Publicidad

Jugamos unas horas a BigFest, el Theme Park de PS Vita basado en festivales de música
Análisis

Jugamos unas horas a BigFest, el Theme Park de PS Vita basado en festivales de música

Publicidad

Publicidad

Cuando elaboramos la guía de lanzamientos de diciembre, nos chocó mucho el aviso de Sony al anunciar, de sopetón, que 'BigFest' saldría este mismo miércoles. ¿Pero no estaba cancelado? Fue lo primero que pensamos. Pero no, está vivito y coleando, aunque PS3 y PS4 se han caído de la ecuación, al contrario de lo que se había dicho en la GamesCom 2014. O no, quién sabe... Lo que sí nos ha escamado es que al final no es free-to-play, sino que tiene un precio de 9,99 euros.

El caso es que desde el primer momento nos llamó la atención la propuesta del estudio On the Metal al mezclar el concepto de gestión de parques visto, por ejemplo, en el sempiterno 'Theme Park', con la escena musical. Algo bueno tenía que salir de ahí. O eso pensamos, que tras echarle unas horas a este 'BigFest' de PS Vita nos ha quedado claro que tiene que mejorar en muchos aspectos.

¿Un gestor de festivales musicales? Suena bien

021215 Bigfest 01

'BigFest' parte de una premisa básica: crear el mejor festival posible de música, sea la que sea (porque no se centra solamente en el rock, sino que también hay canciones de pop, blues, electrónica, jazz o clásica, entre más géneros). Por lo tanto, hay que fichar a los grupos más grandes, reunir al mayor número de público posible y que todas nuestras instalaciones estén bien.

La idea está clara, el funcionamiento es algo light, incluso si lo comparamos con el citado 'Theme Park', que ni era ultra-complejo ni tampoco un paseo. Un ejemplo muy gráfico: en el clásico de Bullfrog podíamos subir el precio de las entradas o del coste de las bebidas y la comida (hasta haciendo que éstas tuviesen más sal para provocar que se compren más bebibas; un truco muy mítico), mientras que en 'BigFest' no podemos controlar ningún tema relativo al precio.

Pese a ello, sí que podremos construir cualquier tipo de instalación donde deseemos (menos delante del escenario) para cubrir las necesidades básicas de los asistentes, desde su higiene hasta su alimentación, sin olvidar que también sería interesante que tuviesen dónde dormir.

Igual que en 'Theme Park' y otros juegos del mismo palo, en 'BigFest' se estropean algunas instalaciones, como los baños públicos o los contenedores, por lo que hay que controlar a los ayudantes (los obreros multitarea), que en este caso están limitados a tan solo cinco trabajadores, algo que, ya de entrada, se nos antoja una cifra muy escasa. Sin olvidar que cuando encargamos una obra, se tienen que desplazar desde su caravana, situada en el lateral del escenario.

Tanto para construir como para reparar, tienen que ir desde su puesto hasta el punto indicado, y eso no es tan inmediato como debería. Al menos, eso sí, cuando tengamos algo construido podremos moverlo o girarlo sin necesidad del ayudante, y si tenemos en cuenta que en 'BigFest' partimos de un festival único que vamos modificando a placer, hay tiempo de sobra para formar uno óptimo.

Buenas intenciones en BigFest, mala planificación

021215 Bigfest 02

La gracia de esta obra de On the Metal es que tiene cierta vena arcade basada en desafíos. Cada partida dura lo que duren los grupos que toquen en el festival, desde los teloneros hasta el cabeza de cartel. Terminado el festival, se nos dice qué desafíos hemos cumplido (hay tres por "fase") y si queremos avanzar a por otro grupo de desafíos, o bien repetir éste manteniendo todos nuestros ingresos y lo que hayamos edificado. En ese sentido, es gratificante, porque si se nos resiste alguna fase, siempre podremos repetirla y ganar más experiencia, reconocimiento y dinero por el camino.

No me ha gustado, en cualquier caso, que para ser un juego muy directo, se entorpezca la acción con bocadillos constantes sobre el estado de ánimo de ciertos asistentes y que cada vez que pulsemos sobre sus cabezas nos suelten alguna frase que hay que tragarse (con algo gráfico ya valía, no hace falta perder el tiempo innecesariamente; eso por no mencionar que a veces, incluso, no son coherentes, como el que se queja de largas esperas en la cola ¡cuando está solamente él!), o que el juego no vaya tan fluido por culpa de algunos parones u otro tipo de error, como el que provocó que desapareciese toda posibilidad de construir algo, viéndome obligado a que terminase el festival.

Visualmente tampoco es bonito. Resultón, más bien. Es algo secundario, en cualquier caso, siempre y cuando lo demás funcione. Donde tendría que haber destacado es en su música, pero por ahora no he encontrado muchas canciones de mi agrado, y no hay precisamente pocas. Abundan más las de algunos géneros, como rock, pero por lo general son bandas sin demasiada repercusión.

Lo que sí me ha gustado es que cuenta con personajes coloridos, en la línea de las dolencias de 'Theme Hospital', y que deberemos controlar dentro del festival, o de lo contrario se empezará a ir el público asistente y nuestra fama (aquí con el calificativo de Vibe, que sería el "entusiasmo" de la gente), o que las propias bandas tendrán antojos en base a su caché que podremos cumplir o no según nos plazca, aunque siempre será beneficioso a la larga hacerles caso.

Tras un par de horas me voy de momento con cierto sabor agridulce. 'BigFest' tiene cosas que gustan y que funcionan, pero falla en otras que no debería. Veremos si con el tiempo de uso mejora.

Plataformas: Playstation Network (PS Vita)
Multijugador: no
Desarrollador: On the Metal
Compañía: Sony Computer Entertainment
Lanzamiento: 2 de diciembre de 2015
Precio: 9,99 euros

En VidaExtra | ¿Qué exclusivos le quedan a PS Vita?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir