Compartir
Publicidad

'Dead Rising 3': análisis

'Dead Rising 3': análisis
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parece que fue ayer cuando Capcom anunció 'Dead Rising 3' como videojuego exclusivo de Xbox One, pero no. Han pasado cinco meses desde que se presentó en el E3 2013, siendo para el que suscribe una de las sorpresas más agradables de este año. No en vano la saga 'Dead Rising' es de mis favoritas cuando pienso en realizar un festín zombi con confeti. El primero nos trajo a Frank West y su cámara (con la que ha cubierto guerras), el segundo a Chuck Greene y su habilidad para combinar armas, y ahora éste a Nick Ramos, un mecánico capaz de combinar armas y vehículos.

Cuando supe que iba a acompañar el lanzamiento de Xbox One tenía claro que éste iba a ser el primer título que compraría para ella. Y tras un fin de semana de lo más intenso dándole caña puedo adelantar que no me ha decepcionado ni lo más mínimo, sino todo lo contrario. A analizarlo, pues.

De picos pardos por Los Perdidos con los zombis

Dead Rising 3

La historia de 'Dead Rising 3', como comentamos en múltiples ocasiones con cada noticia suya, nos lleva a la ciudad de Los Perdidos, en California, continuando los hechos tras lo sucedido en Fortune City ('Dead Rising 2') diez años antes. De aquella recreación de Las Vegas nos trasladamos a otro tipo de ciudad, sin tanta publicidad luminosa y con edificios más pequeños. Situada al sur de California, nos encontramos con cuatro barrios bien diferenciados (Ingleton, Sunset Hills, South Almuda y Central City) que tendrán un aspecto en común: estarán infestados de miles y miles de zombis.

Es lo primero que sorprende de este trabajo de Capcom Vancouver. Gráficamente, en cuanto a diseño de personajes no se nota el salto generacional, pero el ver tantísimos zombis en pantalla, y completamente distintos entre sí, impresiona lo suyo. Aunque no dejen de ser tan tontos como siempre. Y es que a fin de cuentas no tienen cerebro. Visualmente es lo más atractivo del juego, quedando en segundo plano todo lo demás, empezando por la ciudad de Los Perdidos, y terminando por los seres humanos, con unas animaciones que no dejan clara la potencia de Xbox One.

La potencia se nota a la hora de mover esos miles de zombis y que no haya carga alguna entre ciudades o al entrar en los edificios, puesto que será un mundo abierto. Tan solo veremos la pantalla de carga en los eventos de la historia, al entrar a zonas especiales. El resto será jugar sin pausa. Y por fin podremos guardar en un segundo, nada de esas tediosas esperas de las primeras entregas. Parece una tontería, pero se agradece una barbaridad. Lo único a tener en cuenta es que, según el modo de juego, podremos hacerlo en cualquier momento o tan solo en los baños.

'Dead Rising 3', un juego más accesible para todos

Dead Rising 3

Uno de los aspectos que más echan para atrás a los profanos de la saga 'Dead Rising' es el tiempo. El estar atado a él y depender de cumplir los plazos de las misiones para no tener que volver a empezar la partida. Con 'Dead Rising 3' Capcom Vancouver ha pensado en este tipo de público añadiendo un modo historia en el que tendremos muchísimo tiempo de sobra para ir a nuestra bola para hacer el cabra, realizar misiones secundarias o seguir la propia historia. ¿Y qué pasa con los habituales? Que tenemos el modo clásico, el de toda la vida, llamado aquí modo pesadilla, en el que los márgenes de tiempo se reducen considerablemente, y para más inri los enemigos humanos y los zombis son más letales. Otro detalle que tendremos que tener en cuenta es que en el modo historia podremos salvar en cualquier momento, mientras que en el modo pesadilla tan solo en los baños y zonas seguras. Lo ideal, por lo tanto, es empezar con el primero, y cuando estemos más curtidos, darle caña al segundo. Porque el nivel de personaje se mantiene en ambos, igual que las combinaciones de armas y vehículos, y resto de coleccionables. Hasta en el cooperativo.

Mi compañero Alex y yo nos echamos unos buenos vicios con el cooperativo, él manejando a Dick (esa especie de Terry Bogard), y yo a Nick Ramos. Aunque si no tenemos con quién jugar siempre podremos buscar partidas o dejar la nuestra abierta ajustándola como más nos convenga: ¿somos completistas? ¿o nos va ir directo al grano? Podremos seleccionar entre complecionista, carrera rápida, casual o experto. Así el que se una sabrá cuál es nuestro estilo. O bien podremos dejar nuestra partida cerrada para que no entre nadie. Eso a gusto de cada uno. Se agradece.

También es de agradecer que todo el progreso que hagamos jugando al modo cooperativo mediante Xbox Live se guarde, en el sentido de que si, por ejemplo, completamos los capítulos 3 y 4 de la historia, cuando en nuestra partida en solitario sólo pasamos los dos primeros, los podemos saltar después si queremos. No perderemos el tiempo, dicho de otro modo. Lo que motiva más a jugar así.

Locura con las armas y vehículos combinados

Dead Rising 3

Como recordamos al inicio, Chuck Greene fue el pionero de la saga en crear armas combinadas, mientras que ahora Nick Ramos no solamente demuestra sus dotes de mecánico creando vehículos combinados, sino más armas combinadas y superarmas combinadas. A lo bestia. En total podremos crear 101 armas combinadas y tan solo 11 vehículos combinados, siendo en la mayoría de los casos una auténtica pasada, con combinaciones aparentemente imposibles pero llenas de posibilidades. Se mantienen varios clásicos de la saga, como el oso libertario, pero en muchos casos se han potenciado hasta límites que rozan lo absurdo. Por eso molan. Igual que sus nombres. Sirvan varios ejemplos de muestra: rastrillazombis, explosión de mamporros, vomitapeligros, idea luminosa, trocea y habla, profanador, supermasajeador (éste es la polla, literalmente), rayo pectoral...

Tanto con armas combinadas como superarmas combinadas ganaremos un montón de PP (puntos de prestigio), y si encadenamos las muertes creando combos, el multiplicador de PP irá en aumento, pudiendo subir niveles sin despeinarnos en unos pocos minutos, con la posibilidad de realizar movimientos definitivos por el camino cuando el nivel de combo es alto. Una auténtica pasada que disfrutaréis como enanos si lo vuestro es darle candela a los zombis. Es un completo vicio.

Mientras que con los vehículos combinados la cosa será distinta. La fiesta (traduciendo fiesta por masacre zombi) será mayor, pero el nivel de PP será ínfimo en comparación. Aunque tendremos la garantía de que estaremos más protegidos y que podremos deshacernos de miles de zombis sin pestañear en pocos minutos. De ahí que por todo esto 'Dead Rising 3' sea posiblemente la entrega más accesible, y por lo tanto fácil, de la saga. Sin que signifique esto algo malo, ojo.

Pequeños cambios de mecánica en 'Dead Rising 3'

Dead Rising 3

Si jugamos en el modo pesadilla las pasaremos canutas, pero el nivel de agobio no será el mismo. ¿Por qué? Por los supervivientes. Aquí tendremos de dos tipos. Los que van a su bola y tan solo necesitan ayuda en un momento puntual al estar rodeados por zombis (los salvamos, nos dan PP al instante, y nos olvidamos de ellos), y los que necesitan unos recados (sea en forma de recolección de objetos o llevarlos hasta cierto sitio) hasta que finalmente se unan (o no) a nuestro equipo.

¿El problema, por decirlo de algún modo, cuál es? Que al no contar con un solo refugio en Los Perdidos, podremos llevar a los supervivientes a cualquier zona segura y dejarlos allí mediante el tablón de supervivientes. Al hacerlo desaparecerán y podremos llamarlos (desde ahí) en cualquier momento. Por eso se elimina buena parte de la sensación de agobio al tener que cargar con supervivientes, porque en cada distrito de la ciudad habrá mínimo dos zonas seguras.

Estas zonas, en cualquier caso, habrá que limpiarlas primero. Pero no resulta nada complicado, porque será eliminar a los zombis o enemigos humanos que la custodian, y listo, se convertirá en una pequeña base desde la que llamar a supervivientes, cambiar nuestro vestuario o equipar armas. Esto último es otro de los cambios que más pueden chocar en 'Dead Rising 3'. Tendremos un montón de objetos de todo tipo por Los Perdidos, más que nunca. Lo llamativo es que todo lo que recojamos pasará automáticamente a nuestra taquilla de armas, con lo que desde cualquier zona segura podremos equiparnos con todo eso. Habrá un límite, claro está, basado en un número de barras que irá variando dependiendo del tipo de arma que sea. Para que os hagáis a la idea, una superarma en el modo historia tendrá dos barras (con lo cuál sólo podremos coger dos, y después esperar un tiempo hasta que se vuelvan a recargar ambas barras), mientras que en el modo pesadilla tan solo habrá una. Esto también se aplica al taller de vehículos. Y aunque este cambio de mecánica choque, en parte es comprensible al movernos por un entorno tan amplio. De lo contrario sería más tedioso.

Dead Rising 3

Otro cambio a destacar es el de cómo gestionaremos nuestros PP. Al subir de nivel Nick Ramos no mejorará sus parámetros automáticamente, sino que seremos nosotros los que decidiremos cómo mejorará Nick Ramos. Al subir de nivel ganaremos puntos de atributos que podremos gastar para mejorar distintos apartados: vida, inventario, cuerpo a cuerpo, a distancia, mecánico, agilidad e inteligencia. Cuanto mayor sea la mejora, más puntos de atributo deberemos gastar. Pero merecerá mucho la pena, en especial tras pasar el umbral del nivel 50, momento en el que se desbloquearán las bonificaciones más heavies. Pero tranquilos, que podremos seguir ganando más puntos de atributo.

Un cambio que he agradecido en esta entrega ha sido el de los libros. Ya no ocuparán espacio en nuestro inventario. Ahora tendrán su apartado especial en el menú, y desde ahí podremos equipar el que mejor nos convenga dependiendo de la situación. ¿Lo bueno? Que si llegamos a nivel 50 y mejoramos al máximo el apartado de inteligencia podremos equipar todos los libros a la vez, con lo cuál tendremos muchas bonificaciones de golpe. Nick Ramos será así más imparable si cabe.

Lo hemos mencionado un poco de pasada, pero, ¿qué pasa con el inventario? También ha sufrido cambios. Ahora será un inventario radial con hasta ocho huecos para guardar cosas. Lo bueno es que aquel inconveniente que comentamos en nuestro primer contacto se ha corregido. Ahora será más fácil combinar armas (será requisito indispensable haber conseguido el plano de esa combinación): pulsamos RB, seleccionamos un arma con el stick derecho, y finalizamos con A. Así da gusto.

Kinect, ¡se te va la olla! ¡Sígueme! ¡Se te va la olla!

Dead Rising 3

Al venir de serie en todas las Xbox One, Kinect se convierte en nuestro mejor (y peor) aliado en 'Dead Rising 3'. Podremos acceder al menú mediante nuestra voz e ir deambulando por sus distintos apartados, mientras que cuando estamos en acción con Nick Ramos podremos dar breves indicaciones a los supervivientes para que ataquen, rapiñen lo que vean, o que nos sigan. Llama la atención que también podremos hablar con los psicópatas para provocarles, siendo una de las frases más habituales la de ¡se te va la olla! Por lo general van bien estas frases. Lo malo es cuando Kinect (si estamos en modo cooperativo, principalmente) nos reconoce comandos no deseados para la propia consola Xbox. Con Alex me pasó tres o cuatro veces, y molesta lo suyo. Si jugamos en solitario será muy raro que nos pase, así que avisados estáis. Y si no siempre podremos eliminar la opción de Kinect desde las opciones. Opción por la que tal vez muchos opten, visto lo visto.

Hablando de voz. Se agradece enormemente que 'Dead Rising 3' venga doblado al castellano, aparte de venir con los textos traducidos en nuestro idioma, por supuesto. Nunca es tarde si la dicha es buena, como se suele decir. Mientras que su apartado musical, irónicamente, no pasa con nota, al quedar en muy segundo plano. No es malo, pero tampoco destaca en exceso. Le falta algo.

Donde sí cumple con creces y no le falta nada es en los psicópatas, recreando los siete pecados capitales. Cada uno es muy peculiar, por decirlo suavemente, y los duelos contra ellos, salvo uno en concreto que es una idea de olla total, son altamente disfrutables. ¿Y qué pasa con la historia? Tarda bastante en despegar. Tanto, que hasta el final nos da igual lo que le pase a Nick Ramos, porque 'Dead Rising 3' nos tiene guardadas varias sorpresas para entonces. Y de las que molan, además.

En definitiva, haciendo balance Capcom Vancouver nos ha brindado un título muy completito que nos mantendrá enganchados bastantes horas. No será gráficamente next-gen, pero eso es lo de menos cuando consigue enganchar y divertir tanto. Me lo he pasado pipa con él. Un vicio.

8,5

Dead Rising 3

Dead Rising 3

Plataformas Xbox One
Desarrollador Capcom Vancouver
Compañía Microsoft Game Studios
Lanzamiento Ya disponible (22 de noviembre de 2013)
Precio 64,95 euros (en Amazon lo tenemos por 62,93 euros)

Lo mejor

  • Lo numerosos y variados que son los zombis
  • Las combinaciones de armas y vehículos
  • Los psicópatas

Lo peor

  • Algunos errores puntuales con Kinect
  • La historia no arranca hasta el final
  • Que no haya modo cooperativo para más de dos personas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio