Publicidad

Análisis de Gato Roboto, un simpático homenaje al clásico Metroid con toque felino minimiaulista
Análisis

Análisis de Gato Roboto, un simpático homenaje al clásico Metroid con toque felino minimiaulista

Publicidad

Publicidad

Minit me pareció una absoluta maravilla que supo darle un toque de lo más refrescante a ese concepto de los segundos iniciado por 30-Second Hero. Todo ello bajo una estética minimalista la mar de atractiva y una BSO genial.

Con Gato Roboto, cuando se presentó hace meses, tuve un ligero déjà vu de entrada, aunque sabía que Devolver Digital, por muy bien que escoja los trabajos de estudios humildes, no lograría sorprenderme del mismo modo. Pero tenía que probar esta obra claramente inspirada en Metroid. La duda era: ¿hasta qué punto merece la pena? Porque este género está en auge.

Si el humano no puede, le toca a su mascota

Gato Roboto

Gato Roboto, tal y como suele pasar con los juegos de corte futurista ambientados en el espacio, arranca con una pequeña desgracia: un piloto sufre un aterrizaje de emergencia en un planeta. El problema es que, por muy absurdo que pueda sonar, se queda atrapado a punto de tocar el suelo. Y claro, no puede salir, por lo que le pide a su mascota que le saque.

Kiki, que así se llama la gata (homenaje al estudio Ghibli, suponemos), decide encomendarse a realizar esa misión, aunque para ello necesitará primero conseguir un Meca que le permita desarrollar ciertas acciones que requieran más fuerza. Porque a lo largo de la aventura nos encontraremos peligros en forma de distintos animales, algunos de ellos mecanizados.

Sin traje no podrá atacar y morirá de un golpe, mientras que dentro del traje de Meca aguantará varios impactos y contará con diversos tipos de disparo que irá desbloqueando, al igual que otros movimientos típicos de los juegos similares a Metroid. Hasta el mecanismo para abrir puertas será exactamente el mismo, aunque todo a menor escala, desde luego, porque no estamos ante una aventura tan profunda como la de Samus Aran.

Bajo una estética monocromática cuyos colores podremos cambiar a base de recoger distintas paletas desperdigadas por su mapa, algunas muy bien ocultas, tenemos un mundo igualmente minimalista con unos objetivos muy claros, pero que deberemos cumplir en un orden establecido en base a las habilidades que iremos obteniendo. En este sentido, aprovecha muy bien su universo aunque se echa en falta poder navegar entre los distintos mapas sin tener que volver a la zona de rigor para consultar su información ahí.

Gato Roboto, el Metroid de los animales

Gato Roboto

No es un juego excesivamente difícil, salvo cuando nos tenemos que enfrentar a los distintos jefes finales: ahí sí que moriremos bastantes veces hasta pillar todos los patrones de ataque y tener paciencia y sangre fría.

La aventura resulta divertida y no abusa del llamado backtracking (que tengamos que volver atrás, en definitiva). Lo que vamos consiguiendo para el traje nos permitirá completar, salvo momentos puntuales, cada región. Eso sí, al llegar a un tramo del final no habrá vuelta atrás (se nos avisa de ello cruzando la cuarta pared en forma de texto), lo que echará por tierra toda partida que intente realizarse al 100%. Tarea, de todos modos, que no resulta tan complicada ni tampoco nos llevará muchas horas realizar.

Porque es un juego que se puede completar en tres horas, a lo sumo. O ya cuatro, si estiramos más el asunto o nos atascamos en algún punto. Eso hace que nunca deje de resultar fresco, especialmente cuando nos fuerza a salir del Meca para realizar ciertas acciones, como pasar por zonas estrechas, trepar con las garras del gato o activar ciertos mecanismos especiales.

Aparte del traje de Meca tendremos ocasión de controlar un submarino. Sí, hay partes acuáticas y ya sabemos lo que suele pasar con el agua en los videojuegos: que se nos hará más cuesta arriba por el incremento de su dificultad. ¿Lo bueno? Que no habrá que preocuparse por la respiración. Ahora bien, el submarino no se puede mejorar y aguanta menos impactos.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, Gato Roboto resulta una experiencia interesante para todo amante del clásico Metroid. Pero al que le falta el hecho de haber sido más ambicioso a la hora de aprovechar mejor sus armas (de modo metafórico).

Gato Roboto

Gato Roboto

Plataformas Nintendo Switch (versión analizada) y Steam
Multijugador No
Desarrollador doinksoft
Compañía Devolver Digital
Lanzamiento 30 de mayo de 2019
Precio 6,59 euros (Steam) | 7,99 euros (eShop)

Lo mejor

  • ¡Un Metroid controlando a un gatito!
  • Los duelos contra los jefes son exigentes
  • Las mejoras del traje y sus secretos

Lo peor

  • Excesivamente corto para el género al que pertenece
  • Su punto de no retorno del final fastidia lo suyo
  • La aventura pierde fuelle en el último tramo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir