Compartir
Publicidad

Sony Ericsson Xperia Play, análisis. Parte 1

Sony Ericsson Xperia Play, análisis. Parte 1
51 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Analizar un teléfono móvil no es algo que solamos hacer en VidaExtra pero en este caso vamos a hacer una excepción. Excepción totalmente justificada ya que no se trata de un teléfono normal y sí de uno que aspira a mezclar lo mejor de ambos mundos, el de las consolas y el de la telefonía móvil. Hablo del Sony Xperia Play, un teléfono con el que ya tuvimos un primer contacto hace unos meses.

Ahora después de unas semanas utilizándolo vamos a comprobar si el teléfono aguanta o si por el contrario lo que ofrece se desmorona como un castillo de Naipes. ¿Es un buen teléfono? ¿Funciona como consola? ¿Y cómo rivaliza con el resto de alternativas? Bienvenidos a nuestra primera parte del análisis del Sony Ericsson Xperia Play. Un híbrido de teléfono y consola que podría haber sido algo mucho más grande, no nos engañemos.

Declaración de intenciones

Somos una web de videojuegos, este teléfono nos interesa sobre todo por llegar vendiéndose como un híbrido entre consola portátil y teléfono así que esta primera parte del análisis va a ir dedicada a los aspectos genéricos del teléfono (algunos de ellos también inciden en su percepción como consola) y en la segunda parte veremos qué tal se comporta al pedirle jugar.

Hablar de su grosor, de sus materiales, de su acabado, de la batería, de su cámara de fotos, de su sistema operativo… son cosas secundarias si nos decidimos centrar sólo en su “modo consola” pero vitalmente importantes si queremos conocer el modelo a fondo.

Exterior de otra época

xperia-play-vidaextra-6.jpg

Lo primero que llama la atención de este Sony Ericsson Xperia Play es su tamaño y grosor. Embutidos en una espiral de teléfonos que hacen de todo y que cada vez son más finos el Xperia Play se empeña en llevar la contraria. Es un teléfono bastante grueso (ojo que cuando hablamos de que un teléfono es grueso nos referimos a medidas muy pequeñas), llega a los 16 mm, y bastante grandote que llega a los 165 gramos de peso. Lógico por otra parte teniendo en cuenta que lleva controles deslizables.

No lo comparéis con cualquier propuesta de Samsung, HTC, Apple o la misma Sony Ericsson más actual a nivel de diseño, el Xperia Play parece de hace dos años y eso es inevitable. Luego, al mostrar sus controles PlayStation la cosa se tiñe de otro color, claro.

xperia-play-vidaextra-1.jpg

Los materiales de construcción se merecen su propio punto y a parte. Estamos hablando de un teléfono de gama alta, de esos que valen 600 euros sin subvención de teleoperadora. Así que sería lógico el pensar que los materiales elegidos para su construcción están al mismo nivel. No pido Gorilla Glass y acero como en el iPhone 4, pero sí un mimo y acabado como el que Samsung le da a su serie Galaxy. Es eso que uno siente cuando coge un teléfono de gama alta y dice, sí, qué elegante, qué chulo, qué sensación… me gusta.

Con el Xperia Play no pasa y eso a mi juicio es grave. La parte de atrás está construida con un plástico rígido de una calidad discutible (es lo que más llama la atención), las zonas cromadas resultan ser plástico cubierto del típico tinte que acabará saltando con el tiempo.

La pantalla merece ser tratada a parte también. 4 pulgadas y una resolución de 854 × 480 pixels son más que suficientes para disfrutar de cualquier videojuego y del contenido multimedia que genera el teléfono o nos descargamos de internet. Una buena pantalla, acorde con lo que se podría esperar de un teléfono así, pero que no acaba de convencernos en un punto clave: el brillo.

xperia-play-vidaextra-4.jpg

Extrañamente la pantalla no llega a las cotas de brillo de otros modelos de la propia marca o de la competencia. Dato curioso y que si bien no importa mucho en entornos controlados, se convierte en un engorro a la luz del día. En esas situaciones mejor buscar una sombra bajo la que colocarse.

¿Es una sensación mala? No, pero desde luego no es la sensación que me gustaría tener al comprar un teléfono de gama alta. Esperaba algo más y viendo quién es el fabricante con más razón. Estoy convencido de que en Sony Ericsson podrían haber hecho algo mejor en este aspecto.

Los controles PlayStation, lo mejorcito

Demonios, qué bien funcionan. Aquí hay que quitarse el sombreo y aplaudir a Sony Ericsson por haber conseguido traspasar la esencia de los controles PlayStation al teléfono. El grosor del cacharro, justificado por su sistema de apertura por deslizamiento, esconde un pad completo que se comporta a la perfección con los diferentes juegos que hemos probado.

Botones direccionales, joysticks, los cuatro botones de acción PlayStation e incluso los gatillos (escondidos en un lateral del teléfono) acaban cobrando todo su sentido a la hora de jugar. Es aquí cuando el teléfono libera su poder y hace que nos olvidemos del resto de puntos oscuros de su exterior.

xperia-play-vidaextra-2.jpg

Quizá los que tenemos manos muy grandes, qué le vamos a hacer, nos encontremos un poco incómodos en la posición de juego pero al cabo de un tiempo te acabas acostumbrando y disfrutando de una situación win-win si la comparas con la que ofrecen el resto de teléfonos.

Es lógico, no tapas la pantalla, el control es brutalmente preciso, tienes feedback real o como mínimo el mismo que obtienes en una consola… ¿queda claro que los controles son el mejor acierto del cacharro?

Interior actual y punto

Cuando uno piensa en un teléfono consola lo primero que hace es intentar saber qué especificaciones técnicas tiene. Caramba, en las consolas es importante y ya que acometes una inversión de este calibre como mínimo esperas que la potencia sea la suficiente para seguir utilizándolo dentro de un par de años.

El Sony Xperia Play no se encuentra ni entre los smartphones Android más potentes del momento. Carga un procesador de un sólo núcleo a 1Gz, el chip gráfico Adreno 205 y 400 Mb de ram. Especificaciones suficientes para el año 2010 y para el presente más inmediato pero un poco justas si miramos un poquito más allá.

La batería se comporta bien, como en todos los smartphones actuales incluso cuando estamos dándole caña al modo consola. Necesitaremos recargarlo por la noche si le damos un uso más o menos fuerte durante todo el día y recordad que hablamos de videojuegos, navegación por internet mediante 3G o WiFi, descarga de aplicaciones, música, grabación de vídeo… son cosas que consumen un huevo y parte del otro así que el rendimiento de su batería de 1500 mAh es normal.

xperia-play-vidaextra-7.jpg

Viene con una cámara de 5 megapixels, flash y la capacidad de grabar vídeo en HD, geotagging, GPS… Vamos, lo que tienen la mayoría de teléfonos de gama alta con Android que podemos encontrar en el mercado. De nuevo Sony Ericsson vuelve a apostar por unas características tirando a generalistas y que no buscan sorprender.

La versión de Android instalada, la 2.3 en este momento, se comporta bien, sólo con alguna pequeña ralentización momentánea y con la poca fluidez a la que nos tiene acostumbrados este sistema operativo. En ocasiones rápido como una centella y en ocasiones con lapsos para abrir menús. Como todos los demás teléfonos de una cierta calidad que llevan esta versión de Android. Irá mejorando con actualizaciones y optimizaciones, nada de que preocuparse y nada alarmante claro.

Lo que sí nos gusta mucho es la personalización que han hecho en Sony Ericsson de las capas más altas del sistema operativo. Un diseño elegante, sobrio, funcional, útil… una pequeña joya que contrasta con alguna que otra modificación de fabricante que debería estar penada con cárcel. Es fácil y sencillo acceder tanto a PlayStation Pocket como a Xperia Play, los dos bazares de videojuegos que incorpora.

El primero se nutre de títulos de PlayStation que están siendo portados al teléfono vía emulación y el segundo recoge a los mejores juegos Android certificados para funcionar perfectamente con el teléfono en cuestión.

Características técnicas y especificaciones

• Características del Sony Ericsson Xperia Play

• Sistema operativo: Android 2.3 (Gingerbread)

• Procesador: Scorpion ARMv7 a 1GHz con GPU Adreno

• Dimensiones: 119×62×19 mm.

• Peso: 175 gramos

• Resolución de la pantalla: 480×854 píxeles.

• Panel LCD de 4 pulgadas con tecnología capacitiva

• Almacenamiento: 400 MB, microSD de hasta 32GB.

• Cámara: 5,1 megapíxeles.

• Conectores: MicroUSB y 3,5mm jack

• Bluetooth, A-GPS, Wifi n

Resumiendo lo que tenemos por fuera

Es grande y pesado en comparación al resto de teléfonos de la misma gama pero demonios, cuando abre sus controles juega en otra liga. La experiencia de juego es de lo mejorcito que podemos encontrar si os gusta pensar que vuestro teléfono es una consola de las de toda la vida.

Luego están los otros, los que creen que hay que diseñar juegos que realmente aprovechen las capacidades del teléfono en lugar de intentar adaptarse a los botones y a la cruceta de siempre, esos claro está no le verán la gracia a este Xperia Play que apuesta por todo lo contrario.

Buena pantalla, aunque un poco corta de brillo pero nada grave y un interior actual acorde a las prestaciones de los smartphones de gama media alta a día de hoy. ¿Podría haber sido mejor? Es el primer acercamiento de Sony Ericsson a este concepto de fusión y ya sabéis que los teléfonos tienen una vida útil más pequeña que la de las consolas. Seguro que el segundo modelo arregla muchos de los puntos débiles que hemos visto hoy.

En la segunda parte del análisis veremos cómo se comporta con los mandos desplegados y dándolo todo en lo que mejor sabe hacer, los videojuegos. Ya os adelanto que ahí da todo lo que se espera de él, sin duda.

El teléfono ha sido cedido para la prueba por parte de Sony Ericsson. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Más en VidaExtra | Xperia Play, primer contacto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio