He combatido y mordido el polvo en Stray Blade, un soulslike y el primero del género al que le daré más oportunidades por su propuesta
Análisis

He combatido y mordido el polvo en Stray Blade, un soulslike y el primero del género al que le daré más oportunidades por su propuesta

Las compañías están calentando motores para todo lo que se avecina a lo largo de los próximos meses y durante el año que viene. 505 Games tiene varios videojuegos entre manos pendientes de ser publicados y esta misma semana he podido pasarme por sus oficinas para echar un vistazo a un par de ellos. Uno de ellos se ha tratado de Stray Blade, un RPG de acción a cargo del estudio alemán Point Blank Games.

Lo cierto es que el juego lo había visto un par de veces de pasada y no era precisamente uno que tuviese en mi lista de lanzamientos esperados. No obstante, eso me ha permitido llevarme una grata sorpresa al ver a fondo su propuesta, su jugabilidad su ambientación y otra serie de detalles que harán que ahora sí le siga la pista, a pesar de haber muerto unas cuantas veces durante la prueba.

Explorando el desafiante valle de Acrea

La historia de este título nos presenta a un aventuro o aventurera, dependiendo del sexo que escojamos, que un día se entera de la leyenda del valle de Acrea, un lugar majestuoso y aparentemente repleto de riquezas. Sin embargo, al llegar a este lugar la situación se complica tantísimo que nuestro/a protagonista acaba muriendo, así que se podría decir que la cosa no ha empezado con buen pie en absoluto.

Stray Blade 5

No obstante, misteriosamente acaba volviendo a la vida, aunque esta vez con una piedra equipada en el pecho. No tardamos en enterarnos de que el pedrusco provoca que estemos ligados a esta misteriosa isla, de forma que no nos quedará más remedio que explorar los bosques y ruinas antiguas de este lugar donde vivía antaño una civilización, además de buscar la forma de devolverle su libertad y el equilibrio.

Esto último se debe sobre todo a que el valle está plagado de enemigos en forma de humanos, animales salvajes y otra serie de monstruos contra los que nos tocará lidiar. Por suerte, no estaremos solos, ya que nos acompañará una extraña criatura llamada Boji que nos echará un cable en esta odisea y además será el responsable de devolvernos a la vida cada vez que muramos.

Eso sí, no pude comprobar exactamente cuál será su utilidad más allá del poder revivirnos, porque durante los primeros compases de la campaña solo iba con mi guerrera y de vez en cuando ambos personajes mantenían conversaciones en las que soltaban algún que otro chascarrillo. En cualquier caso, el juego invita a que exploremos todos y cada uno de sus rincones.

Stray Blade 2

Acrea tiene una forma de mundo abierto a la que de primeras no podremos acceder a cualquier parte, ya que habrá que ir desbloqueando partes del terreno, pero por sus alrededores hay infinidad de materiales que nos serán de utilidad para fabricar objetos o también para crear nuevas armas. Además, si bien da la impresión de que hay un camino principal, hasta llegar a él podemos hacerlo por nuestros propios métodos a través de diferentes rutas.

Un soulslike con mucha personalización

Cuando me enteré de que el juego se trataba de un RPG de acción temía encontrarme con un soulslike, pero mi miedo se vio cumplido en cuanto me vi cara a cara con el primer enemigo. La cuestión es que no soy fan de este género al que le he dado oportunidades con títulos como Demon's Souls, Dark Souls, Bloodborne, etc., pero con todos acababa cansándome rápido, porque es un género que reconozco que no está hecho para mí, algo que no pasa nada porque no a todo el mundo le apasionan los mismos títulos.

Stray Blade 4

No niego que se traten de grandes juegazos. El problema está en que soy muy impaciente en los combates y siempre cargo contra los enemigos en cuanto veo la oportunidad de dar una buena estocada, aunque eso conlleva que me devuelvan el golpe o que quizás debería haber sido más paciente y bloquear primero el impacto o esquivar y contraatacar. También es cierto que por lo general este tipo de juegos son muy desafiantes, pero con Stray Blade me he encontrado algo diferente.

Durante la hora-hora y media que jugué llegué a perder la cuenta de cuántas veces me resucitó mi compañero peludo y volví al santuario (como las hogueras de los Souls) para retomar el camino. Eso me pasó sobre todo muy al principio por el motivo que he mencionado previamente, pero con un poco más de calma y entendiendo bien los controles y la jugabilidad, pude darme cuenta de que el juego se trata de un soulslike adaptado para todo el mundo.

Más allá de las mecánicas básicas de esquivar, bloquear y atacar con un golpe débil y fuerte, también contaba con una barra de resistencia, como los enemigos, de manera que podía provocar que se les agotara para asestarles un golpe devastador. A su vez, todos los adversarios tenían diferentes patrones a la hora de moverse y atacar, así que una vez te los aprendías no resultaba tan desesperante acabar con ellos, incluyendo a un jefe final al que me enfrenté en la recta final de la prueba y al que derroté a la primera tras haber aprendido la lección por la fuerza.

Stray Blade 3

Pero no todo se basaba en explorar y combatir, porque detrás de estas batallas hay una enorme personalización para que cada uno adapte la jugabilidad y la aventura a su estilo. Esto se debe a que en diversos lugares encontraremos forjas para construir nuevas armas con los planos que vayamos recolectando. Existen decenas de armas diferentes y por lo tanto la forma de emplearlas variará, aunque están diseñadas de manera que ninguna sea mejor que la otra, para que así cada uno pueda empuñar la que quiera y no usemos siempre la misma.

Para ello las armas disponen de su propio nivel de maestría que iremos subiendo a base de acabar con los enemigos, para así hacerlas más poderosas. Y si hay algo que cuenta con una mayor personalización todavía es nuestro/a protagonista, porque sobre la marcha irá subiendo de nivel y aumentará sus estadísticas o mejorará otras capacidades con un gigantesco árbol de habilidades al que le iremos asignando puntos a medida que vayamos consiguiendo suficientes puntos de experiencia.

Junto a esto habrá piezas de equipo y también estará la posibilidad de modificar su apariencia entre multitud de colores diferentes, por si queremos darle un toque algo más personal a nuestro personaje. Así podremos cambiar el casco, la capa, la armadura y otros detalles en cualquier momento de la partida.

Stray Blade 1

En definitiva, Stray Blade tiene su toque de desafío, sin llegar a esos picos de dificultad de los juegos de FromSoftware, y apunta a ser un RPG de acción al que perfectamente cualquiera le podrá dar una oportunidad, independientemente de si es un experto en los soulslike o no. Pese a que la primera toma de contacto ha sido breve, he de decir que me ha dejado con ganas de más y de seguir explorando el valle de Acrea.

  • Plataformas: PS5, Xbox Series X/S y PC (versión jugada)
  • Multijugador: No
  • Desarrollador: Point Blank Games
  • Compañía: 505 Games
  • Lanzamiento: 2023
Temas
Inicio