Compartir
Publicidad
He intentado pasarme The Crew 2 jugando sólo con aviones, pero he fallado estrepitosamente
Análisis

He intentado pasarme The Crew 2 jugando sólo con aviones, pero he fallado estrepitosamente

Publicidad
Publicidad

‘The Crew 2’ ya está entre nosotros, pero antes de adentrarnos en su análisis quería hacer un experimento. La gran novedad del juego de conducción en mundo abierto de Ubisoft está en los nuevos vehículos, el abrazo del mar y los cielos en forma de pruebas en distintos tipos de embarcaciones y aviones.

Pues bien, ¿qué ocurre si estás cansado de los coches y quieres dedicarte sólo a esas dos nuevas modalidades? ¿Puedo pasarme el juego centrándome únicamente en las pruebas de avión? ¿Hasta dónde dura la mecha de ese añadido? Quería saber si es una simple excusa para dar algo más de variedad en los vídeos o realmente es una novedad a aplaudir.

El progreso y los vehículos de The Crew 2

Venía de ser uno de los pocos que, pese a no estar ante un juego perfecto, mantiene un buen recuerdo del primer ‘The Crew’, especialmente de aquella última prueba que te invitaba a recorrer el mapa de Estados Unidos de punta a punta. Tampoco quedé descontento con lo que jugué de la beta de esta segunda parte, pero sí quería ver más en profundidad lo que prometían las nuevas opciones.

Lo cierto es que el experimento sale mal nada más empezar, y es que sabiamente ‘The Crew 2’ no separa sus facciones por vehículos, sino por estilos. Aunque el freestyle tiene el icono de los aviones como reclamo, es una modalidad que también admite carreras de Jetboat (los barcos cargados de guiris que pegan derrapes en la Costa del Sol) y pruebas de Monster Truck.

De hecho, para poder probar todas las pruebas de aviación también tendrás que desbloquear las carreras aéreas incluidas en la familia Pro Racing, por lo que inevitablemente también tendrás que jugar con coches y aviones para desbloquearlas. Son cuatro familias distintas a las que también se suman las carreras callejeras y la del offroad.

La idea es que con cada victoria o locura que realices ganes seguidores, la moneda del siglo que viene, y con cada nueva categoría desbloqueas una disciplina distinta en cada familia. Cuando llegues a Popular (el popu) podrás acceder a las pruebas Drift en Street, las de Motocross en Offroad, las de Jet Sprint en Freestyle y las de Gran Turismo en Pro Racing. No importa que no hayas realizado las pruebas anteriores de una misma familia, si quieres saltar a la que te interesa sólo depende de tus seguidores.

Misión improbable

Seguimos con el experimento. ¿Puedo pasarme el juego jugando sólo con aviones? Sí, pero desde luego no es lo más recomendable y, aunque puedes grindear seguidores haciendo trucos como realizar toneles a baja altura, la gracia del juego está en ir saltando de una prueba a otra para añadir algo de variedad a la mezcla.

Limitándome a los aviones, haciendo las pruebas normales lo mejor que podía y volviendo a jugar esas mismas en difícil para rascar un puñado de seguidores más, conseguí llegar hasta la segunda categoría, pero ahí me vi obligado a probar otras opciones para no mendigar seguidores con pruebas secundarias.

No me habría importado seguir por ese camino, la verdad. A diferencia de lo que suele ocurrir en los juegos que meten aviones por las risas, en ‘The Crew 2’ se controlan de lujo y es divertidísimo hacer el cabra con ellos, ya sea en modo libre, en las pruebas de trucos o en las que te invitan a pasar por el aro en una posición concreta.

De hecho llevo un buen puñado de horas y aún no he tocado las pruebas de coches más tradicionales, tirando de aviones, barcos y pruebas de rally y motocross para ir conociendo el mundo y el juego. Desconozco qué sabor de boca me dejará de cara a su análisis, pero ahora mismo me lo estoy pasando de fábula con ‘The Crew 2’.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos