Hemos jugado a One Military Camp, el nuevo juego Tycoon made in Spain
Análisis

Hemos jugado a One Military Camp, el nuevo juego Tycoon made in Spain

Se me ocurren pocos escenarios más complicados que sacar un juego sobre una reconquista militar en los tiempos que corren, pero por suerte One Military Camp está más cerca de una Loca Academia de Policía que de cualquier otro escenario sociopolítico que pueda venirte a la cabeza.

Esto es, a grandes rasgos, un juego de gestión a lo Tycoon que cambia los parques de atracciones y los hospitales por una academia militar. El típico juego en el que servidor puede acabar viendo cómo vuelan las horas mientras desconecta de todo lo malo que le rodea. A eso hemos venido al fin y al cabo, ¿no?

Un entrenamiento lo más eficiente posible

Simplificando en gran medida lo que Abylight ya entregó con Prison Tycoon, aquí la idea se aleja bastante de la construcción sesuda destinada a levantar paredes y colocar puertas y muebles.

Todo lo que tendremos a nuestra disposición está ya previamente creado, siendo la colocación en el escenario de cada uno de los elementos el gran reto que tenemos por delante a nivel de desafío.

Gestionar distancias, energía y recursos para maximizar la eficiencia con la que entrenamos a nuestros soldados será clave para no salirnos del presupuesto y seguir creciendo y mejorando edificios para comprobar hasta dónde podemos llevar nuestra lucha por la resistencia.

Una divertida colección de edificios en la que los soldados se pondrán a punto en cada una de las categorías disponibles mientras llevamos la electricidad de aquí para allá o controlamos la motivación con la que trabajan a base de mensajes pregrabados o una personalización que nos permitirá poner por los altavoces una versión locutada por nosotros mismos del "en Matraca saqué un tres, y yo me merecía un 10".

One Military Camp


La reconquista de One Military Camp

Más allá de controlar la defensa de nuestro escenario y lidiar con la creación de campamentos en distintos biomas que pondrán a prueba la forma en la que los gestionamos, la gran baza aquí están en la reconquista de un territorio que tendremos que arrebatar de las manos de nuestro enemigo.

Entrenando los soldados necesarios para cada tipo de misión podremos ir recuperando territorios que, a su vez, mejorarán el flujo de recursos que iremos ingresando mes a mes y permitirán que el ciclo siga sumando más edificios, tipos de soldados y misiones.

La guinda sobre el pastel habría sido poder gozar de algo más de estrategia en la colocación de tropas de esa fase, pero One Military Camp parece ser consciente de hasta dónde puede abarcar con su ambición y prefiere dejar las tácticas de combate a otros.

One Military Camp

Aún es pronto para saber hasta qué punto la enganchada inicial podrá mantenerse durante toda la partida, pero no es habitual que un sello español se aventure con este tipo de géneros y, sólo por eso, ya merece la pena no perderlo de vista en Steam.

Temas
Inicio