Compartir
Publicidad

The Crew: análisis

The Crew: análisis
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta imagen refleja a la perfección todo lo bueno y lo malo de 'The Crew' . 36 minutos para encontrar una partida en un juego en el que, se supone, que lo principal es la conectividad online es poco esperanzador, pero por otro lado que esos 36 minutos se te pasen volando mientras recorres su escenario, avanzas en la campaña o superas desafíos de habilidad dice mucho del potencial que hay detrás.

Vendido como MMO de coches y ofreciendo algo que se acercaría más a lo que llamaríamos el 'Need for Speed' descafeinado de Ubi, 'The Crew' se ve superado por la intención de ir más allá de la compañía que le ha dado la vida y sólo alcanza a ser un buen juego de coches. No es poco, pero no lo suficiente para competir con la competencia o alcanzar la ambición de Ubisoft.

The Crew: rage quit

Thecrew1

No recuerdo otra ocasión en la que un juego me haya llevado por caminos tan dispares. Es curioso cómo ha sido capaz de invitarme a estampar el mando contra el suelo justo antes de dejarme enganchado con un viaje por carretera en el que el tiempo ha pasado volando, cómo me dejó tan frío como indiferente justo al terminar la campaña para después quedarme hasta las tantas mejorando vehículos que probablemente nunca volveré a conducir.

No os lo voy a negar, me he enfadado como un mono peleando en carreras en las que la victoria ya era mía y he acabado perdiendo porque la mala suerte se ha acabado confabulando con las físicas del juego al rozar levemente un vehículo o esquina del trazado. Siempre digo que hay que saber reconocer cuándo has metido la pata hasta el fondo, los momentos en los que tu habilidad es inferior de lo que creías y quieres dar por hecho que es culpa del juego. Prometo que no es el caso.

'The Crew' tiene uno de los controles más irregulares que he vivido en un juego de conducción arcade, un sistema que tras una carrera en la que el vehículo funciona a las mil maravillas, en la siguiente inexplicablemente se convierte en algo incontrolable con coches que resultan ser barcas sobre el asfalto y aviones de papel cuando se despegan de él.

Molesta porque vienes de preparar el coche, de dejarlo en ese punto en el que todo parece perfecto, pero de alguna forma la dificultad decide que no es suficiente, que en realidad el coche se controla mal pese a que hace unos minutos acabas de ganar derrapando en las curvas a las mil maravillas. En ese preciso instante el espíritu MMO de 'The Crew' sale a relucir.

¿MMO? Sí, pero por el farmeo

Pensábamos que lo de MMO vendría por el modo multijugador, pero no va más allá que cualquier otro juego de coches y, además, uno completamente descompensado porque el nivel de vehículos se limita a cumplir con una misma categoría. Nada de empezar a jugar e ir directamente al multi porque te van a reventar por todos lados con coches que superan ampliamente las capacidades de tu carraca.

Peor aún, lo de online implica que requiere conexión permanente, provocando que aunque tú te hayas acercado a él para jugarlo en solitario puedas encontrarte con una desconexión repentina y ver crecer en tu interior un cabreo monumental.

Lo de MMO tampoco le viene por lo de llenar un basto escenario de jugadores. Fue la excusa para que este análisis (y los del resto del mundo) no acompañasen al juego en su lanzamiento, porque según sus creadores vivir la experiencia de 'The Crew' con otros usuarios era parte de la gracia. Nada más lejos de la realidad, los que están, que además son pocos, o molestan o son meros fantasmas que puedes atravesar, más cerca del limbo que de la realidad del juego.

Thecrew4

¿Y entonces, MMO de qué? De lo peor que te podría venir ahora mismo a la cabeza, de farmear. Si tu coche funciona bien y a la siguiente prueba te las ves y las deseas para alcanzar la línea de meta sin irte chocando con todo lo que se cruce a tu paso, sabes que ha llegado el momento de farmear. Toca abandonar la carrera y recorrer el mundo buscando desafíos que, una vez completados con bronce, plata, oro (o platino cuando superes la campaña) te abrirán las puertas a nuevas piezas para modificar y mejorar el vehículo.

Cuando amas más que odias

Sería una buena idea de no ser porque engañar al sistema es tan simple como centrarte en los desafíos de salto de longitud, donde un coche que viene de una recta interminable y con el turbo a tope va a tener bastante fácil superar el oro y agenciarse una nueva pieza. Tendría cierta lógica si cada desafío estuviese centrado en un aspecto del coche, obligándote a quemar todos los cartuchos posibles enfrentándote a las distintas pruebas, pero no es el caso.

Si tiras por esa vía será porque, al César lo que es del César, los desafíos casi siempre son divertidos. Tengo mis favoritos, como subir una montaña esquivando rocas y aprovechando los desniveles, y los que no quiero ver ni en pintura, el de romper objetos en trazados con curvas y saltos que hacen imposible mantener el control de la situación, pero reconozco que cuando ha llegado el momento de farmear no me ha importado perder un poco de tiempo intentando alcanzar el oro en las pruebas.

Thecrew3

Ayuda que en ese enorme escenario que da vida a 'The Crew', y hablaremos de él ahora porque lo merece, podamos saltar de una prueba a otra directamente desde el mapa. Aquellas zonas que hayamos recorrido estarán disponibles como viaje rápido, y si alguna queda lejos siempre puedes reaparecer en el punto desbloqueado más cercano y tirar desde ahí.

Cruisi'n USA

Nunca me ha supuesto un problema porque recorrer el escenario de 'The Crew', que simula Estados Unidos a pequeña escala, es toda una delicia. Siempre encuentras un punto que puedes reconocer fácilmente y algunos tramos de carretera están especialmente logrados, sobre todo los que implican poner el kit de todoterreno y serpentear entre valles y desiertos secos como los de la costa oeste.

Lamentablemente, en esa búsqueda de grandes extensiones de tierra en las que el viaje de una punta a otra del mapa pueden acercarse a la hora de recorrido, se han olvidado de dotar de vida y personalidad a los paisajes. 'The Crew' no es ningún portento gráfico, pero está única y exclusivamente diseñado para que pases a 200 km/h por sus ciudades. En el momento en el que te frenes y empieces a percatarte de la repetición de edificios y la falta de peatones, tráfico y detalles realmente impactantes, la magia se va por el retrete.

Thecrew2

Es una pena porque esa falta de mimo se refleja también en algunos recorridos, y me viene a la mente el trazado de San Francisco a Los Angeles con Carmel y Santa Cruz por el camino, un viaje fantástico por la costa que aquí queda limitado a cuatro curvas mal puestas y un par de puntos de interés.

Precisamente en esos puntos, en los que paras y el juego te muestra una panorámica de la zona como diciéndote “mira qué bonito”, se me han quitado las ganas de seguir optando por esa vía para acumular experiencia y, si me he encontrado con uno y he aprovechado para activarlo, automáticamente le daba a salir porque sabía que lo que estaba a punto de mostrarme no iba a merecer la pena.

The Crew: más bien que mal

Tampoco es que quisiera ver Los Santos de 'GTA V' reflejado en cada una de las ciudades del juego, por la extensión de su mapeado se entiende que eso no es posible sin un presupuesto enorme y un tiempo de desarrollo aún mayor, pero el mimo, el truco está en el mimo y se nota cuando las dosis incluidas no son las suficientes.

Thecrew5

Por su limitado catálogo 'The Crew' no sirve como joya para los fans de los coches, por la irregularidad de su conexión tampoco para los enganchados a cualquier multijugador y por sus errores con vehículos apareciendo de la nada o con ciudades enteras paralizándose por completo como si fueses el último hombre vivo sobre la tierra y el resto de vehículos estuviesen abandonados a lo largo de la autopista, se hace difícil recomendarlo a todos los demás.

Sin embargo, pese a que a veces lo malo pese más que lo bueno, no es menos cierto que he disfrutado mucho poniendo un punto de destino aleatorio en el mapa y viajando hasta allí, ganando carreras después de haber dejado mi coche preparado hasta la extenuación y completando desafíos por el mero hecho de reventar récords a otros jugadores.

'The Crew' es una apuesta recomendable para los apasionados de los escenarios de mundo abierto, los completistas que quieren exprimir el juego durante semanas y todo aquél que haya quedado entristecido por la falta de 'Need for Speed' o similar de este año (salvo 'Forza Horizon 2' para los poseedores de Xbox One o Xbox 360), pero ante todo es otro ejemplo más de esa fatídica frase que nos lleva acompañando desde el inicio de la generación, la que reza: “seguro que la segunda parte será genial”.

6,0

The Crew

The Crew

Plataformas PC, PS4, Xbox One (versión analizada)
Multijugador
Desarrollador Ubisoft
Compañía Ubisoft
Lanzamiento Ya disponible (2 de diciembre de 2014)
Precio 69,95 euros

Lo mejor

  • Un escenario enorme por recorrer
  • La variedad de pruebas, misiones y coleccionables
  • El pique por las tablas de puntuación en los desafíos

Lo peor

  • Multijugador muy descompensado
  • Bugs y errores lastran la experiencia
  • Las físicas de los coches provocarán más de un cabreo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio