Publicidad

Siete cosas que me han gustado de Star Wars Battlefront (y algunas que no)

Siete cosas que me han gustado de Star Wars Battlefront (y algunas que no)
65 comentarios

Publicidad

Publicidad

Que ‘Star Wars Battlefront’ es uno de los juegos más esperados del último trimestre del año no es ningún secreto y ahora, después de haber podido probar la beta abierta durante unos días, toca ver qué nos ha parecido.

Las sensaciones son positivas y nos hemos quedado con ganas de ver más modos. El de los combates de cazas, tras ver cómo se manejan las naves en el modo Asalto, puede acabar siendo una cosa muy loca. Esto es lo que más me ha gustado en siete puntos y lo que no me ha acabado de convencer de ‘Star Wars Battlefront’.

Pilotar vehículos aéreos como un X-Wing o un TIE Fighter

En ‘Star Wars Battlefront’ contamos con un modo dedicado enteramente a los combates aéreos que no venía incluido en la beta, pero en el Asalto de los AT-AT, uno de los dos modos competitivos que sí estaban disponibles, existe la posibilidad de pilotar varias naves distintas. Si no recuerdo mal he tenido el placer de sobrevolar Hoth en un X-Wing, un A-Wing, un TIE Fighter y un Interceptor, todos ellos con la posibilidad de activar también la vista interior.

El juego tiene un sistema de ítems extra que aparecen repartidos por el mapa. Pueden ser de diversos tipos y entre ellos están las naves. Es ver el símbolo de alguno de estos vehículos y salir corriendo a por él para surcar los cielos y disparar a todo lo que se mueva. El control de las naves es bueno, sencillo y al alcance de cualquiera, y resulta extremadamente reconfortante perseguir a un caza enemigo hasta derribarlo haciéndolo explotar en mil pedazos.

SW

El uso de cartas para habilidades y objetos

‘Star Wars Battlefront’ incluye un sistema de cartas mediante el cual tienes la posibilidad de añadir habilidades y objetos al personaje. Son tres cartas en total las que puedes llevar activas y tienes para elegir desde granadas o rifles de precisión hasta campos de fuerza para protegerte. En mi caso opté por colocar el rifle de precisión en el slot izquierdo, la mejora que me permitía hacer más daño al disparar a vehículos en el slot central, y por último el imprescindible jump pack para saltar alto y lejos en el de la derecha.

El slot del centro está reservado para un tipo de cartas especiales como las que comentaba del campo de fuerza y la de causar mayor daño a vehículos, pero en los otros dos puedes combinar las cartas como quieras. Lo malo del asunto es que entre muerte y muerte no puedes modificar tu mano de cartas, sólo cambiar de arma. Lo que sí te permite el juego al morir es elegir entre quedarte con la mano de cartas que estabas usando o con la del compañero al que estás emparejado.

Ser Luke Skywalker y Darth Vader

Entre los extras que aparecen desperdigados por el mapa salen de vez en cuando los llamados heroicos. Estos, en función de si formamos parte de los rebeldes o de las fuerzas imperiales, nos darán la oportunidad de encarnar a Luke o a Darth Vader.

Es muy gracioso y divertido cuando logras pillar uno de estos. Luke y Darth Vader corren más rápido y saltan más alto de lo normal, llevan un sable láser y además tienen otros dos movimientos especiales para acabar con tus enemigos a lo loco. Los podrás controlar hasta que se acabe el tiempo o hasta que te maten.

Darth vader

Las batallas de 20v20

Cuando nos dijeron que el modo asalto contaría con dos equipos de 20 jugadores cada uno nos frotamos las manos, pero también pensamos en si todo funcionaría como es debido. No sólo a nivel de estabilidad, sino de la propia jugabilidad. Tras haber estado jugando durante horas al modo asalto, lo único que puedo decir es que todo ha ido como la seda a pesar de tratarse de una beta.

El sistema encuentra partida en pocos segundos y tarda nada y menos en meternos de lleno en el campo de batalla. Una vez con las manos en la masa, todo funciona a la perfección: el mapa es lo suficientemente grande como para que los 40 jugadores puedan campar a sus anchas sin caer en el exceso, los objetivos están bien planteados y a nivel gráfico es un portento. Da para que muchos jugadores vayan a pie, otros subidos en un AT-ST, otros en naves… puro espectáculo a gran escala.

Poder controlar un AT-ST y un gigantesco AT-AT

Además de las naves, en el modo Asalto podemos controlar un modesto pero mortífero AT-ST o un mastodóntico AT-AT. El primero de ellos ofrece una libertad total de movimientos. La cámara será siempre exterior, pero podremos ir a donde queramos con él y además ofrece varias armas.

Por otro lado tenemos a los AT-AT, los cuales avanzan de forma autónoma y sin descanso. Al igual que con los AT-ST, solo podremos controlarlos cuando formemos parte de las fuerza imperiales y nos topemos con el ítem de activación en algún punto del mapa. Los llevaremos por tiempo limitado y nuestro cometido será disparar a todo lo que se mueva, también con varios tipos de armas que incluyen una potente lluvia de misiles.

Jugar en primera y en tercera persona

Antes de probar la beta esto me parecía un detalle anecdótico, pero conforme se iban sucediendo las partidas me di cuenta de que me encontraba más cómodo jugando con la vista en tercera persona que en primera y la acabé activando como cámara por defecto.

Para alternar de una a otra basta con mantener pulsada la cruceta hacia abajo. Y sí, claro que mola verlo todo en primera persona, pero la vista en tercera está muy conseguida y resulta tan cómoda como espectacular.

SW

La banda sonora y los efectos de sonido originales

No es ninguna tontería: subirte a un TIE Fighter y escuchar tanto la banda sonora original de las películas como el sonido tan característico de los rayos que dispara es alucinante y sabrosamente inmersivo. Lo mismo sucede cuando vas avanzando por la nieve y, al mirar hacia arriba, ves una persecución de naves que se disparan sin cesar. O cuando aparece un sable láser por ahí...

Lo que no me ha gustado tanto

Quizás uno de los aspectos más pobres del juego es la poca diferencia que hay entre las distintas armas. De acuerdo, aquí habrá que esperar a ver cuántas se incluyen en la versión final del juego, pero las de la beta eran demasiado similares entre sí.

El hecho de no poder crear clases también me resultó extraño. Aquí no sabría decir si es una limitación de la beta o no, pero lo cierto es que resulta muy incómodo tener que cambiar el armamento y las manos de cartas cada vez que quieres probar algo en vez de poder crear distintas clases para ir eligiendo en función de lo cómo quieras jugar cada partida.

Por último tengo que decir que, a pesar de haberlo pasado en grande con esta beta, sobre todo en el modo Asalto, me ha invadido cierta sensación de vacío en algunas ocasiones. Como si al juego le faltara algo de ambición en ciertos aspectos. ¿Podría ser por el diseño de los mapas, tal vez? No lo sé con seguridad. En todo caso, por ahora la sensación general es positiva. Veremos si el juego completo con todos sus modos acaba convenciendo o si por el contrario se queda en algo bueno a mejorar en futuras entregas.

Más en VidaExtra

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir