He jugado a The Quarry con la luz encendida y no me da vergüenza admitirlo
Análisis

He jugado a The Quarry con la luz encendida y no me da vergüenza admitirlo

Juraría que la última vez que me acerqué a un juego de terror y pude soportar la presión de jugarlo de noche fue precisamente con Until Dawn, el título que en cierto sentido catapultó el éxito de Supermassive Games. Ahora, tras no pocas aventuras similares, vuelvo a caer en sus redes con The Quarry.

De la mano de la típica historia de adolescentes talluditos con las hormonas revolucionadas nos llega una nueva aventura de terror en la que disfrutar de cinemáticas, llegar a tiempo a los QTE y explorar con el estómago encogido sus perturbadores escenarios.

Con el miedo en el cuerpo

Dudo que haya alguien que se adentre más en estos juegos de lo que lo hago yo. No por ser un gran fan de su estilo o el mundo del terror, ojo, es que soy incapaz de jugarlos sin sentir verdadero pavor ante cómo pretenden asustarme tras la siguiente esquina.

Esto tiene un lado malo y otro bueno. El malo es que normalmente no suelo acercarme a ellos para evitar pasar un mal rato, por lo que acabo perdiéndome juegos o historias que sin duda habría disfrutado.

El bueno es que, cuando lo hago, estoy tan metido en lo que está ocurriendo, desde la trama hasta cualquier mínimo detalle que se muestre en segundo plano, que acabo enganchadísimo y lo disfruto un montón.

Cuando acabó la escueta demo de The Quarry, lo justo para ponerme un poco en situación respecto sus personajes, enfrentarme a mis primeros momentos de tensión, y hacer frente a uno de sus enemigos tras haber encendido la luz del cuarto unos minutos antes, reconozco que me cabreé como una mona.

Quarry3

Tantas ganas tenía de seguir que hasta pensé que todo aquello se trataba de un error del juego. Tardé varios minutos en caer que estaba ante una previa y que, por muchas ganas que tuviese de continuar, tocaba esperar a la versión final.

Un evento para disfrutar con amigos

Que personalmente acabase con semejante calentada ante una historia y género que no suele ser santo de mi devoción dice mucho del potencial que hay tras The Quarry. Supermassive ha demostrado ya tener más que controlada la fórmula, y esta aventura de rednecks desquiciados es sólo una muestra más de ello.

Sin trampa ni cartón, quienes ya os habéis acercado previamente a sus juegos sabéis qué os vais a encontrar: exploración controlada, muchas decisiones que modifciarán el curso de la historia, algunos tiroteos básicos y, por descontado, un nivel soberbio en lo que a actuaciones y animaciones se refiere.

Quarry2

Pudiendo personalizar el juego para hacerlo lo más simple posible, o estando atentos a todas las acciones contextuales que irán apareciendo en pantalla, la idea de reunir a amigos o familiares junto a la tele que normalmente no se sienten atraídos por los juegos parece más jugosa que nunca.

Por mi parte tengo toda la intención de montar algo así cuando, antes de su lanzamiento el próximo 10 de junio, pueda acercarme por fin a la versión final de The Quarry. No lo habría adivinado jamás, pero lo cierto es que lo estoy deseando.

Temas
Inicio