Compartir
Publicidad
Publicidad

Nokia N8 como consola portátil. Análisis

Nokia N8 como consola portátil. Análisis
Guardar
45 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aún recuerdo mi primer teléfono móvil, un Alcatel de aquellos que en el mejor de los casos hoy podría servir como pisapapeles. Realmente no han pasado muchos años desde que usábamos dichos terminales, pero técnicamente el salto que se ha dado es sencillamente abismal. La nueva generación de smartphones son en realidad equipos con capacidades multimedia totales, donde el componente telefónico se convierte en el elemento más anecdótico y menos determinante del conjunto a la hora de decidir su compra.

Esta hornada de equipos, donde los videojuegos tienen más peso que nunca, está siendo liderada especialmente por Apple con su iPhone y Google con Android, un cambio de paradigma en el que Nokia no termina de afianzar su posición. A pesar de que la gigantesca compañía finlandesa sigue siendo líder en ventas del sector, su distancia se ha reducido sensiblemente en los últimos años, y hace tiempo que dejó de ser el ojito derecho de los usuarios más geeks.

No obstante su ritmo de lanzamientos no se detiene, y como uno de sus grandes intentos por ponerse nuevamente a la vanguardia llegó el pasado octubre el Nokia N8. Hemos tenido oportunidad de probarlo en profundidad para ponderar su valía como consola portátil, un factor que sin duda alguna será muy importante para los amantes de los videojuegos a la hora de decidir su compra. ¿Merece o no merece la pena?

Nokia N8, a la cabeza de la clase media

Nokia N8 HDMI

Lo que más llama la atención cuando coges por primera vez un Nokia N8, es que estéticamente se desmarca claramente de las tendencias actuales en el terreno de los smartphones, plagado de teléfonos con diseños clónicos. En la mano, el equipo transmite sensación de robustez sin renunciar a un tamaño y un peso bastante aceptables, muy similares a los de un iPhone 4: 113.5 × 59 × 12.9 milímetros y 135 gramos. Ayuda mucho a ello su diseño monobloque en aluminio, donde sólo el “apéndice” trasero de la cámara se sale un poco de la línea.

El frontal está dominado naturalmente por su aceptable pantalla táctil OLED de 3,5 pulgadas, capaz de ofrecer resoluciones de 640 × 380 pixels, lo que permite una visión más que suficiente incluso en situaciones de poca claridad. Si la comparamos con las pantallas equipadas por terminales de nivel premium quedan muy a la vista sus carencias, pero en lo que a gama media se refiere destaca claramente como una de las mejores opciones.

Dicha pantalla permite realizar gestos multi táctiles con una precisión impecable a la hora de jugar, e incluye un ligero efecto vibratorio a la hora de pulsarla para simular la sensación de un teclado físico. Un añadido interesante es que incluye una salida con su correspondiente cable adaptador a HDMI, lo que nos permite enchufar el N8 a una pantalla más grande y disfrutar en ella de los juegos. El resultado de esta salida es notable en monitores de tamaño medio, viniendo redondeado con audio en Dolby Digital Plus.

Nokia N8 HDMI out

Siguiendo con el apartado de conexiones del terminal, encontramos un puerto USB On-The-Go que nos permite agregar dispositivos externos de memoria o incluso otros Nokia, Wi-Fi 802.11 b/g/n, Bluetooth 3.0 y antena pentabanda, lo que nos garantiza su uso en casi cualquier sitio. Aunque como jugadores no sea algo que nos afecte mucho, es de destacar su cámara de 12 Megapixels con flash, que puede grabar vídeo a 720p, y su segunda cámara frontal VGA.

La memoria de serie es de 16 GB, ampliable mediante ranura para tarjetas microSD. En su interior late un procesador ARM11 de 680 MHz, con 256 MB RAM y una GPU BCM2727 que soporta gráficos 3D dedicados con OpenGL 2.0, pudiendo llegar a mover 32 millones de triángulos por segundo. Una vez más, no nos encontramos ante unas prestaciones punteras si nos ponemos a pensar en los equipos más destacados del mercado, pero dentro de su área cuenta con músculo suficiente para cargar y mover juegos con bastante soltura.

En lo que a autonomía se refiere, el teléfono viene con una batería Li-ion de 1200 mAh, lo cual podría parecer algo escaso sobre el papel, pero que en la práctica se traduce en una duración en los márgenes habituales que hoy se manejan. Con un uso regular tendremos que cargar el móvil cada dos días, y si hacemos práctica intensiva de sus capacidades como consola tendremos casi garantizada la carga diaria, pero en este sentido estamos hablando de un comportamiento equiparable al de la mayoría de terminales en el mercado a día de hoy. El diseño cerrado de su carcasa impide la extracción de la batería.

Estrenando Symbian^3 sin grandes revoluciones

Nokia N8 Symbian^3

Una de las grandes novedades anunciadas a bombo y platillo para este teléfono fue la incorporación de Symbian^3, la última iteración del ya veterano sistema operativo. Éste ha sido sin lugar a dudas el principal terreno en el que Nokia se ha visto superada desde que los móviles son cada vez más ordenadores en miniatura, pues empresas como Apple con iOS o Google con Android han conseguido sacarle gran ventaja.

Symbian^3 consigue reducir sensiblemente esa ventaja, pero no lo suficiente, y en consecuencia nos encontramos ante un equipo que transmite una sensación algo desfasada en el plano del software a la hora de emplearlo. Desde luego, los fieles seguidores de Nokia se sentirán como peces en el agua, pues estamos ante un sistema operativo bastante conservador a pesar de su gran cantidad de novedades, pero para quien ya esté familiarizado con otros sistemas para smartphones la cosa chirría bastante.

No encontramos aquí la inmediatez a la que otros teléfonos nos han acostumbrado para acceder a nuestras aplicaciones, y la forma en que se gestiona la multitarea tampoco es la más eficiente del mundo, aunque reconozco que en este último sentido todavía no he encontrado el fabricante de móviles que me convenza. Está claro que el sistema operativo no es una decisión crucial a la hora de valorar un equipo como consola, pero es inevitable señalar que estamos ante el punto más flojo del N8, con un software que en mi opinión queda muy por debajo del hardware.

Ovi Store, entre grandes e indies

Ovi Store es la respuesta de Nokia a las exitosas y ultra rentables tiendas de aplicaciones, que se han convertido en la incorporación más importante a un teléfono móvil desde el juego de la serpiente. Desde su lanzamiento en mayo de 2009 ha ido multiplicando su oferta, con especial crecimiento en el terreno de los videojuegos, que obviamente es el que más nos interesa aquí. Como ocurre en las tiendas de la competencia, el catálogo viene marcado por una alternancia entre títulos creados por pequeños desarrolladores y apuestas de las grandes casas por adaptar sus franquicias al móvil.

En el segundo terreno podemos encontrar licencias tan destacadas como ‘Assassin’s Creed’, ‘Pro Evolution Soccer’, ‘Los Sims’, ‘Metal Slug’ o ‘Need for Speed’, aunque es obvio que los verdaderos reyes por cantidad (y muchas veces por calidad también) son los títulos algo más modestos, con planteamientos que no apuestan tanto por la espectacularidad visual, sino por el ingenio y la diversión más accesibles. Me estoy refiriendo a obras tan geniales como ‘Angry Birds’ que muchas veces son las que de verdad consiguen conquistarnos cuando sacamos el teléfono del bolsillo para jugar un rato.

Los precios están bastante ajustados en general, incluso en los títulos pertenecientes a sagas mediáticas, superando rara vez los 3 euros. A lo sumo encontramos algunos juegos que se van hasta los 5 euros, pero son una minoría. También encontramos bastantes gratuitos, aunque en este sentido muchos sean versiones lite de prueba. La variedad es bastante amplia y la cantidad existente nos garantiza horas de juego, aunque si entramos en comparaciones con tiendas como la oferta disponible en la App Store, Ovi Store queda algún paso por detrás.

Cinco juegos para Nokia N8

Angry Birds

  • Angry Birds (Rovio Mobile, 3,06 euros): el lanzamiento de pollos contra cerdos se ha convertido en el deporte más exitoso de todas las plataformas móviles, y el caso de Nokia no es una excepción, pues se trata del juego más vendido de la Ovi Store. La versión que aquí encontramos es prácticamente idéntica a la original de iOS, conservando toda su adictividad y diversión en estado puro. Un absoluto imprescindible que debe figurar en todo móvil que se precie.
  • Galaxy On Fire (Fishlabs, gratis): shooter espacial que hace uso de los acelerómetros del móvil para ofrecer combates bastante divertidos. Se puede configurar para usar controles en pantalla, pero funciona mucho mejor en la modalidad de movimiento. Combina unos gráficos bastante resultones con una jugabilidad sencilla y directa, adornando el conjunto con un planteamiento argumental muy ramplón y que sirve de perfecta excusa para salir a la caza.
  • Need For Speed Shift HD (EA, Gratis): decente y muy simplificada conversión del clásico de conducción arcade, que hace también uso de los acelerómetros para ofrecer un control básico y apto para todos los públicos. Su gran baza es un trabajado plano técnico, pues gráficamente es de lo mejor que podemos encontrar en el catálogo, y su sonido hace gala de una llamativa banda sonora que acompaña a unos efectos bastante petarderos.

NFS Shift HD

  • Marble Maze Classic (Hyperkani, 2,03 euros): el clásico juego de Maze, consistente en un laberinto por el que hemos de ir desplazando una bola a base de mover el teléfono, hasta llegar a la salida. Las físicas están todo lo logradas que se requiere para un título de este tipo, y cuenta con 81 niveles para garantizar entretenimiento y calentamiento de sesera durante muchas horas. Existe una versión con anuncios que es gratuita, por si no os importa esta clase de contenidos durante el juego.
  • Hero of Sparta HD (Gameloft, 2,03 euros): ya conocemos la política de esta empresa respecto al “reciclado” de franquicias exitosas en formato móvil. En este caso se trata de una adaptación libre del universo ‘God of War’, con un espartano que en cualquier caso resulta mucho menos impresionante. Controles elementales en pantalla, los cuales personalmente nunca me han convencido, para un hack and slash algo lento y que no enamorará a nadie.

En conclusión, un Nokia más, para lo bueno y lo malo

La sensación que a uno le queda después de haber estado probando intensamente el N8 es que, a fin de cuentas, es un Nokia más, con todo lo bueno y lo malo que ello conlleva. Un equipo de factura técnica impecable, con las mejores prestaciones posibles dentro de su gama y muy atractivo al ojo. Pero como ya he dicho antes, su sistema operativo sigue siendo una rueda de molino con la que muchos no querrán comulgar, por mucho que efectivamente haya avanzado en su última generación.

Más allá de las virtudes y defectos heredados de sus antepasados, es de justicia decir también que se trata del mejor Nokia para jugar que he podido probar hasta ahora, gracias especialmente a su estupenda pantalla de notable respuesta táctil y a la oferta disponible en la Ovi Store. Aunque no me he detenido en ello durante el análisis, es de destacar también el sensacional comportamiento del terminal en el terreno multimedia, un componente ajeno a los videojuegos pero que siempre viene bien como edulcorante adicional.

El precio libre del teléfono es de 479 euros, pero obviamente se pueden encontrar ofertas mucho más interesantes recurriendo a las subvenciones de las operadoras. Si nos encontramos en una buena posición para negociar, podemos conseguir un terminal bastante redondo en líneas generales, con ciertos puntos a la altura de los smartphones de primera línea, y especialmente cumplidor en el área de los juegos, por un coste muy razonable.

Sitio oficial | Nokia N8
Vídeo | YouTube, YouTube
En VidaExtra | iPhone 4 como consola portátil, parte I. Análisis, Parte II

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos