Análisis de Chronos: Before the Ashes, la precuela estilo Souls de Remnant: From the Ashes
Análisis

Análisis de Chronos: Before the Ashes, la precuela estilo Souls de Remnant: From the Ashes

A lo largo de la última década, Hidetaka Miyazaki ha definido gran parte del mundo de los videojuegos. Desde una posición inconsciente, con el único ánimo de aquel que busca dar forma a sus ideas y pensamientos, ha influido en las obras de otros desarrolladores.

La saga Souls ha constituido un faro en el que orientarse para muchos. Sin embargo, su luz ha terminado cegando a más de un título durante su travesía, intentando imitar sin éxito su resplandor. Crear su propio camino, apoyándose en diversas inspiraciones, pero con la intención de originar algo propio; ese debería ser el objetivo.

Chronos: Before the Ashes es uno de esos juegos que transcurre en paralelo a su ídolo, pero no da los mismos pasos que él. La obra de Gunfire Games, desarrolladores de la saga Darksiders, apuesta por una fórmula manida durante los últimos años y bajo este escenario resulta difícil de sorprender.

El elegido de la humanidad

Chronos: Before the Ashes nos sitúa antes de los eventos de Remnant From The Ashes, el videojuego desarrollado también por el equipo de Gunfire Games y que nos trasladaba a un futuro en el que la humanidad se encontraba prácticamente diezmada ante una amenaza de otro mundo, la Raíz.

Lo cierto es que no se nos sitúa ante un contexto desconocido. Chronos es el nombre original del juego, creado en 2016 para Oculus Rift, por lo que en realidad Before The Ashes se trata de una adaptación de dicha obra. Quizás su procedencia desde el mundo de la realidad virtual haya terminado por penalizarle al trasladarlo a la perspectiva del juego habitual al que estamos acostumbrados, pero eso lo veremos más adelante.

Al frente, sin miedo o temor posible debe afrontar nuestro héroe su viaje para adentrarse en un laberinto, con el fin de acabar con el dragón que domina con aliento de fuego el mundo de fantasía que recorreremos. En realidad, somos el elegido por los humanos al que se hace referencia en Remnant From The Ashes, así que en esta historia conoceremos su origen y fin.

Cadcc138 D56d 45b4 88aa 9cd6897c3f5d

Bajo este planteamiento, el cambio de tendencia respecto a Remnant es obvio. Si en el juego de 2019 las armas de fuego, la interacción con personajes y el combate dinámico era la tónica, aquí, como decía, el recetario típico de la franquicia Souls se apodera del título.

Hombre, mujer, espada, lanza, maza, escudos…esas serán las opciones que podremos escoger para plantarnos contra el mal y como buen RPG podremos potenciar nuestras habilidades con los puntos de atributo obtenidos al acabar con los enemigos.

El esquema no es muy diferente a lo más común, sin embargo, sí que existe una característica propia. Cada vez que fallemos en nuestro cometido, nuestro personaje envejecerá un año más hasta volver en su intento. El avance de la edad tiene sus consecuencias; comenzamos con 18 años, siendo fuertes y ágiles, pero cuantas más veces fallemos, más peso en nuestras acciones tendrán las magias arcanas, puesto que con la edad se resiente nuestro físico.

Un Souls sin alma

Más allá de esta particularidad, Chronos: Before The Ashes no sorprende en ningún otro aspecto. El diseño es el habitual en un Souls, teniendo que recorrer laberínticas zonas, acompañado de armas medievales y enfrentándonos a cada rival que se nos cruce. La magia arcana es otro elemento propio, que imbuye poder en nuestras armas, pero que no va más allá de otorgar poderes de rayo, fuego o recuperación de vida.

El diseño peca de simplismo y poco detalle, en todos los niveles. Los escenarios son repetitivos y terminan por resultar confusos en varios momentos, llegando a preguntarte si no has pasado ya por esa misma esquina. Unos escenarios que no se esconden en la mayoría de ocasiones, poniéndonos situaciones tan obvias como una entrada a nuestra izquierda y la puerta cerrada a la derecha por la que, evidentemente, saldremos tras realizar todo el recorrido para abrirla.

Chronos

Los enemigos que nos impiden el paso están trabajados visualmente, con rasgos propios que los identifican dentro de sus especies. Tenemos desde pequeños trolls, hasta cíclopes gigantes, pasando por los hechiceros o los burdos brutos que bloquean el camino. Sin embargo, una de las mecánicas principales como es la de luchar contra todos ellos, termina por ser tremendamente limitante para el juego. Me explico.

Dark Souls, Bloodborne o Lords of the Fallen son juegos en el que uno de sus pilares se sustenta en la barra de resistencia. Es un indicativo de cuántas veces más podemos atacar, esquivar y así planear nuestros movimientos en plena acción. En una decisión de Gunfire Games que no alcanzo a comprender, este principio básico se desecha.

La barra de resistencia de nuestro protagonista no se vacía a menos que corramos o bloqueemos ataques. En consecuencia, nos encontramos con la fácil solución de que lo mejor es cargar el ataque pesado para romperle la guardia a cualquier enemigo, castigarle con el ataque rápido y acabar con su vida. Todo ello sin que nuestra estamina se resienta de ninguna forma, por lo que la estrategia es desterrada, al igual que los patrones de ataque de los enemigos. Ya no hay que preocuparse más por encontrar una ventana para atacar.

F504a8f1 1356 4e04 88a6 E9f413ecf04c

Por lo tanto, habiendo jugado en la dificultad normal, apenas he llegado a los 38 años (recordemos que por cada muerte envejecemos un año y empezamos con 18) sin conocer más que dos habilidades nuevas que se consiguen tras sobrepasar cada década. Los jefes, también bien trabajados visualmente, no han supuesto un problema, al igual que sus contrapartidas más mundanas. Tan solo el oponente final representa un quebradero de cabeza ligeramente mayor, aunque nada que no se pueda resolver planificando un poco nuestros movimientos.

Los puzles y rompecabezas se despegan más de esta senda. Son frecuentes y requieren que utilicemos algún objeto para lograr desbloquear la siguiente parada, pudiendo llegar a disfrutar de varios de ellos. Son capaces de sorprendernos, con momentos de ingenio y buenas ideas que se evaporan en todo el conjunto, pero la intención desde luego está ahí.

Unos puzles que guiñan claramente a la saga Souls y que nos encontraremos de manera frontal, puesto que Chronos posee una estructura extremadamente lineal. No habrá caminos secundarios, más allá de alguna pequeña recompensa, ni misiones secundarias a excepción de una. Toda nuestra partida está enfocada a terminar con el dragón que dirige el mundo en el que nos encontramos.

Chronos

Un mundo que también se esfuerza por establecer su propio lore interno, que aunándolo al de Remnant From The Ashes, nos permite disfrutar de civilizaciones diferentes, con sus religiones, enfrentamientos y conflictos propios, registrados en múltiples documentos diseminados por el juego. Todo ello influye en lo sucedido en el mundo de los humanos, el que ha sido devastado y que podemos visitar en un único escenario que reserva un par de sorpresas. Los más interesados en el universo “Ashes” encontrarán nuevo contenido con el que alimentar su curiosidad.

La opinión de Vida Extra

Chronos: Before the Ashes es un videojuego cuyo origen, con un presupuesto seguramente más reducido, lo limita. Si bien esto no es culpa directa de Gunfire Games, si lo es el poco espíritu que transmite la obra.

Sus virtudes se reducen a reflejar de peor manera a sus mayores, a títulos que realmente saben a lo que juegan. Chronos quiere jugar, pero se tropieza durante el camino. Su valor se encierra en la mecánica del envejecimiento y en fugacísimos momentos de ideas e intenciones. Los errores de concepción del juego no se deben a la supuesta limitación presupuestaria o a su primera llegada a la realidad virtual, sencillamente son fallos que no deberían aparecer.

Si eres un seguidor acérrimo de los Dark Souls, Nioh, The Surge o el reciente Demon’s Souls de PS5 y has agotado todas las opciones para disfrutar del género, Chronos puede ser una alternativa. Por otro lado, si todavía estás en proceso de descubrir algunas de las franquicias citadas, ellas están muy por delante de lo último de THQ Nordic.

En 2016 las poco más de seis horas que dura con unas Oculus Quest hubiesen resultado en un juego más que digno para la plataforma. Sin embargo, con o sin comparación frente a sus rivales más directos, Chronos: Before the Ashes ve su guardia quebrada y quedan expuestos sus errores.

cover

Chronos: Before the Ashes

Plataformas PC (versión analizada) PS4 , Xbox One, Nintendo Switch y Google Stadia
Multijugador No
Desarrollador Gunfire Games
Compañía THQ Nordic
Lanzamiento 1 de diciembre de 2020
Precio 25,99 euros

Lo mejor

  • Sus esfuerzos por crear un lore y universo propio
  • El diseño de los enemigos y algunos escenarios

Lo peor

  • Intenta ser un Souls y se queda en el camino
  • La decisión de que la barra de resistencia no se agote
  • La escasa profundidad en todos sus apartados
Temas
Comentarios cerrados
Inicio