Compartir
Publicidad
Jugamos a Overwatch, esta vez en PS4: misma estrategia con el DualShock en mano
Análisis

Jugamos a Overwatch, esta vez en PS4: misma estrategia con el DualShock en mano

Publicidad
Publicidad

Overwatch lleva tanto tiempo haciendo ruido y hace tantos meses que comenzaron las betas que ya no quedan demasiadas sorpresas por conocer hasta su estreno, que tendrá lugar el próximo 24 de mayo. Recordad que antes, desde principios de mes, habrá una beta abierta con todos los personajes y todos los escenarios.

Sin embargo, esta vez Blizzard quiso enseñarnos cómo está quedando la versión para consolas. Concretamente la de PS4, que ya sabéis que va a presentar el mismo contenido que la de PC y va a recibir las mismas actualizaciones gratuitas, aunque tenga su propio equilibrio entre personajes y no llegue al mismo nivel visual.

Sobran, por tanto, las presentaciones de este título de acción en primera persona organizada en duelos por equipos de seis personajes, cada uno con una clase de entre cuatro y unas habilidades únicas. En función del escenario hay dos tipos de misiones: de ataque (conquista o defiende unos puntos por el mapa con límite de tiempo) y de escolta (ataca o protege un objetivo móvil por el mapa con recorrido definido).

Controles un tanto distintos

Overwatch2

Como solo es un FPS parcialmente, no hay que pensar en el DualShock como si estuviéramos con Battlefield o Call of Duty en las manos. Respeta el mismo sistema de manejo y apuntado básico, incluidos el gatillo del arma principal en R2, el salto o agacharse. Pero lo primero que tenemos que pensar es que hay que recurrir mucho más al resto de gatillos para poder usar todas las habilidades de cada personaje sin olvidarnos del cooldown de cada una.

Cada personaje tiene cuatro o cinco capacidades que se distribuyen entre los gatillos y el triángulo (configuración estándar, supongo que se podrá alterar). Quienes vengan de los FPS como yo se van a ver con demasiadas alternativas muy parecidas juntas en la misma zona, por lo que hace falta un poco de asimilación hasta que vas reorganizando la cabeza. Supongo que quienes vengan de los MOBA se sentirán más cómodos con esta distribución de poderes.

Se trata de un control que responde con solvencia, tranquilo y poco exigente

En todo caso, y a falta de comprobar cómo son las opciones de calibración, mi primera impresión es que se trata de un control que responde con solvencia, tranquilo y poco exigente. Hay que tener en cuenta que hay mucha diferencia de velocidad entre personajes, tanto de movimiento como de apuntado, por lo que hablo más bien de un punto medio.

La comunicación con el equipo es importante en Overwatch

En la hora larga de juego nos dio tiempo a echar tres partidas, a dos victorias cada una de ellas. A la hora de escoger personaje un panel lateral avisa de los desequilibrios que hay en el equipo, si faltan apoyos, sobra atancantes, etc. Aunque, como sabréis, se puede cambiar de personaje en cada respawn, no es necesario completar una ronda.

Esto ya era un problema porque Overwatch es un juego para comunicarse y nosotros estábamos cada uno a lo nuestro, haciendo nuestras pruebas. No hace falta jugar demasiado para darse cuenta de que en silencio es imposible aprovechar lo que ofrece el título, y allí no estábamos por la labor, por lo que mis sensaciones son más bien las de un llanero solitario tratando de coordinarse por adivinación.

En la primera partida, en el mapa Gibraltar (escolta), probé con un par de personajes de defensa, Bastión y Hanzo. Aguanté una ronda completa con cada uno de ellos para cogerles el punto. El primero en un robot-tanque que puede proteger a los compañeros, pero no se aprovecharon y me limité a machacar como si fuera una torreta. El segundo es trepador con un arco que se puede usar como francotirador de distancias cortas.

Probé a un healer como Zenyatta y a un atacante como Soldado: 76 para el segundo mapa, industrias Volskaya (ataque). El primero sirve de poco sin coordinación y sus poderes de ataque son escasos, aunque sus orbes +/- y los de energía le dan cierta independencia. El otro, Soldado: 76 es el más común de los personajes gracias a su armamento, su sprint y su curación, y por eso es recomendable comenzar con él, al que le pega más esa vida en soledad.

Overwatch1

Aunque para mi el más sencillo de usar es la tanque Zarya, que junto a al apoyo Symmetra me dieron mucho juego en el mapa Dorado (escolta). La primera lo tiene todo para ser un alma libre porque, además de ser resistente, tiene escudo, cañón común y lanzagranadas. Todo lo contrario ocurre con la india, mucho más compleja de usar porque apenas se defiende sola, pero da mucha caña con sus minitorretas y su teletransporte. Es de esos personajes que o quedan completamente descartados desde el estreno o al final son espectaculares, me decanto por lo primero.

Pocas conclusiones puedo sacar de lo que ofrece una partida real a Overwatch, excepto que el repertorio de personajes va a dar para crear muchas estrategias distintas. Confío en que este largo desarrollo haya servido para encontrar equilibrio real entre todos, porque en esta breve prueba ya se vio que había algunos favoritismos.

Un diseño de niveles diferente

La misma sensación me dejaron los mapas. Están tremendamente fragmentados y, sin embargo, su diseño laberíntico reasigna con bastante discreción a dos o tres puntos concretos más grandes, uno por posición del objetivo, en los que discurre la mayor parte de la batalla. No sé si tanto recoveco acabará siendo un lastre, pero al menos hay una señalización constante del objetivo para orientarse en el camino al objetivo.

Overwatch4

Por otra parte, y a pesar de que el aspecto de Overwatch en PS4 es bastante más tosco de lo que esperaba tras haber visto varios vídeos de la beta en PC, por lo menos los escenarios están repletos de detalle y hasta tienen elementos destructibles. Se ha hablado mucho de su carisma y su atractivo, en lo que estoy bastante de acuerdo, aunque no se aprecia demasiado una vez que estás en faena por el tono oscuro general que envuelve las partidas.

La opinión de VidaExtra

Y al terminar, una pequeña pantalla de selección del mejor jugador en la que se puede votar por uno de cuatro propuestos por la máquina y, después, un pequeño recuento estadístico acompañado de medallas. Nada más, ya que estábamos jugando con una versión de prueba.

Lo malo de estas demostraciones es que al final te vas con la sensación de que solo has rascado la superficie. No sé si es solo por esas ganas de experimentar o porque es bastante adictivo, pero sí deja con las ganas de más, de seguir probando con otros personajes para saber con cuál te sientes mejor. Y eso es de lo que se trata. Por supuesto, la próxima vez mejor con coordinación.

Overwatch5

Lo que nos lleva al eterno dilema que envuelve a los títulos multijugador de hoy en día. ¿Hará falta organizarse en clanes o seremos capaces de aprovecharlo sin tanta parafernalia? No hay nadie mejor que Blizzard para organizar a sus tropas, pero aquí está aspirando a un público más general al que ya hemos visto que no siempre actúa con compañerismo en Battlefield o en Battlefront.

Esto es la primera toma de contacto con Overtwatch en PS4. Y tú, ¿si lo compras será en consola o en PC?

En VidaExtra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio