Compartir
Publicidad

Monument Valley: análisis

Monument Valley: análisis
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Juego de puzles, cuadro interactivo, paseo artístico, experiencia visual y sonora. 'Monument Valley' navega entre muchas aguas pero no se encuentra cómodo en ningún puerto. De hacerlo el amarre adecuado sería esa última opción, porque si hay algo que no se le puede negar al equipo de ustwo es el sensacional aspecto del que han dotado al juego.

Basado en las estructuras imposibles de Escher, 'Monument Valley' aprovecha la pantalla de los dispositivos iOS para adentrarnos en un mundo imaginario en el que los caminos se unen y las escaleras se retuercen haciendo que la arquitectura de sus escenarios sean a la vez el reto y el protagonista.

El embrujo de Monument Valley

Monument Valley

A través de 10 niveles deberemos guiar a la protagonista por esos caminos, simplemente valiéndonos de un toque sobre la pantalla para escoger el lugar al que debe dirigirse automáticamente. No se salta, como en 'Fez', y los cambios de plano no siempre resultan ser la solución al puzle, como en 'Echochrome', pero ambos títulos comparten con 'Monument Valley' el truco de la perspectiva como seña de identidad.

Las tres dimensiones nos sirven para girar el escenario y que dos caminos aparentemente separados acaben tocándose, pero también habrá que hacer uso de botones, manivelas y pasarelas que pueden desplazarse con el dedo para generar un paso que nos permita alcanzar el final del nivel.

No es ningún reto pero superarlo en poco más de una hora viene más apoyado por la necesidad de seguir descubriendo las creaciones del equipo de diseño que por esa falta de dificultad.

Tampoco motiva especialmente la historia, que se relata con cuentagotas a la espera de un final que sí puede llegar a sorprender pero ni de lejos consigue importarnos.

Un juego pequeño, una grata experiencia

La clave de 'Monument Valley', como decía al principio, está en conseguir convertirse en toda una experiencia en el plano estético, con escenarios bellísimos que cambian a nuestro paso y consiguen la matrícula de honor casi al final del juego, con una caja que se abre (literalmente) revelando distintos paraderos de un mismo nivel.

Acomodado en ese cuadro interactivo de delicia visual se olvida de unas mecánicas que tal vez no podrían permitirse el lujo de alargar aún más el juego, pero sí de añadir algo más de fuelle a secciones demasiado simples que parecen colocadas a propósito para aumentar el número de niveles hasta conseguir una cifra redonda.

Monument Valley

Sin logros, sin contenido extra y sin rejugabilidad, pero sí valiéndose de la opción de capturar en una imagen los niveles para compartirla por redes sociales y así asombrar a otros con sus espectaculares diseños. Lástima que no se pueda hacer lo propio con la banda sonora, que pone el broche de oro a este paseo artístico que entrando por los ojos consigue tocarte el corazón.

Lástima, una más, ya la última, que como en las escaleras de Escher todo se trate de una mera ilusión y no consiga aportar más como juego. Sin el cuidado diseño del que hace gala 'Monument Valley' la obra de ustwo sólo sería otro título más de los muchos que pueblan la tienda de aplicaciones de Apple. No deja de ser una pequeña joya por ello, pero no le habría venido nada mal algo más de ambición.

6,0

Monument Valley

Monument Valley

Plataformas iOS
Multijugador No
Desarrollador Ustwo
Compañía Apple
Lanzamiento Ya disponible (3 de abril de 2014)
Precio 3,59 euros

Lo mejor

  • Un juego precioso
  • Su gran banda sonora
  • La originalidad de algunos niveles

Lo peor

  • Poco más de una hora de duración
  • Historia anecdótica
  • Secciones poco inspiradas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio