariendo combos imposibles hasta altas horas de la madrugada en uno de los arcades que más marcaron a nuestra generación. Larga vida a Tony Hawk’s Pro Skater. Larga vida al rey.

Imprescindible

Tony Hawk's Pro Skater 1 + 2

Tony Hawk's Pro Skater 1 + 2

Plataformas PC, Xbox One y PS4 (versión analizada)
Multijugador
Desarrollador Vicarious Visions
Compañía Activision
Lanzamiento Ya disponible
Precio 44,95 euros

Lo mejor

  • El juego de Tony Hawk que llevas años pidiendo
  • Un multijugador divertidísimo
  • Cambios y mejoras lo convierten en algo más que un simple refrito

Lo peor

  • Los efectos de la música a veces juegan malas pasadas
  • Ciertas combinaciones responden peor de lo deseado

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios