Publicidad

ScourgeBringer quiere ser mi nuevo roguelike favorito (y eso que ha debutado con una beta)
Análisis

ScourgeBringer quiere ser mi nuevo roguelike favorito (y eso que ha debutado con una beta)

Publicidad

Publicidad

Tenía el ojo echado sobre ScourgeBringer desde hace tiempo, pero jamás pensé que me fuese a gustar tanto su propuesta al rebasar las expectativas que tenía depositadas sobre este trabajo de Flying Oak Games editado por Dear Villagers. ¿Y lo mejor? Que ha debutado en Xbox Game Pass, pese a estar aún en fase beta.

Para el que no sepa de qué va, decir que estamos ante un roguelike que mezcla a partes iguales plataformas y acción bajo un ritmo vertiginoso. Algunos lo han llegado a comparar (no de un modo muy acertado, también hay que decirlo) con una mezcla entre Dead Cells y Celeste. Pero lo cierto es que las sensaciones son muy distintas (y no por ello menos placenteras). Hablemos de ello con calma.

Potencial para ser una de las sorpresas de 2020

ScourgeBringer

La historia de ScourgeBringer es de esas que pronto se olvidan cuando uno se pone en faena, en parte también por ponernos (de nuevo) en otro mundo post-apocalíptico donde en esta ocasión una misteriosa entidad conocida como el Azotador ha destruido a toda la humanidad. Y nosotros, en la piel de la guerrera Kyhra, tenemos que adentrarnos en su interior y restablecer el orden mundial.

Su mundo se compone de distintas regiones temáticas cuyas salas, como buen roguelike que es, se generan de manera aleatoria. Hay algo, eso sí, que lo diferencia de títulos como The Binding of Isaac o Enter the Gungeon: sus salas siempre cuentan con un tamaño diminuto para que se vea todo de un plumazo en la pantalla y así evitar sorpresas indeseadas. Ahora bien, al entrar en una sala nueva no podremos salir de ella hasta que no hayamos eliminado a todos.

El fuerte de este trabajo de Flying Oak Games es su jugabilidad, a prueba de bombas. Tardaremos unos minutos en aprender todas sus técnicas y en adquirir la fluidez suficiente, pero una vez llegados a ese punto destacará por lo frenético que puede llegar a ser, matando enemigos sin tocar el suelo. Es una completa gozada.

Contamos con un ataque normal con el que podemos encadenar cierto número de tajos, después está un golpe más contundente que puede aturdir a los enemigos (incluso a los jefes), luego el arma de fuego, cuyas balas se recargan con ataques cuerpo a cuerpo (salvando las distancias, como en el adictivo Downwell al tocar el suelo), y por último un dash aéreo con el que podemos atacar vertiginosamente.

ScourgeBringer, otro roguelike que engancha

ScourgeBringer

De entrada se nos puede hacer muy cuesta arriba debido a las limitaciones iniciales de la protagonista, pero poco a poco ScourgeBringer nos irá atrapando sin remedio, sin querer dejar de jugar hasta que hayamos desbloqueado más habilidades a base de derrotar a varios monstruos especiales de su mundo.

Aquí, al contrario que en otros juegos del estilo, como Rogue Legacy, no hay penalizaciones a la hora de mejorar a nuestro personaje, donde se nos suele obligar a gastar más puntos para acceder a otras habilidades pasivas. Sí que lo haremos de modo progresivo mediante su árbol (literalmente) de habilidades, siendo necesario comprar primero las habilidades básicas para acceder a las siguientes. Y siempre canjeando los puntos acumulados de "Sangre de juez", que nos conceden los jefes o los que abren sus puertas de acceso. Lo bueno es que esa "sangre" no se pierde al morir, al contrario que la sangre normal (dinero).

ScourgeBringer incentiva a decir "una más y lo dejo" y no cumplirlo, porque nunca tendremos la sensación de estar perdiendo el tiempo y sí de ver cómo vamos llegando cada vez más y más lejos. Esto no es solamente por ver a Kyhra en una guerrera mucho más curtida y agilidosa, sino también por habituarnos a su ritmo de juego y que lo que nos parecía imposible al principio vaya siendo algo más accesible cuando aprendemos los patrones de ataque de cada enemigo. Ir a lo loco aquí es muerte segura, sobre todo contra las "bombas" de la tercera región.

Los desarrolladores de NeuroVoider, si van por este camino, pueden brindarnos una sorpresa al nivel de Dead Mage con su Children of Morta en 2019. Porque si ya deslumbra con su beta, no podemos ni imaginarnos cómo será cuando esté completo y teniendo en cuenta todas las sugerencias de la comunidad al ser un "desarrollo abierto". Y para colmo, de regalo en Xbox Game Pass para PC.

  • Plataformas: Steam y Microsoft Store (versión analizada)
  • Multijugador: no
  • Desarrollador: Flying Oak Games
  • Compañía: Dear Villagers
  • Lanzamiento: 6 de febrero de 2020 (Acceso anticipado)
  • Precio: 13,49 euros | Gratis en Xbox Game Pass for PC
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios