Compartir
Publicidad
Análisis de Spyro Reignited Trilogy, un agradable viaje al pasado que disfrutarán niños y nostálgicos
Análisis

Análisis de Spyro Reignited Trilogy, un agradable viaje al pasado que disfrutarán niños y nostálgicos

Publicidad
Publicidad

Cada vez es más complicado volver al pasado. El factor nostalgia, esa sensación de que todo tiempo pasado fue mejor, es sólo el preámbulo a un golpe de realidad que nos demuestra que mucho de lo que recordamos con cariño es sólo un espejismo creado por nuestra mente. Por suerte hay casos y casos, y en algunas ocasiones nos encontramos con juegos que, pese a una evidente involución, han aguantado realmente bien el paso de los años.

Pese a lo mucho que cambian el juego original, las mejoras en lo visual y el control de Spyro Reignited Trilogy no tapan la esencia de lo que ya era un juego muy recomendable cuando la saga echó a correr en la primera PlayStation. El dragón lila de Insomniac es una buena muestra de que lo que ya era divertido hace 20 años, puede seguir siéndolo ahora.

Lo que era bueno entonces, sigue siéndolo ahora

Tengo una imagen muy clara de la primera vez que tuve en mis manos una demo de Spyro the Dragon, pero si hay un recuerdo vívido sobre el dragón, ese es el de la magnífica aventura de Spyro 2, un plataformas divertidísimo en el que invertí decenas de horas para completar el juego al 100%.

Spyro

Resulta curioso que, con un salto tan considerable en lo que a tecnología e ideas se refiere, la recuperación de la trilogía que marca este Spyro Reignited Trilogy aguante tan bien el tipo. Siguen siendo juegos muy básicos para los estándares actuales. Títulos enfocados a la exploración en los que completar distintos retos mientras vamos acabando con los enemigos que salen a nuestro paso. Bichos clónicos con patrones de ataque simples a los que es relativamente sencillo cogerles el truco.

Encapsulado en niveles cerrados, tocaba jugar con el salto, el planeo, y los ataques de llama y embestida, para ir superando poco a poco los retos que se iban planteando en cada una de las entregas. Nada especialmente complicado si nuestro objetivo es llegar desde el principio hasta el final del juego, pero un desafío de esos que curten jugadores si nos marcamos el objetivo de completar cada juego en su totalidad.

Importante ese último punto de entrenar a las nuevas generaciones. A falta de títulos realmente destacables para los más pequeños, siempre que aparece un juego de este estilo es motivo de alegría. Spyro Reignited Trilogy es, como ya lo eran los tres juegos originales, uno de esos entornos seguros que sirven como cabeza de lanza a aquellos pequeños jugadores que quieren aprender a controlar un personaje virtual. Un título alejado de lo que están acostumbrados a ver de Spyro con la saga Skylanders y la serie de Netflix, pero igual de rico y divertido para que no echen nunca de menos ese imaginario.

Spyro

Un remake muy aplaudible

Gran parte de ese logro al hacer que un título con tantos años a sus espaldas sea capaz de entrar por los ojos sin dolor se lo debemos al grandísimo trabajo que ha hecho Toys for Bob con este remake. La recreación de los mundos originales y sus retos, pese a algunas licencias, es calcado al que muchos de nosotros vivimos.

Un universo precioso que, a base de colores y un considerable empujón a nivel de actualizar personajes y animaciones, por momentos puede ofrecer la sensación de estar ante una cinta de animación. Para quitarse el sombrero el diseño de los dragones de la primera entrega, que dejan de ser clónicos y cuentan con una personalidad y aspecto único, así como la reinvención de muchos enemigos que, por la falta de detalle en los títulos originales, requerían de un considerable lavado de cara para poder aparecer aquí sin asustar a nadie.

Pese a contar con opciones para acercarse lo máximo a lo que eran aquellos primeros juegos, ya sea con combinaciones de control clásicas o partiendo de la banda sonora original en vez de la nueva, se agradece que mover a Spyro y combinar acciones sea ahora mucho más cómodo y suave. Es lo que tiene vivir en un mundo en el que las cámaras pueden controlarse a nuestro antojo con un segundo analógico.

Spyro

Sus niveles siguen planteando que algunos saltos deban medirse al milímetro, especialmente cuando hay algún planeo involucrado, pero es parte de la gracia de exprimir al máximo unas plataformas que, de lo contrario, fácilmente podrían caer en el error de querer ser un paseo. De alguna forma entras creyendo que superar el juego de cabo a rabo va a ser coser y cantar, pero sales de él recordando varios puntos en los que te has quedado atascado varios minutos por querer ir demasiado rápido.

La edad de oro de los plataformas 3D

Ya sea con la introducción que plantea el primero, la suma de nuevas habilidades del segundo o el festival de minijuegos y personajes adicionales del tercero, Spyro Reignited Trilogy es uno de esos títulos en los que apetece perderse durante horas en el orden en el que fueron pensados. Es una lección de cómo se hacían los juegos antaño y cómo, con opciones muy limitadas, podían acabar creando una experiencia muy satisfactoria.

Alcanzar ese dragón que te falta, conseguir todas las gemas de un nivel o, simple y llanamente, descubrir un punto del escenario al que aparentemente no podías llegar, es una muestra perfecta de cómo con algo de esfuerzo y dedicación puedes acabar descubriendo cosas que ni sabías que estaban ahí.

Spyro

Siendo yo bastante fan de los maratones, Spyro Reignited Trilogy es la excusa perfecta para perder varias tardes frente a la pantalla recordando tus tiempos mozos o, si hay pequeñajos a la vista, disfrutar viendo cómo se hacen poco a poco con el control y las reglas de un diseño que nunca quiere llevarle de la mano, sino ponerle constantemente a prueba para que acabe saliendo de él como un experto.

El remake, sin embargo, hay que tomarlo como lo que es, un lavado de cara a una experiencia que a muchos puede quedárseles corta o resultar repetitiva. Vete allí y consígueme X, acaba con todos los enemigos de la zona, explora hasta descubrir el orbe que necesitas... Lo que no acababa de encajar en cada una de las entregas, especialmente en el caso de la tercera, en la que ya hay un evidente signo de agotamiento y falta de nuevas ideas, siguen estando ahí. Pero no por ello es un juego menos divertido.

Spyro

La opinión de VidaExtra

Ya sea como excusa para rememorar viejos tiempos, o como aliciente para que el primer juego de un crío sea una opción lo más amigable y sana posible, Spyro Reignited Trilogy es uno de esos títulos que promete (y merece) descansar en el árbol de Navidad de muchas casas durante las próximas semanas.

Es un juego de otra época capaz de demostrar hasta qué punto menos sigue pudiendo ser más. Un ejemplo que nos sirve para ver cómo hemos avanzado en la industria y demostrar que, aunque echar la vista atrás no siempre sea la opción más recomendable, sigue habiendo pequeños tesoros que vale la pena recordar. Ahora sólo queda esperar que el éxito de Spyro Reignited Trilogy anime a Activision a retomar ese estilo de juego se perdió entre muñecos y micropagos. Sigue habiendo público para propuestas como esta.

Spyro

Spyro Reignited Trilogy

Plataformas Xbox One y PS4 (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Toys for Bob
Compañía Activision
Lanzamiento Ya disponible
Precio 34,90 euros

Lo mejor

  • Un remake precioso y muy bien actualizado
  • Divertidísimo plataformas con decenas de horas por delante
  • Un juego perfecto para que los más pequeños se acerquen al mundo del videojuego

Lo peor

  • En ciertos aspectos se nota el paso de los años
  • Que algunos hayan tenido que sufrir la descarga de entregas pese a tener el disco

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio